París, la ciudad de la luz, brillará más con Messi

Algo que se empezó a calentar hace un año, este verano del 2021 terminó por hacer erupción. El ciclo de Lionel Messi terminó en el Barcelona después de 20 años.

Y no porque el crack argentino lo haya querido, puesto qué, había decidido una rebaja salarial del 50 por ciento, sino porque el club catalán, según palabras del presidente Joan Laporta, quedaron sin margen de maniobra ante la normativa de LaLiga respecto a la masa salarial, lo cual impide que Messi pueda ser registrado para la temporada 2021-22, pese a que había un acuerdo entre ambas partes.

Messi lamentó su adiós del club que le dio todo, y al equipo, que con sus innumerables actuaciones lo hizo ser grande. Su despedida fue con un traje oscuro, cuando debió hacerlo en una cancha, con la camiseta mojada de sudor. Lo hace con un pañuelo empapado de lágrimas y mucosidades, cuando él anhelaba que fuera, volteando a ver a sus miles de seguidores en el Camp Nou.

Acostumbrado a alebrestar multitudes, a bendecirlas de felicidad a unas y de amargura a otras, este domingo, Lionel Messi, en la opulencia de la fama y una clara incertidumbre, dijo adiós con su familia de frente y sus ahora ex compañeros del plantel catalán, junto a Xavi Hernández y Carles Puyol.

Messi despertó de ser niño, sin el cobijo de aquel club que le tendió la mano desde los 12 años, porque después de decidir bajarse el 50% de su salario, el Barça decidió otra cosa, culpando a LaLiga.

“El año pasado no quería quedarme… y lo dije. Ahora sí quería quedarme”. Messi lo dijo: “No sé si el club ha hecho todo lo que podía hacer...Me bajé el 50 % de mi ficha y después no se me pidió nada más…Quería quedarme, hice todo lo posible y no se pudo”.

Faltaban 25 días para el cierre de fichajes y creo que no se ha hecho todo lo que se podía hacer. No ha habido la voluntad real de negociar la continuidad de Messi.

Tras la despedida de Messi, Laporta tiene otro escándalo y es la renuncia de Jaume Llopis, directivo especializado en áreas de estrategia y organización corporativa y miembro de la Comisión Espai Barça, quien destrozó al presidente del Barcelona, al señalarlo en pocas palabras como un títere de Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y con quien está asociado para la creación de la Superliga.

Messi era considerado patrimonio importante del FC Barcelona. Y tras la ida de Leo al PSG, se facilita que el presente y futuro del futbol mundial, Kylian Mbappé, vaya al Madrid ya sea este año o el próximo, cuando acaba su contrato con el PSG. El plan perfecto de Florentino y que tachará a Laporta en la historia, como el presidente que despidió al “Messías”.

Leo Messi cerró la jornada dominical de su adiós al Barça con un sentido texto en Instagram, en el que abre la puerta a regresar al club azulgrana: “Me voy pero no es un adiós, solo un hasta luego. Visca el Barça!!!".

Ahora la pregunta es ¿Dónde jugará Messi? Todo indica que en París. La verdad, parece acrecentarse con el correr de las horas. Aunque todavía el jugador se encuentra en su residencia de la ciudad condal, su padre y su grupo de abogados estudian el contrato que le acercó el club francés, y negocian la llegada del astro del futbol mundial a la ciudad luz.

Aunque, Khalifa Bin Hamad Al-Thani, hermano del dueño del PSG, Nasser Al-Khelaïfi, anunciara que Lionel Messi será jugador del equipo francés. Un día después, presumió la camiseta del PSG con el nombre de Messi y su número “10”.

Estas pistas se unen a la información de que el PSG alquiló la Torre Eiffel para presentarlo este martes, donde se reunirá con su amigo Neymar, además de otros argentinos como Ángel Dí María, aunque todavía están en discusión: las variables, bonos o como quieran llamarle. Goles, asistencias, torneos ganados, resultados en Champions y hasta los derechos de imagen que cuando jugaba en el Barcelona le pertenecían a él.

Con la inminente firma de Lionel Messi con el París Saint-Germain, las cuentas del club parisino no cuadran por los enormes sueldos de Neymar, Mbappé, ahora el del “10”, además el de los otros refuerzos, lo que se infringiría el Fair Play Financiero, sin embargo, hay tranquilidad en la directiva francesa, porque el equipo parisino tiene vía libre en Francia para saltarse el control financiero hasta 2023, sin recibir algún castigo: "El problema es que en Francia, para hacer un favor a Qatar que organiza el Mundial de 2022, el comité encargado financiero ha decidido no aplicar sanciones económicas hasta 2023", dijo el abogado francés Juan Branco.

