La gran brecha entre la Euro y Copa América

Ya estamos en la fase de semifinales de la Eurocopa y Copa América y vemos que cada vez está más descompensado el balompié mundial; siempre han existido los niveles muy marcados entre competencias continentales, pero ahora es alarmante observar y comparar el gran futbol que se juega en el Viejo Continente y lo que aburre el de nuestro lado.

Brasil y Argentina dominan su zona, pero a pesar de ello, no han mostrado un buen futbol que enamore a más aficionados; la Verdeamarelha, aunque sigue invicta, no tiene el Jogo Bonito, mientras la Albiceleste, si no es por Messi, los seguidores no voltearíamos a ver a la selección pampera; tiene potencial, pero no juego y mucho menos maneja una idea táctica clara que haga lucir a sus mejores elementos en ataque.

En general, en la Copa América hay algunos destellos, pero definitivamente ha sido un torneo sin brillo y bastante aburrido. El nivel de la mayoría de las selecciones de Conmebol está más cerca de la Concacaf que de la UEFA, iniciando por su futbol, pasando por su parado táctico y terminando por los campos en terrible estado.

De varios años a la fecha hemos sabido sobre la superioridad futbolística de los europeos, sin embargo existían argumentos suficientes como la técnica individual, la pasión por el juego y las estadísticas en mundiales jugados en América para pensar que no existía tanta separación.

En los últimos 20 años, cada uno de esos argumentos ha ido desapareciendo ante el acelerado desarrollo del futbol europeo y el estancamiento tan pronunciado del futbol de América.

No hace mucho nos dimos cuenta de que la pasión latina por el futbol como arma para vencer a los del Viejo Continente había quedado obsoleta, pero aún más tarde entendimos que la famosa ventaja técnica que naturalmente teníamos sobre ellos también había desaparecido a través de la creación del jugador completo.

Es una pena que en el 2021 ya nos han superado hasta en las categorías en las que naturalmente somos mejores. Y no olvidemos que después del triunfo alemán en Brasil 2014 tampoco podemos agarrarnos del invicto de las Selecciones americanas en casa. De hecho los últimos cuatro mundiales independientemente de dónde se jueguen los han ganado Selecciones europeas.

Disfrutar de la Eurocopa es un deleite que nos hace cuestionarnos sobre la brecha que existe entre uno y otro.

Hace unas semanas, Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, mostró su preocupación por el tiempo efectivo en cada juego que es de 47 minutos; digamos que la mitad de los partidos, una cifra pobre, la menospreciada MLS llega a 56, la Champions 58 y la Eurocopa a 59; 12 minutos más reciben los aficionados que presencian la junta europea en relación al mexicano.

Incluso hay partidos en la actual Euro que llegan a tener picos de 65 minutos reales de juego con escuadras como Holanda, Bélgica, España, Italia, Francia y Alemania.

Y de selecciones que no son las grandes potencias como Dinamarca, Suiza, República Checa, Ucrania y Austria, nos han deleitado con un gran torneo.

Cuenta la historia que los europeos se llevaron todo lo que pudieron de América Latina, desde las piedras preciosas hasta el cacao, y que lo único que no habían podido robarse hasta el 2014 era una Copa del Mundo de suelo latinoamericano, lamentablemente ya ocurrió con el triunfo de Alemania en tierras brasileñas.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*