Las primas en el Tri… una problemática entre tricolores y FMF

Mientras jugadores como Kylian Mbappé eclipsa a Neymar al ser la portada de la revista Time o que France Football borra la encuesta en la que Lionel Messi arrasaba para ganar el Balón de Oro, las “estrellas” del futbol mexicano mantienen una lucha con la FMF por los derechos de imagen, como ha ocurrido generación tras generación.

Ambas partes platican su “verdad”, y es por eso, que en las dos últimas convocatorias no hemos visto en la lista a los Guardado, Layún, Salcedo, Chicharito – más allá de su problema del virus - entre otras cuestiones, como el cansancio; los jugadores quieren ganar más en el tema de las primas económicas; observan con mucha “injusticia” como en otros países cobran hasta el 20 por ciento por el uso de su imagen personal. Un punto más a favor de los seleccionados: México es la única selección que genera dinero en dos países, el propio y Estados Unidos, pero la solicitud de los tricolores de no venir a las convocatorias, no es por rechazar a México.

Usted querido lector, creerá que cuando Memo Ochoa, Chicharito Hernández, Héctor Herrera, Tecatito Corona, Héctor Moreno, Raúl Jiménez o el Chucky Lozano, salen en conjunto en su pantalla, anunciando una marca patrocinadora, se llevan una “lanota”, pero la realidad es que no es así, pues se considera que es una grabación de Selección Nacional de forma colectiva, por lo que no hay un pago a alguno de esos futbolistas.

Chicharito y Layún levantaron la voz con ciertas indirectas en sus redes sociales. A los “mexicanos europeos” de mayor bagaje les cuesta cada vez más hacer un largo viaje para cumplir con el llamado al Tri, por el hecho de querer sostener una regularidad en sus clubes.

CH14 sale de una ausencia por enfermedad, Guardado entra a otra, por lesión, en el Betis. Layún y Moreno están en la desesperada búsqueda de regularidad. Llamarles a un Tri, que aún no tiene entrenador no era la mejor de las ideas. Sabemos que el motor que impulsa a la Selección Mexicana siempre es más comercial que deportivo. La Selección es explotada como un gran negocio de la industria futbolística y esos nombres venden boletos y atraen a los patrocinadores.

Es por eso, que ahora tenemos la oportunidad de ver a jugadores como Víctor Guzmán

- que está empeñado en hacerse de la estafeta, rodeado de chamacos con menos bagaje, decidió empuñar la espada, levantarla firmemente y señalar el camino del futuro Tri – o a Diego Lainez, Roberto Alvarado y Raúl Gudiño, quienes son parte de la nueva generación tricolor. Ya los vimos en la remontada ante Costa Rica, pero aún falta un juego, el de este martes frente a Chile. Un rival que nos hizo pasar uno de los tragos más amargos: el 7-0 en la Copa América Centenario.

Mientras los de la vieja escuela piden mejorar sus primas, este periodo de amistosos del Tri, ha servido para que la Comisión de Selecciones Nacionales comience a negociar con los jugadores jóvenes por cerrar la cesión de sus derechos comerciales de imagen, para que el Tri pueda utilizar a los futbolistas en campañas promociónales y de patrocinadores.

Aunque en estos largos momentos de incertidumbre mientras no decidan al seleccionador nacional, todo lo que se viva y suceda previo a la gran llegada, que se espera sea en diciembre, podría no servir de nada.

La supuesta negativa de algunos “europeos” al Tri, salió a la luz pública previo a esta Fecha FIFA, pero como siempre lo ha dicho Hugo Sánchez desde décadas atrás, al señalar a los directivos del futbol mexicano como caciques del balón y que los futbolistas son utilizados como mercancía para vender otra mercancía que es el futbol.

Y cuando un futbolista reclama o insinúa que no puede cumplir con todas las necesidades comerciales es señalado como “problemático”, algo que ha sucedido durante décadas por los directivos del futbol mexicano, que siempre han abusado de los derechos de los futbolistas.

@Hortattack

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*