La Liga MX, en pañales… desconoce futuro del CL2020

La incertidumbre sobre ruedas en un mundo deportivo herido nos lleva a tener una mirada reflexiva a lo que acontece en nuestras calles, barrios, ciudades y en nuestros deportes, para recobrar la esperanza y la fortaleza de seguir adelante aún bajo la temporada de dificultades por el Covid-19 que compartimos con naciones vecinas y en el otro lado del charco.

En México, toda manifestación deportiva se ha suspendido ya, y día a día se plantean escenarios para reponer en lo posible el daño económico y moral que afecta por igual a entidades involucradas, empresas de cualquier tipo y la existencia de millones de personas que hoy se han quedado ya sin sustento.

Para empezar, nadie sabe la fecha exacta. Ni los europeos ni los gringos saben la fecha para la nueva salida del sol, menos nosotros.

Comentarios, rumores, opiniones y simples especulaciones son las que se han leído en la semana que recién concluyó, respecto al futbol mexicano; desde que se haría campeón al Cruz Azul por ser el líder, hasta la cancelación del torneo, pasando porque se reanudará con jornadas dobles a mitad de semana, aunque para ello tienen que cuadrar el calendario con el de Concacaf y su Liga de Campeones, además está la final de Copa, que tienen que escenificar Monterrey y Xolos o bien que se reducirá el campeonato y jugar solamente dos o tres jornadas más y después ir directamente a la Liguilla. Otra de las ideas consiste en ir directo a la Fase Final, con los equipos que por ahora están en zona de clasificación. La propuesta luce, por ahora, inviable, ya que entre el tercer lugar y el duodécimo apenas hay tres puntos de distancia, equivalentes a una victoria. De hecho, hay cuatro cuadros que estarían eliminados únicamente por diferencia de goles.

En condiciones normales se necesitarían 10 semanas para terminar el torneo, siete fechas de competencia y la Liguilla y la intención es poderlo terminarlo entre seis o siete semanas, lo cual se definirá cuando se conozca la fecha en que se podrá reanudar la competencia.

La NBA podría ser el ejemplo. Planea regresar en mayo y en junio poner a sus 16 mejores equipos en Playoffs. La Premier League tiene una idea similar o simplemente ya trepar al Liverpool al trono con esa abismal ventaja de la que goza.

Pero en la Liga MX sólo se piensa en regresar a la cancha y abrir estadios y perder la menor cantidad de millones de pesos de su afición ante el televisor. No le preocupan los estadios sino sus televisoras y sus ratings, especialmente cuando, desde el inicio del año, los patrocinadores se unieron para exigir más equipos, más tiempo, más espectáculo, más, pues, por su dinero.

Mientras los dueños de los clubes y los federativos que no quitan el dedo del renglón, sin duda, el más perjudicado de todos, hoy, es el Cruz Azul, que llevaba una carrera demoledora y que quién sabe cómo vuelva cuando esto se reactive, una lástima por el pueblo cementero, igual nada está dicho y lo que menos ha muerto en el equipo de La Noria y su gente es la esperanza de seguir con ese ritmo que lo lleve al ansiado título.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*