Lainez, no es Mbappé… pero necesita ser titular

Diego Lainez es uno de los jóvenes prometedores del futbol mexicano. Los scouts de tres equipos españoles están tras los pasos del juvenil de 18 años, que en la jornada anterior del Apertura 2018 se estrenó con un doblete como goleador en la Liga MX.

Pero debemos ser sinceros, estos dos goles, llegaron gracias a la circunstancias de las ausencias de Mateus Uribe y Renato Ibarra.

Miguel Herrera, lo quiere llevar con calma, pero mi pregunta es ¿por qué en el futbol mexicano detienen el desarrollo del futbolista joven? o en su caso, ¿por qué llevan con un ritmo lento las carreras de las promesas mexicanas?

El interés por Lainez ha sido evidente en el Villarreal, Betis y Espanyol, quienes gustan del encare del atacante azulcrema. Misma característica que llevaron a Ricardo La Volpe a debutarlo a los 16 años, además por ser veloz, astuto, agresivo, descarado, por atreverse al regate, al disparo.

Pero en esos dos años de jugar profesionalmente, las oportunidades de ser titular, son a cuentagotas con el América, suele responder, más allá de que, tras 26 partidos, apenas marcó sus primeros goles en la Liga.

En el último torneo de liga en México, el delantero perdió protagonismo por la falta de confianza del Piojo, que apostó por la experiencia sobre el terreno de juego.

Parece que el Mundial no dejó muchas lecciones a los técnicos que dirigen en la Liga MX.

Kylian Mbappé se convirtió en la estrella de Francia con tan solo 19 años. Si llegó a ser campeón del mundo es gracias a tres personas clave en su vida: el técnico del Mónaco, Leonardo Jardim, el ex entrenador del PSG, Unai Emery, y el de Francia, Didier Deschamps.

Desde que era niño se le veía el gran potencial que tenía, pero estos tres directores técnicos decidieron invertir tiempo y energía en sacar ese talento lo más rápido posible. El proceso fue más simple de lo que unos piensan. Le dieron confianza, protagonismo y sobre todo el balón dentro del terreno de juego, así como se lo dieron un día a Pelé, a Ronaldo el Fenómeno, a Messi, a Maradona, y a muchas estrellas mundiales más, que desde su etapa de pubertad confiaron en su calidad para que pudieran desarrollarlo.

Mientras tanto, el Piojo Herrera dice que Diego Lainez solo tiene 18 años y le faltan muchos años de proceso.

Alguna vez César Luis Menotti dijo que “Ramón Ramírez era un pichón de Maradona”. El elogio no era poca cosa, pues el ex entrenador de la Selección Mexicana y campeón del mundo con Argentina en 1978, le veía gran potencial, al grado de comparar algunas de sus virtudes con un prodigio del futbol mundial.

A Ramón Ramírez le dieron la oportunidad de jugar, de demostrar su nivel, desafortunadamente una grave lesión, bajó su rendimiento, y aún así tuvo un gran nivel.

En el caso de Lainez, en América suele jugar como emergente cuando el equipo está en condiciones adversas, o por la ausencia de algún compañero, situación que se presentó frente al Pachuca.

Miguel Herrera ha dicho hasta el cansancio que al joven americanista se le debe respetar su proceso y que lo llevará poco a poco; sin embargo, es evidente que no se trata de un futbolista común y corriente, pues más allá de su juventud, Diego tiene personalidad, es pensante dentro y fuera de la cancha, al tiempo que denota una madurez inusual en un chico de 18 años.

No son pocos los antecedentes de jóvenes que aparecen en Primera División y dan visos de su talento, lo que se convierte en motivo suficiente para pensar que serán las nuevas figuras del futbol mexicano, y tiempo después la realidad indica otra cosa, tales son los casos de: Antonio Briceño, Carlos Guzmán, Francisco Javier Flores, Julio Enrique la Momia Gómez, Jorge Jonathan Espericueta, Marco Antonio Bueno, Giovani Daniel Casillas.

Todos tienen un común denominador: las oportunidades fueron escasas.

@Hortattack

*Nota del Editor: Foto: Club América*