Messi-Mbappé-Neymar, casi invisibles

El tridente más costoso, más no el más temido hasta ahora del futbol europeo, Lionel Messi, Kylian Mbappé y Neymar, no ha intimidado como se esperaba con el París Saint-Germain; simplemente no funciona.

Prácticamente Messi, Mbappé y Neymar sólo han coincidido sobre el campo de futbol el 25 por ciento de los minutos de los 15 partidos oficiales que ha disputado la escuadra francesa en esta temporada.

Messi no termina de asentarse en el PSG. Muchos se preguntan a que se debe su pobre rendimiento y es que sólo ha sido capaz de anotar tres goles en Champions y no ha dado ninguna asistencia. Está muy lejos del nivel que había demostrado en toda su carrera, y la gente se empieza a impacientar en París.

Preocupa su falta de acierto y su capacidad para ser determinante. En el Barcelona jugaban todos para él, aquí tiene que demostrar que puede jugar con más estrellas al lado.

Del tridente, el único que está respondiendo a las expectativas es el campeón del mundo francés. Lo que se presumía como un equipo que iba a dar miedo, ve como los rivales le pierden el respeto y les hacen sufrir de lo lindo para sacar adelante sus partidos.

Muchos hablan de Messi como el gran favorito para ganar el Balón de Oro. Su llegada al PSG se produjo como si lo hiciera el gran héroe que iba a llevarlos a conquistar la ansiada Champions. Se creían imparables con él en su plantilla. Pero en un par de meses todo eso ha cambiado hasta tal punto, que se está convirtiendo en el centro de todas las iras de sus aficionados. Y por si fuera poco, la directiva parisina, ya comenzó a levantar la voz por conducto de su director deportivo, Leonardo, quien le echa la culpa a las Fechas FIFA.

Culpa a los viajes que tienen que realizar tanto Messi como Neymar con sus respectivas selecciones en la Eliminatoria Sudamericana.

Los aficionados del PSG únicamente han tenido la fortuna de ver a los tres astros juntos en algún momento de cinco encuentros: contra el Rennes, el Olympique Lyon y prácticamente ante el Marsella, en la Ligue 1 y ante al Club Brujas y el Manchester City en la Champions League.

Sólo ante el City, de Pep Guardiola, el tridente, en el ataque, disputó todos los minutos del duelo. En el resto de partidos, alguno fue sustituido antes del final, como fue el caso de Mbappé ante el Club Brujas en el 51’, de Messi frente al Lyon en el 76’, donde se desprendió un escándalo entre el astro argentino y el técnico Pochettino, de Neymar contra el Rennes en el 77’ y ante el Marsella, en el minuto 83, cuando tuvo que salir.

En total, Messi, Mbappé y Neymar han coincidido sobre un terreno de juego con la camiseta del PSG 376 minutos de 1,357 posibles. Un dato que seguro no gusta nada a los dirigentes del equipo parisino, que, con la llegada de Messi, pasó a gastarse en los sueldos de los tres la cantidad de 89 millones de euros netos anuales que se traducen en un montante económico aún más grueso en bruto.

Básicamente, los partidos internacionales y las lesiones han sido las razones por las que no han coincidido más tiempo sobre el terreno de juego. Después de la Fecha FIFA, lesiones del argentino y el brasileño, más una infección del francés, han hecho que no se encuentren juntos en el terreno de juego, es más ni si quiera dos de ellos han podido jugar los minutos totales.

Los números de Messi con el PSG aún son peores. Suma 595 minutos, el 30 por ciento del total de los encuentros oficiales del club parisino esta temporada.

Tres goles en Champions League son un buen gesto de su parte, pero todos sabemos que, hasta el momento, no se ha entregado a fondo con su nueva novia.

No está siendo un jugador determinante para su equipo, pasando a veces sin pena ni gloria por los partidos, e incluso siendo intrascendente en muchos de ellos.

Messi está aislado, no toca mucho el balón. No diría que está triste, pero lo veo muy solitario. Prefiero verlo jugar en el centro.

A Mauricio Pochettino le toca mandar en un barco donde varios le arrebatan el timón; sobran futbolistas que se sienten capitanes, y así no llegarán a buen puerto. Es cierto: mandan en liga y en su grupo de Champions pero, por momentos, su futbol navega en aguas peligrosas, y con esa tripulación, llegar a los títulos es una obligación.           

El único que parece tirar del carro es Mbappé que ya suma 6 goles y 6 asistencias. Resulta curioso que sea el jugador que presumiblemente se irá el próximo verano el que más esté rindiendo. Si sumamos las estadísticas de Neymar con las de Messi, entre los dos han marcado 4 goles y han repartido 3 asistencias. Ni los dos juntos superan a Kylian.

Falta tiempo para realizar un juicio final, pero si juegas con Messi, seis veces ganador del Balón de Oro y próximamente podría ser séptuplo ganador, Neymar, el futbolista que costó 222 millones de euros al PSG, y Mbappé, campeón del mundo con Francia y una de las realidades más codiciadas del futbol moderno; es obvio que todos esperamos más de esa explosiva combinación. Por ahora, el tridente que tiene que triunfar en Europa, es casi invisible.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*