Qué tri-steza a pocos meses de Qatar 2022

Imposible predecir el futuro, pero es evidente que, si la Selección Mexicana juega como en los últimos 10 juegos durante el Mundial, no vamos a ir muy lejos en Qatar. Nos cantarán el “1,2,3 y para afuera”.

El equipo de Gerardo Martino, como antes el de Juan Carlos Osorio, Miguel Herrera, Javier Aguirre y compañía, sigue siendo dependiente del amor propio o del factor suerte, aunque para decir verdad, el equipo del Tata, ni con amor propio ni con la suerte sale avante.

La derrota de la semana pasada frente Uruguay encendió alarmas que ya debían de haber estado encendidas; o que, mejor dicho, nunca han encontrado razones para apagarse. Y el desabrido empate ante Ecuador no alcanzó para relajar las aguas.

México tuvo ante Ecuador dos opciones claras de gol. Una desperdiciada en los pies del Tecatito Corona y la otra en los de Raúl Jiménez.

Este Tri, no está para perderse ocasiones así, de por si genera escasas jugadas, y no meterlas, sería pecado mortal.

Martino sigue casado con varios jugadores, que ya no dan el nivel para estar en una selección:  

Héctor Herrera, Andrés Guardado, Héctor Moreno, Néstor Araujo. Hay otros que se encuentran desaparecidos: Raúl Jiménez, Tecatito Corona, Alexis Vega, Uriel Antuna.

¿Por qué no meter a Diego Lainez, Marcelo Flores, Santiago Giménez o Henry Martin? Ante la escasa productividad goleadora, porque Raúl y Tecatito, junto al Chucky, que no jugó por la operación en el hombro, suman 13 goles en la temporada, tanto con sus clubes como con el Tri.

La diferencia salvadora, redentora, para México, vuelve a ser Guillermo Ochoa, aunque no esté en su mejor momento.

Uruguay le hurtó todo: cancha, balón, dignidad, espíritu, e insisto, le hizo tres, pero no le hizo seis más, sólo por un impensable gesto de compasión y condolencia anticipadas, a esta errante versión de México.

Gracias, Uruguay. Por estamparle en la cara al mismo Martino, la soberbia vomitiva de sus palabras: “parecería que no hemos hecho nada en tres años”. No Tata, no has hecho nada en tres años. ¿Te enteraste ya, que tú no clasificaste a México al Mundial, sino que todo fue obra del nivel paupérrimo de Costa Rica, Panamá, Honduras, El Salvador y Jamaica?

La Garra Charrúa con jugadores como: Edinson Cavani, que está ahora en Manchester United, Fede Valverde acaba de ser campeón de Europa con el Real Madrid, Josema Giménez es titular del Atlético de Madrid, Darwin Núñez es el goleador de Benfica, Lucas Torreira jugó dos años en Arsenal y ahora está en Fiorentina, Ronald Araujo tiene una cláusula de rescisión con el Barcelona de mil millones, y así podemos seguir.

Y repito, desde que se eligió a Gerardo Martino, lo puse en este mismo espacio, no era el técnico idóneo para la Selección, sencillamente porque lo demostró teniendo a Lionel Messi, tanto en Argentina como en Barcelona y nada hizo para agrandar la vitrina de trofeos de ambos equipos.

Me uno al grito de “FUERA TATA”, muchos dicen que no es una idea plausible, por el tiempo que se agota. Quedan seis meses para Qatar 2022, tiempo suficiente para que otro seleccionador cargue al Tri y los haga jugar mejor, porque como lo están haciendo con el Tata, cualquier cosa es mejor. A este Tri, no se le ven armas --ni futbol, ni personalidad-- para creer que puede competirle a Argentina y a Polonia y salvar la clasificación a los octavos de final, sitio al que no ha fallado en los mundiales desde hace más de 30 años.

*Nota del editor: foto en portada: miseleccion.mx*