Ya no se imaginen un tridente formado por Neymar, Messi y Mbappé. Porque será una realidad, por los próximos dos años, con opción a uno más, con lo que el PSG tendrá un verdadero Dream Team, para buscar la anhelada Champions League.

Por eso, cuando empezó a armarse el cuadro para la 2021/2022, los billetes empezaron a emerger y se incorporaron el defensor español Sergio Ramos, y el arquero que fue sensación en la última Eurocopa, el italiano Gianluigi Donnarumma, que logró el título con la Scuadra Azzurra.

Ambos llegaron como jugadores libres y la entidad parisina arregló el contrato y salario. Otra figura que llegó es el volante neerlandés Georginio Wijnaldum.

Como referencia del plantel del PSG, parece un combinado del resto del mundo donde de sus 28 futbolistas solo 7 son franceses. Más allá de los orígenes: costarricense, española, marroquí, italiana, senegalés, alemán, argentino y brasileño, la genialidad del argentino, seis veces Balón de Oro, se acoplará al nivel de sus jugadores que ya estaban y que llegaron como refuerzos para esta temporada, para redondear el sueño qatarí: la conquista de la Champions League.

Un verdadero Dream Team será el PSG, eso fue lo que trajo la separación de Messi y el Barcelona.

Lo que siempre los mantuvo unidos, los ha separado para siempre: el dinero. Lo que siempre los mantuvo unidos, los mantendrá unidos para siempre: el futbol.

Al club catalán le costará trabajo aprender a sobrevivir sin Lionel Messi. Aprendió a sobrevivir sin Andrés Iniesta, sin Xavi, sin Carles Puyol, sin Pep Guardiola, sin Neymar y sin Luis Suárez, pero lo hizo, porque contaba todavía en sus filas con el mejor jugador del mundo.

Ahora, Leo obedecerá al credo que se le atribuye a su padrino Ronaldinho: “Juega por el nombre que llevas delante en la camiseta y se acordarán del nombre que hay atrás”.

El Barça tendrá que darle la vuelta a su amorío con Lionel Messi, con la sangre joven. Ansu Fati (que se recupera de varias operaciones), Pedri, Riqui Puig, Oscar Mingueza, Ilaix Moriba, Ronald Araújo, Sergiño Dest, que los acompañará Antoine Griezmann y sus refuerzos el Kun Sergio Agüero y Memphis Depay.

El Barcelona sin Messi, se convierte en artillería vulgar.

Se podría haber pensado que con la inyección económica que recibió LaLiga para los clubes españoles, les iba a dar un respaldo para retener a Messi más tiempo, pero al final esto es economía, es negocio, y ese respaldo no fue suficiente, tras los sueños de Florentino Pérez.

El glorioso ciclo de Lionel Messi con el Barcelona llegó a su fin. Cuando el argentino debutó con el primer equipo, allá por 2003, en un amistoso ante el Porto, la entidad catalana tenía en sus vitrinas una Copa de Europa, 16 Ligas y 24 Copas del Rey. Hoy, Messi deja la entidad azulgrana con 5 Champions League, 26 Ligas y 30 Copas del Rey, además con su contribución se hizo acreedor de 6 Balones de Oro, 6 Botas de Oro y 8 Pichichis, sin mencionar los múltiples records con el Barcelona y en LaLiga.

Al cabo de 17 años en el primer equipo del Barcelona, comienza el curso sin el dorsal “10”. Messi dirigió la magia de Ronaldinho a una nueva y desconocida dimensión durante 778 partidos, 672 goles y 305 asistencias de gol, en donde ganó 10 ligas, 7 Copas del Rey, 8 Supercopas de España, 4 Champions League, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de clubes. La “10” de Pelé y de Maradona es también la “10” de Messi y lo será por siempre en el futbol mundial... Pero sin discusión y con más sentido en un club que hoy se siente más huérfano que nunca.

Así, termina una era maravillosa en el futbol no solo español, sino mundial, con la salida de Messi rumbo a un destino que, será París, la ciudad de la luz y que brillará mucho más, con el mejor futbolista del mundo.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*