Jorge Vergara, los que más te van a extrañar son los jóvenes

Dicen que un hombre con ideas innovadoras es un loco... hasta que sus ideas triunfan, así fue como catalogaron millones a Jorge Vergara, quien más allá de sus virtudes y defectos es indudable que lo extrañarán mucho las Chivas en particular y el futbol mexicano en general.

Líder, polémico y soñador. Vergara fue un visionario que labró su fortuna con sus propias manos y sus sueños, que casi todos los hizo realidad. Desde ser mecánico y vendedor de autos hasta fundar Grupo Omnilife y convertirse en el dueño del equipo más popular de México, las Chivas, club por el que desembolsó 1,080 millones de pesos para convertirse en su dueño y 17 años después, el club tiene un valor de 5,689 millones de dólares, según Forbes México.

Una de sus tantas características, fue el creer en los jóvenes y darles la oportunidad que tanto anhelan. Y es que desde su llegada al Rebaño, Vergara se enfocó en las fuerzas básicas del club, puesto que los jugadores mexicanos se le encarecen a Chivas, y ahí vino la decisión de crear a sus propios jugadores nacionales. Sueño que hizo realidad.

La Selección Mexicana que perdió la final ante Brasil en la Copa del Mundo Sub-17, tiene como común denominador a las que participaron en Perú 2005, México 2011, Emiratos Árabes Unidos 2013 y Brasil 2019, que el Guadalajara fue el equipo que más futbolistas aportó.

Los técnicos Jesús Ramírez y Raúl Gutiérrez (campeones Sub-17) y Marco Antonio Ruiz (subcampeón Sub-17) han llamado a 15 jugadores del Guadalajara de los 83 que han conformado las cuatro plantillas que han hecho historia.

Dos de ellas pudieron levantar el título mundial (2005 y 2011), mientras que la del 2013 y la reciente 2019, perdieron la final ante Nigeria 3-0 y ante el anfitrión, Brasil, por 2-1.

No me voy a meter al debate de sí era penalti o no, creo que cada uno se puede formar una opinión viendo la jugada. Me sorprendió que casi todos nuestros árbitros mundialistas afirmen que sí fue. Lo que debo poner a debate es la maldita duda que quedará para siempre: por qué lo sancionó el VAR y no el silbante.

El árbitro Andris Treimanis, de Letonia, no marcó de primera instancia. Para los que se llenaron la boca con que fue un ‘penalti muy claro’, el juez no silbó, incluso hizo el ademán al teatro del brasileño de “levántese”.

Tuvo que venir la llamada. Mano al auricular y a revisar al VAR. Y ahí, juzgue usted. Para mí no hay prueba contundente que haga que cambie la decisión. Pero la cambió. Penalti y el empate brasileño. Como si lo necesitaran. En casa. Con ese equipo fabuloso.

Vergara fue transparente y honesto desde el primer día al aceptar que entraba al balompié sin tener ningún conocimiento, pero con la convicción de manejar de una forma distinta el negocio: "de futbol no sé un pepino".

Una de sus mayores contribuciones con los jugadores del Guadalajara fue ofrecerles educación y una formación integral que al día de hoy es reconocida por los futbolistas que valoraron ese aporte.

Fue un promotor de la juventud, nunca condicionó un centavo para el crecimiento de los muchachos en Fuerzas Básicas, al contrario, tenía muchas ideas de dar cursos que complementaran a los jugadores con preparación continua con idiomas, yoga, de muchas formas.

Una de las anécdotas que ejemplifican los esfuerzos por lograr la gloria deportiva con las Chivas fue en la Copa Confederaciones 2005 cuando envió un avión privado para traer de regreso a los seleccionados Oswaldo Sánchez, Carlos Salcido, Ramón Morales, Alberto Medina y Jesús Corona, refuerzo en ese entonces, para jugar la Copa Libertadores.

Extendió latitudes del futbol en Costa Rica al adquirir al Saprissa y en los Estados Unidos fundar Chivas USA. Le dio a Chivas un estadio de primer nivel. Otro de los legados en el futbol que le atribuye De la Torre es lograr la junta de dueños de equipos en la FMF, como un paso importante para profesionalizar el futbol mexicano.

Comandó la segunda etapa más exitosa en la historia del equipo al sumar cinco títulos en mancuerna con Matías Almeyda. Cedió el poder en la estructura del club a su hijo Amaury Vergara, se dio un descanso en el futbol para atender los problemas de salud y falleció con el reconocimiento de ser un personaje que sazonaba el futbol con franqueza, astucia y el deseo de ofrecer algo más que un rentable negocio. Aunque lo llamaran loco.

Sí Jorge Vergara hubiera visto al Tri de Marco Antonio el Chema Ruíz, hubiera estado contento, porque a diferencia de lo que suele suceder con distintas ediciones de la Selección Mexicana, ahora no se habló de "caer con la cara al sol" o del "jugaron como nunca y perdieron como siempre", sino todo lo contrario, de lo que se habla y seguirá hablándose es de haber triunfado sin brillantez alguna, pero sí exhibiendo esa madurez que alcanzan los grandes equipos, esa capacidad que permite salir airoso incluso en partidos en los que el rival impone condiciones con su juego.

Si nos remitimos a la calidad de los futbolistas, resulta evidente la superior riqueza en Selecciones como las de Brasil, Francia o la propia Holanda. Pero otra vez han sido los argumentos colectivos (orden, disciplina, adecuada repartición del terreno y el esfuerzo, solidaridad en el trabajo defensivo y ofensivo) los que han propiciado el éxito de este equipo. Argumentos que supo instaurar y fortalecer Marco Antonio Ruiz, como en su momento supieron hacerlo otros directores técnicos.

Ahora nos debemos de preguntar ¿cuántos de los jugadores subcampeones del mundo en Brasil 2019 estarán dispuestos y serán capaces de llegar y de destacar en el futbol profesional?

Existen poquísimos casos en cualquier selección en el mundo que hayan destacado en un Mundial como este y lo hayan hecho después con una selección mayor; y quienes los han conseguido, son una excepción a la regla.

Y hay una lógica en eso. Porque, ¿qué nos hace pensar que todos estos niños quieren o pueden ser profesionales después? Haría más hincapié en lo de poder. La diferencia es abismal, entre el nivel Sub-17 y el profesional. Contados son los que tienen éxito en su paso al profesional.

Aquí es donde nos volvemos a recordar a Jorge Vergara, persona que siempre creyó en el futbolista joven y que les abrió las puertas de Chivas para ir a un futbol mejor que el nuestro.

El joven futbolista tiene muchos obstáculos que enfrentarán después de haber triunfado en un Mundial juvenil y son: La mentalidad, nivel, exigencia, compromiso, falta de oportunidades, roce internacional, procesos de trabajo, exceso de extranjeros que hay en la Liga MX.

Con todo esto en contra y que veo que en el futbol mexicano no se va a cambiar, veo más fácil que los García, Pizzuto, Álvarez o Muñoz de ayer ante Brasil, acaben como los Gómez o Espericueta de 2011; o los Arias, Sánchez, Esparza o Guzmán de 2005; con carreras casi efímeras o hasta inexistentes dentro del profesionalismo.

Jorge Vergara no logró sobrevivir a su enfermedad y no pudo ver un cambio en el balompié nacional… Dejó una tarea inconclusa. No hablo de Chivas o de Omnilife. Él pudo cambiar el rumbo de nuestro balompié. Quiso, pudo, pero no lo dejaron. Saltaron, como siempre, los mafiosos del futbol mexicano.

*Nota del editor: Foto en portada tomada de @Chivas*