Raúl inicia su camino a la gloria y los dos Tri la buscan también

Mientras Raúl Jiménez regresó a jugar un partido, tras ocho meses de ausencia, debido a la fractura en el cráneo, dos Selecciones Mexicanas extrañan su ausencia.

Raúl, bien pudo ser parte del Tri de la Copa Oro o del Tri Olímpico, en la que estaría buscando una segunda medalla del olimpo.

Sin duda, la odisea que desafía a Raúl Jiménez es colosal. Llegó a protagonizar en varias jornadas de la Premier League, gracias a la exquisitez asesina de su instinto goleador.

Hoy, sin embargo, el ex americanista ha vuelto a plantarse en las faldas de su propio Everest, del que fue arrojado cuesta abajo, pero que inicia el camino a su cima

El delantero mexicano se ha visto sin temores en las prácticas. No rehúye los contactos, va al choque si es necesario, y lo principal es que su coordinación psicomotriz es casi perfecta. El ritmo, se lo irá dando la cancha de futbol, conforme el jugador se lo vaya reclamando.

Este fin de semana, el caudillo herido del Tri, comenzó una ruta ascendente, intensa, demandante, pero con una espléndida recompensa al final.

Ahora le toca ver a Raúl, dos Tri desde lejos.

El de Jaime Lozano, quien ya tiene a la formación titular para jugar ante Francia en la madrugada del jueves 22 de julio en el arranque de los Juegos Olímpicos, Tokio 2020, en el inicio del camino rumbo a otra presea en el futbol.

Con la alineación ya definida para enfrentar a Les Bleus, las dudas del Jimmy pasan por la integración de los suplentes y sobre todo los cuatro que tendrá que dejar fuera de la convocatoria, tal y como establece el reglamento de Olímpicos, el cual señala que solamente puede haber siete elementos en la banca y uno tiene que ser portero, por lo tanto los que tendrían un lugar seguro para estar esperando turno serían: Luis Malagón, Jesús Angulo, Joaquín Esquivel, Uriel Antuna y el Mudo Aguirre; los tres restantes saldrían de entre Canelo Angulo, Roberto Alvarado, Vladimir Noroña, Fernando Beltrán y Adrián Mora.

Por lo visto ante los galos, el ataque será con Diego Lainez por derecha, Alexis Vega por izquierda, Sebastián Córdova por el centro y adelante Henry Martín, dejando a Luis Romo y Charly Rodríguez como recuperadores, mientras que la zaga será con Jorge Sánchez, César Montes, Johan Vásquez y Erick Aguirre, además de Memo Ochoa como portero.

Y a la Selección Mexicana absoluta, se le ha visto poco en esta Copa Oro. Si no tienen ganas de ganar, no mereces salir a la cancha.

Contra El Salvador, el marcador de 1-0 cuenta dos mentiras. La victoria tiene una sonrisa torcida. La Selecta merecía más, porque en el segundo tiempo sometió al Tri. No necesitó de dar patadas, sino de enamorar a la pelota con esas ganas de ganar. La suerte, no estuvo de su lado y mucho menos los goles.

Aunque, después de ver el segundo tiempo de escalofríos de México ante El Salvador, el Tri de Gerardo Martino resolvió transpirando su liderato del Grupo A.

El Salvador fue un equipo serio e intenso, decidido. Complicó los primeros minutos a México, a pesar de que Tecatito Corona y Orbelín Pineda se dedicaron a hacer travesuras, mientras Rogelio Funes Mori a fallar varias oportunidades de gol.

Con sus dos anotaciones en la Fase de Grupos, el naturalizado mexicano se colocó entre los elementos de menor productividad en esa fase en la última década, dentro del certamen, siendo Chicharito Hernández, con cinco goles en esta misma fase, en la edición del 2011, como el mejor de la última década, para terminar con siete goles en seis partidos.

Lejos de reaccionar como el supuesto Gigante de la Concacaf, el enanismo temperamental, táctico y competitivo, hizo presa de México. Y padeció, con balones en los postes o disparos apenas desviados del arco de Alfredo Talavera.

Sin duda, ante La Selecta es uno de los peores partidos en la era del Tata Martino, en el que se vio al equipo más gris y atemorizado, tomando como referencia esa segunda mitad, cuando los salvadoreños acorralaron al tricolor.

*Nota del editor: foto en portada: @WolvesPRT*