La era Messi hace que el Barça supere al Madrid…

Barcelona firma la hegemonía en el clásico del futbol español. Le tomó 87 años, desde 1932, para ponerse por delante del Real Madrid, pero lo consiguió y en pleno Santiago Bernabéu.

El equipo blanco fue eliminado de la Copa por el eterno rival blaugrana; tres días después parece que le dio la estocada en la Liga, en ambas situaciones, el campo merengue fue protagonista.

No dan para más y la culpa ya no está en el banquillo, ni sobre el césped, sino que todo es mucho más profundo y llega hasta el responsable máximo de la institución.

La crisis del Madrid tiene un solo culpable: Florentino Pérez. Y lo señalé desde el inicio de la temporada, porque el cuadro merengue iba a sufrir la ausencia de Cristiano Ronaldo y sus 50 goles por temporada, no tanto la del técnico Zinedine Zidane.

Florentino se aferrará a la Champions hasta dónde pueda. Y, luego, seguirá viviendo de los dividendos que dejaron haber conquistado las tres últimas, con ayuda de los árbitros.

Ahora, fichar a cracks no es tan sencillo. Hay clubs que tienen mucho más dinero que el Madrid y en el mercado solo salen buenos futbolistas a precios de oro. Le tocará sacar la chequera, pero no todos los que traerá serán como al que dejó ir: CR7.

La crisis merengue no tiene que ver con la hegemonía culé en el Clásico español: la balanza se ha inclinado del lado Barça, gracias a la Era Messi.

El último triunfo de 1-0 en Madrid, hizo que el Barcelona se subiera a 96 victorias en los Clásicos, por 95 del Real Madrid; los otros 51 se saldaron con empate. Además, metió a las estadísticas a Santiago Solari, como el primer entrenador del Real Madrid que no gana sus tres primeros clásicos (un empate 1-1 y dos derrotas 0-3 y 0-1) desde 1987, cuando el holandés Leo Beenhakker hiló cuatro.

El ciclo ganador se ha invertido: Hay que tener en cuenta que, hasta 2003, el Barça solo había ganado 13 Clásicos en el Bernabéu. Desde 2004 a esta parte, los culés se han llevado 12 de los 24 Clásicos que han disputado como visitantes.

En los últimos 10 años, el Barcelona ha ganado 10 veces en el feudo blanco: 7 en Liga, 2 en Copa del Rey y 1 en Champions League. Factor determinante ha sido el “10” culé, que ha convertido el Santiago Bernabéu en el jardín de Messi.

Hubo una época, ya hace muchas décadas, en que el Real, con Di Stéfano , tenía una superioridad en la Liga española. Además de Alfredo, contaban con Puskas, Gento, Santamaría, Kopa, etc., ahora la realidad, es la combinación y continuará, de una larga etapa, de 10-12 años, que empezó con los Romario, Ronaldinho, Xavi, Iniesta, Puyol, Eto’o y siguió con Messi y los actuales; no se sabe cuándo puede acabar si es que puede acabar.

Pero todos saben que ese muchacho de Rosario, Argentina, criado al amparo del futbol, es el futbolista más temido del Real Madrid, aunque Vinícius haya dicho lo contrario. Desde que tenía el pelo más largo o ahora que usa barba. Un verdadero demonio para la historia blanca.

En este duelo de gigantes, la historia quedó del lado del Barcelona, y gran mérito se debe a Lionel Messi.

Messi hace todo. Juega, comparte, asiste y anota. Es el máximo anotador de la historia del partido más esperado en el mundo (el que más televidentes atrae). En el recorrido de récords a cada paso superó al inmenso Alfredo Di Stéfano, llegado desde Colombia al Real Madrid.

Los blancos se la pasan persiguiendo sombras, que en realidad son las mismas que persiguen desde que Cruyff aterrizó hace tres décadas.

Intentarlo no es suficiente. Tener ganas, tampoco. Real Madrid ha llegado a su límite y no le queda otro remedio que ver de lejos al rival. Y rogar porque, en caso de avanzar a cuartos de final de la Champions League, el sorteo no les empareje de nuevo.

El Barça está donde quiere. Finalista de Copa, líder con amplio margen en la Liga y con posibilidades en la Champions. El Madrid está sin posibilidad de ganar ningún título español, con pocas esperanzas en la Champions y con un equipo que se tiene que reconstruir con urgencia.

*Nota del Editor: Foto: www.fcbarcelona.es*