Messi y CR7 empatan en su debut…con diferente sabor

Tres días van del Mundial y ya se presentaron los mejores futbolistas en los últimos 10 años: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. El uno y el dos, respectivamente. Ambos, con compañeros que no están a la par de ellos.

Argentina y Portugal cuentan con un punto en sus grupos, aunque el sabor con el que se quedó cada uno tras su debut fue muy distinto, pues la igualada de los dirigidos por Fernando Costa supo a victoria y la de los de Jorge Sampaoli a derrota. Los portugueses empataron de último minuto con un golazo de tiro libre de CR7 y los sudamericanos tuvieron el gol que les habría dado la ventaja, pero, Messi falló el penal.

Cristiano fue el futbolista más destacado de Portugal ante España, duelo en el que los lusos consiguieron empatar gracias al triplete de su gran figura y a los errores del portero español De Gea y del árbitro.

El delantero portugués fue el referente absoluto de los lusos y adelantó hasta en dos ocasiones a su selección, que puso en serios aprietos a La Roja. Cristiano empezó el Mundial como un Fórmula Uno. El astro luso no faltó en su cita con el gol e hizo historia al ser capaz de marcar en cuatro Mundiales distintos.

La incidencia de Cristiano en el juego de su equipo fue superlativa, liderando, tirando desmarques con velocidad y siendo el ejecutor. Además, cuando parecía que España había logrado maniatar a Portugal, el delantero merengue volvió a aparecer para rescatar un punto con un perfecto tiro libre. CR7 se preparó a consciencia y clavó el balón a la escuadra de De Gea para sellar el 3-3 definitivo ante el rival más fuerte del grupo.

Mientras que Messi fue víctima del iceberg islandés que se presentó en el estadio Spartak. Con un solo partido mundialista en su currículum, Hannes Halldórsson ya es uno de los personajes principales de Rusia 2018: fue gran responsable de que Islandia, debutante absoluto, empatara 1-1 ante Argentina, uno de los grandes candidatos. Y su actuación, que incluyó detenerle un penal nada menos que al mejor jugador del mundo.

El arquero, además de tener como pasión el futbol, es cineasta. Y esa atajada a Messi, sí es digno de un premio Oscar.

Halldórsson también ha dirigido varios documentales y grabó un comercial de Coca Cola que fue la publicidad oficial para el Mundial 2018 en su país. Por ahora, el portero islandés, seguramente prefiera extender su gran momento en el deporte. Sus seis atajadas, la mejor actuación de un arquero en lo que va de esta Copa del Mundo, le permitieron ser elegido mejor jugador del partido entre Islandia y Argentina, que fue una batalla de estilos entre dos equipos con distinto gusto por el juego y una tradición dispar en Mundiales de futbol. El bando vikingo es primerizo; el albiceleste, en cambio, se siente urgido por su historia a ceñirse la corona el día 15 de julio en el estadio de Luzhniki.

Argentina y Lionel Messi no tuvieron un buen inicio de la Copa del Mundo. Nadie debe matar a la Albiceleste antes de tiempo por esta igualada porque hace cuatro años acabaron llegando a la final y casi ganan el título.

La Albiceleste tiene más hombres y calidad de la que se vio ante Islandia. Tardó en reaccionar 50 minutos y cuando lo hizo ya fue tarde. Argentina sigue con Messi, Agüero, Biglia, Mascherano, Di María, Rojo e Higuaín. Hombres que ya estaban en el mundial de Brasil hace cuatro años. Globalmente, Leo necesita una Selección regenerada, mayores alternativas a su alrededor para poder jugar como hace en el Barça. Pavón, Dybala, deben estar en el once y otros futbolistas veteranos dejar espacio.

Faltó creación en el medio campo y eso obligó a Lionel Messi a retrasar su posición para tratar de crear juego. Cuando el balón llegaba al “10” cambiaba el juego, había peligro, a pesar de los tres, cuatro o cinco gigantes que le rodeaban.

Estuvo muy activo, pidiendo el balón, bajando a organizar, sirviendo buenos centros a balón parado y especialmente, buscando la portería rival.

Hasta en once ocasiones probó el disparo pero que se topó con un Halldorsson muy seguro. El portero de Islandia ya dejó claro en el primer disparo de Leo que iba a ser un muro.

Islandia no frenó a Messi. A Messi lo frena el equipo argentino, porque tarda mucho en darle la pelota. En el Barcelona, lo habilitan constantemente, aunque esté rodeado por dos o tres. Argentina, no lo hace. Por eso, hay un momento en que baja a la mitad de la cancha y luego el recorrido es mucho mayor. Todos conocemos a Messi, sabemos lo que hace y necesita que Argentina tenga más velocidad en la mitad de la cancha. Fue un problema general. Necesitan más velocidad, porque si le dan la posibilidad de que vuelvan 10 jugadores es complicado.

Es difícil encontrar un futbol más primitivo y poco elaborado que el que ofreció en su debut el conjunto de Sampaoli, que dispuso en el medio campo un dibujo cerrado y de contención con Mascherano y Biglia, más diseñado para conservar un empate contra una superpotencia que para generar algo de futbol contra la voluntariosa pero modestísima Islandia. No fue hasta la entrada tardía de Banega que hubo algo más de circulación, pero ya era demasiado tarde, porque en la Albiceleste no solo operan factores futbolísticos sino también emocionales.

En el futbol no bastan las ganas de ganar, hay que tener además alguna idea y encontrar la paz mental para desarrollarla. La brutal presión social y mediática que tiene encima el combinado argentino solo es comparable al que sufre Brasil, pero con la diferencia que mientras la Verdeamarelha tiene a un Neymar arropado por grandes jugadores, en Argentina, Messi deambula en medio de una soledad angustiante.

Contra Islandia, Argentina volvió a confirmar los peores presagios y se presentó ante el mundo como una colección de nombres, pero sin un hilo conductor que pueda unirlos. Es decir, no se ve absolutamente ninguna evolución respecto al inquietante diagnóstico sombrío en el lejano mes de octubre. Se comprueba una vez más que Argentina solo puede ganar el Mundial con un milagro de Messi.

Dicho todo esto, hay que quitarse el sombrero ante una Islandia que hizo un partidazo, a su estilo, pero yendo por la victoria desde el primer minuto. En el marcador global del encuentro mereció ese empate, aunque en la segunda parte se le acabó por hacer muy largo el partido.

Una actuación inolvidable para los nórdicos, pero una película de terror para Messi y compañía.

*Nota del Editor: Foto: especial internet*