Por qué el Madrid ganó la Liga

El título 33 del Real Madrid estuvo basado en los goles de Cristiano en la recta final de este campeonato y por las paradas de un renacido Keylor Navas que en los últimos encuentros, los  decisivos, lo convirtieron en el héroe merengue. Lo fue ante el Atlético de Madrid en Champions y también en Vigo ante el Celta, y en Málaga, donde volvió a realizar auténticos paradones que evitaron los goles locales.

El Real Madrid llegó a la última jornada de la Liga española con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona, en una temporada marcada por enormes errores arbitrales que les hicieron perder varios puntos, o que ayudaron a los blancos a sumar, como el gol que no marcaron a los blaugranas y que rebasó un metro la línea de gol y que le costó el triunfo, el penalti sobre Sergi Roberto que pudo haber sido el gol del empate en la derrota ante el Málaga o situaciones que favorecieron a los de la Casa Blanca, como el gol en fuera de lugar de Sergio Ramos ante el Málaga o las expulsiones perdonadas al cuadro de Zidane para después esos jugadores ser determinantes para sumar puntos, entre muchos otros errores garrafales de los árbitros, que parecían ser parte de la escuadra merengue.

El Barça entró en la etapa de reestructuración y no precisamente en la zona ofensiva. Sí, los números de la MSN (Messi-Neymar-Suárez) son de otro planeta. Esta temporada, entre los tres, sumaron 76 goles y 33 asistencias. Algo brutal, considerando que el Barcelona anotó 112 goles esta temporada. Sin embargo, aunque el comparativo directo con la BBC merengue es absolutamente a favor del Barcelona, la influencia de los suplentes de uno y otro equipo también tiene una diferencia abismal. Morata, Isco y James, sumaron  33 goles y 17 asistencias entre los tres. En cambio, entre Rafinha, Paco Alcácer y André Gómes apenas sumaron 15 goles y 5 asistencias esta temporada.

El Barcelona necesita una sacudida, y la plantilla pide a gritos ser reforzada con jugadores titulares y no suplentes  puesto que las incorporaciones que llegaron el pasado verano, con alguna excepción como Umtiti, no funcionaron.

Más allá de los factores que ayudaron a los merengues a lograr el título, hay que reconocer que muchos pensarán que es por la inversión económica, por Cristiano Ronaldo, o porque los árbitros la traen en contra del Barcelona o que la liga está amañada.

Así como lo leen, queridos merengues. Suena atípico, pero la realidad es que las lesiones de Gareth Bale beneficiaron la competencia deportiva en el Madrid. Con la BBC (Bale-Benzema-Cristiano) rota y el puesto del galés en disputa, Morata, Isco, James, Asensio y Lucas Vázquez pelearon a muerte por quedarse con ese puesto. Y vaya que les dio resultado. Entre los cinco, sumaron 38 goles y 26 asistencias. En total, participaron en 64 de los 104 goles del Madrid en Liga. Así que, sí, lo mejor que le pudo pasar a los blancos esta temporada, fueron las lesiones de Bale.

Suena obvio, pero no lo es. La realidad de las cuatro derrotas del Barcelona en Liga esta temporada, es que se dieron contra equipos que no es lógico pensar en que puedan derrotar a los culés. Málaga, Deportivo, Alavés y Celta de Vigo. De estos cuatro equipos, sólo uno se encuentra entre los 10 mejores de la Liga de España: el Alavés. En esos partidos, la MSN estuvo de inicio solamente en uno... Y ya vimos el resultado. En cambio, las tres derrotas del Madrid en La Liga, se dieron ante equipos de mucho mayor peso: Sevilla, Valencia y el propio Barcelona. Derrotas que podrían considerarse normales. 

El Barcelona tuvo que lidiar esta temporada contra tres rivales: el Real Madrid, que se proclamó campeón, los árbitros, que le despojaron más de un punto escandaloso, y él mismo, que al final se ha revelado como el peor de todos. Ha vivido una temporada de espejismos. Como el 3-2 en el Bernabéu. O la mágica remontada ante el PSG. Pero ha acabado perdiendo la Liga por derrotas sorprendentes, como las sufridas en los campos del Deportivo o el Málaga. Por no hablar del KO en la Champions ante la Juventus tras un estrepitoso 3-0 en Turín. Los espejismos han sido momentos dulces que han servido para ir retrasando lo inevitable: el fracaso de una campaña que obliga a una auténtica revolución en el vestuario. Empezando por el banquillo.

El Barça se despidió de la Liga fiel a lo que hizo toda la temporada. El equipo sacó adelante un partido que estaba muy cuesta arriba, y lo hizo con la fe y el orgullo que ha caracterizado siempre al cuadro que hasta este domingo era de Luis Enrique. Pero para remontar jugó simplemente a lo que hiciera Messi, la defensa transmitió escasa fiabilidad. Los culés perdieron la Liga porque ha sido un equipo irregular y poco fiable.

Lionel Messi cerró el curso con 37 goles en la Liga, para ser por cuarta vez en su carrera el Pichichi y Bota de Oro, y el tridente se disparó por encima de los 100 goles en la temporada… Pero el Barça ni ganó la Liga ni tampoco jugará la final de la Champions. Quizá con esos datos se puedan explicar muchas cosas…

EL HISTÓRICO CONTRA EL CAMPEÓN EN LA LIGA MX 

El Clausura 2017 ya definió a los equipos que pelearán por hacer historia y adjudicarse el título 42 de torneos cortos. Tigres puede convertirse en el tercer felino bicampeón en torneos cortos, detrás de Pumas y León, mientras que Chivas puede sumar su título número 12, después de 11 años de sequía y empatar al América como los más ganadores.

La llegada del Rebaño Sagrado a la antesala de la gloria es un triunfo para el futbolista mexicano, ya que con un cuadro netamente nacional, se enfrentará a un equipo que se ha hecho a golpe de chequera internacional y nacional.

El mayor talón de Aquiles de Chivas en la liguilla fue el mismo que lo aquejó en el torneo regular: las lesiones. Pese al regreso de Rodolfo Pizarro y Ángel Zaldívar, este último nuevamente salió tocado en la vuelta ante Toluca y se agregaron las molestias que sufrieron Carlos Salcido y Carlos Fierro. Ambos siguen en duda para la final.

Agreguemos al Conejo Brizuela y a Carlos Cisneros, en la suma de bayonetas rotas en la infantería del Guadalajara.

La mejor noticia para Matías Almeyda en la liguilla fue el regreso de Rodolfo Pizarro, por quien pagó Chivas 14 millones de dólares al Pachuca, en diciembre pasado, pero no fue hasta la semifinal de vuelta que pudo usar al elemento como titular y el cambio en el ataque de Chivas fue evidente.

¿La Chofis despertará algún día? ¿O Chivas tendrá qué resignarse con El Avión Calderón de soporte para una aventura gloriosa de Pizarro y Alan Pulido?

Chivas recibirá la final de vuelta en su estadio, hecho que favorece ampliamente al equipo rojiblanco. El Rebaño sólo perdió una vez en casa en todo el torneo (ante Xolos). Tuvo marca de 5 triunfos, 2 empates y esa solitaria derrota en torneo regular, además de un triunfo (Atlas) y un empate (Toluca) en liguilla.

Tigres, que no estuvo en posición de liguilla hasta la última jornada, ahora presume de seis triunfos al hilo hacia la final. Incluso el equipo del Tuca Ferretti sólo ganó uno de los seis primeros partidos del Clausura 2017.