Messi merece ser el ganador eterno del Balón de Oro

Diez años, desde que ganó su primer Balón de Oro, y solo seis levantados, son pocos, para todo el gran futbol que despliega en el terreno de juego.

Lionel Messi es el mejor futbolista del mundo, aunque a veces no se lo han dado. Sus números, su trayectoria y su reconocimiento se encuentran en la mayoría de los futbolistas desde hace más de 10 años.

Son ya quince años en la élite. Y la historia triunfal del Barça del siglo XXI no se entendería sin la aportación del argentino.

Messi alzó su sexto Balón de Oro. Un galardón que le sirve para romper el injusto empate con Cristiano Ronaldo, que tiene cinco. La mayoría de los que cuestionan -cada vez menos- a Messi lo hacen basándose, precisamente, en el duelo por la hegemonía que ha mantenido en los últimos años con el jugador portugués. Cristiano ha ganado cuatro de sus cinco premios gracias a sus goles y a las Champions del Madrid.

El “10” es el mejor futbolista del mundo. Cada semana impone un nuevo récord y demuestra que se encuentra un piso por encima del resto. Pero no se le puede dar cada año los prestigiados premios del futbol, aunque se los merezca, porque es el mejor anotando, asistiendo, driblando, goles en tiros libre, no hay quien se le acerque, Messi tendría que haber sido el ganador eterno del premio.

De todas formas, ya se hizo justicia, y Messi ya está solo en lo más alto del podio. Como debe ser. Porque Leo es la genialidad, mientras Cristiano Ronaldo es el esfuerzo.

No juega solo. A su lado todo el mundo crece y el propio Leo se eleva en un Barça en el que ha conseguido ser el mejor futbolista del mundo. Messi reparte por igual a Luis Suárez, como a Griezmann, Dembélé, al Rey Arturo, no tiene consentidos, solo el que tenga la mejor oportunidad para que el Barcelona haga daño.

Messi recibió su sexto Balón de Oro, curiosamente, diez años y un día después de su primer galardón, cuando superó a Cristiano Ronaldo en los albores de una competencia que se ha mantenido a lo largo de la última década… aunque ya se ve que CR7 viene para abajo, además de mostrar ser un mal perdedor, al no ir a la Gala de la premiación

Messi consigue distanciarse de Cristiano en premios, porque a lo que hacen en la cancha, el argentino esta a años luz sobre el portugués, y podría ampliar ese margen, definitivamente, porque es dos años y medio más joven que CR7. Pero quedará para la leyenda el duelo entre ambos, como quedarán para la leyenda estos seis de Messi, a los que quién sabe si añadirá más, porque mantiene incólume la excelencia de su juego, que fluye sin desgaste, lo que le permite soportar mejor el paso del tiempo.

La explosión definitiva de Messi, crecimiento firme y constante, se produjo en ese 2009, que cerró conquistando todos los títulos con el Barcelona de Pep Guardiola y que dos semanas antes de concluirlo con la victoria en el Mundial de Clubs le supuso su primer Balón de Oro.

Messi ha sido campeón de la Liga con el Barcelona, Pichichi y Bota de Oro como máximo goleador del futbol europeo con 36 goles y mejor artillero de la Liga de Campeones con 12.

Se lo merece. Nadie se lo ha regalado. Ha sido fruto de un 2019 en el que el argentino ha vuelto a brillar, a dirigir al Barça y a levantar a millones de aficionados de sus asientos con sus regates imposibles, sus tiros libre, sus goles, su conducción del esférico, su definición y sus asistencias. No ha ganado la Champions League… ¿y qué? Dejó a su equipo a un pasito de la final, nada se le puede reprochar de su actuación en Liverpool. Y con Argentina, en la Copa de América, hizo todo lo que pudo, que ya es bastante teniendo en cuenta el rendimiento general del combinado albiceleste.

Han pasado cuatro temporadas desde que levantó el último Balón de Oro, pero, a sus 32 años, Messi sigue siendo el rey de este deporte. La corona es suya. No hay rival ni compañero que no reconozca y se doblegue ante su talento. Hace fácil lo que nadie intenta ni a imaginar. Encuentra las jugadas y los espacios que sólo él ve.

France Football tenía que elegir al mejor, y el mejor del mundo de 2019 es Messi, por sus intervenciones individuales y colectivas. N podía ser de otra manera, nunca ha perdido su condición de número uno del mundo.

Lionel Messi sigue gobernando el futbol y el Balón de Oro, es una justicia poética.

*Nota del editor: Foto tomada de @FCBarcelona_es*