La mentalidad islandesa, de la que el Tri podría aprender

La Selección Islandesa ha sido una de las historias más emocionantes de la Eurocopa 2016; siendo un país pequeño y siendo su debut en este torneo, se metió entre los ocho mejores del Viejo Continente.

Islandia, un cuento de fantasía del cual México puede aprender para saber cómo afrontar torneos internacionales. No es una comparación, puesto que no la hay, luego que es un país con una infraestructura futbolística inferior; además de que el costo total de la plantilla de Islandia es de 45 millones de euros, el Tri vale 115 millones.

La población total de Islandia, de 323 mil personas, en contra de los más de 120 millones de habitantes en México, le deja una oportunidad de búsqueda mayor al Tri; sin embargo, con base en pundonor, garra, nobleza y humildad, los islandeses han hecho historia.

Si de una pequeña isla nórdica con una población menor a la que tiene la delegación Miguel Hidalgo en la Ciudad de México salieron 23 futbolistas con talento y mentalidad para faltarle al respeto a gigantes europeos, en nuestro país deberían salir muchos más.

¿O de verdad es imposible que de México, con una población mucho mayor, no puedan salir 23 jugadores con estas aptitudes para hacer lo mismo con los más fuertes de América y no sólo los de Concacaf?

La liga islandesa tiene mucha menor calidad que la Liga MX: además de sólo contar con 12 equipos y tener un calendario especial por las inclemencias climáticas, se las ha tenido que arreglar para conseguir jugadores de tiempo completo.

Al no tener una base sólida local, los jugadores emigran, independientemente de si se van a una liga donde verán juego o es de alto nivel, pues de la plantilla que fue eliminada por el anfitrión, Francia, ninguno milita en la liga islandesa.

Esta es la primera participación de Islandia en la Eurocopa, demostrando un hambre de triunfo que no se le ha visto al Tri desde hace muchos años en Copa América, recordando que en su primera participación, en 1993, México llegó a la final del certamen.

Islandia venció dos veces a Holanda en la eliminatoria rumbo a la Euro, clasificó invicto a los octavos de final de este torneo y derrotó a Inglaterra… ¿y México, por qué en la fase decisiva, para avanzar a los cuartos de final de un Mundial, o estar siempre disputando por lo menos las semifinales de una Copa América, no puede?

En lugar de estar preocupados por grabar comerciales y cumplir con los patrocinadores, los futbolistas islandeses optaron por concentrarse en su trabajo y prepararse para enfrentar sin exceso de respeto deportivo a los rivales.

La nueva “Cenicienta europea”, ubicada en el lugar 34 del ranking de la FIFA, no pudo avanzar a las semifinales, al caer ante toda una nación, la francesa, sin embargo lo hizo sin derramar lágrimas, orgullosos como vinieron aunque dolidos por el marcador. Islandia se va de la Eurocopa tras devolver a su país algo del orgullo nacional perdido en los últimos años con una concatenación de desgracias y desastres varios.

Ya fuera la crisis financiera que derrumbó los bancos del país hace ocho años o la erupción del volcán Eyjafjalla que paralizó el tráfico aéreo. En Islandia es la naturaleza la que se descontrola, con tormentas, erupciones volcánicas o vapores de azufre.

Los 23 muchachos islandeses, la mayoría de los cuales se gana la vida en ligas menores, han conseguido que durante dos semanas todo el mundo haya hablado de este diminuto país.

Desde el empate contra Portugal, pasando por la eliminación inglesa y concluyendo por la forma de no bajar los brazos a pesar de tener la desventaja en el marcador contra los franceses, no se habla de otra cosa en la isla que de la Eurocopa. Salvo que uno se suba a un glaciar o se aísle en una cabaña en medio de un campo de ovejas, es imposible escapar a la fiebre por su selección, que deshieló su propia frialdad.

Actuación que hizo que un comentarista enloqueciera con los goles de su selección, gritando el “gooool” semejante a un cerdo en plena matanza. Su alegría ha hecho reír a internautas de todo el mundo que se han quedado con este instante; o qué tal, un aficionado que alquiló un Boeing para viajar a Francia o las audiencias televisivas que entran en erupción... Islandia ha sido víctima de una histeria colectiva con su participación en la Euro.

Así que los estadios franceses no volverán a escuchar de su boca el "¡Uuuuh!" vikingo que ha patentado la afición islandesa, pero que ya ha sido adoptado por las hinchadas rivales. Un gran sabor de boca que ha dejado en todo el mundo, ese apoyo del aficionado islandés, no así el “eeeeeh puto” que ha derivado en una polémica, a tal punto de sancionar a la Femexfut o de querer castigar al Tri como local.

En Saint-Denis fueron los propios aficionados franceses quienes utilizaron esa forma de animar, que promete convertirse en uno de los grandes legados en la grada de esta Eurocopa.

Al terminar el partido, todo el equipo islandés, jugadores y técnicos incluidos, se acercaron a la curva donde seguían sus hinchas. Allí realizaron su particular "haka" por última vez.

¿Y en México? ¿Cuándo nos sentiremos orgullosos por lo menos de nuestra selección? Porque de lo demás ya ni hablamos.