¿Joe o Tom?... elijo a Montana

En el deporte no siempre el que gana más trofeos es el mejor, la prueba más fehaciente son los seis títulos de campeón de Michael Jordan por los 11 de Bill Russell, con los Celtics de Boston entre las décadas de los 60`s y 70’s.

Lo que significó el señor del aire Michael Jordan para su deporte, es preponderante para que sea nombrado no solo el mejor basquetbolista de la historia, sino el mejor deportista de la historia. Sin tener comparación por más que quieran los medios en hacerlo con LeBron James, quien ha conquistado tres títulos de la NBA en ocho finales disputas, de las cuales siete han sido en los últimos siete años. Y aunque James termine su carrera con más trofeos de campeón que Jordan, Michael será por siempre el mejor.

Hay algo similar entre Joe Montana y Tom Brady, aunque el quarterback tenga cinco títulos de la NFL en siete Super Bowls, a mi juicio no es mejor que Joe Cool, el legendario número 16 de los 49ers. de San Francisco, no sólo levantó cuatro Vince Lombardi en el mismo número de Súper Domingos, sino la efectividad y la inteligencia mostrada en el emparrillado son determinantes para que siga siendo el mejor quarterback de la historia.

Para poder entender este tema necesitamos bases más sólidas, de lo contrario podemos decir que gracias a las decisiones polémicas de Pete Carroll y Kyle Shanahan, en los Super Bowls XLIX y LI, Brady tiene dos anillos más de los que debería, en este caso serían tres contra cuatro de Montana.

Los títulos cuentan y son un factor muy importante para tener un ranking de los pasadores más grandes en la historia de la NFL mas no es lo único, acaso ¿Jim McMahon quien gano el Super Bowl XX fue mejor que Dan Marino quien nunca ganó uno? Por supuesto que no. Por otro lado, Otto Graham, ex mariscal de campo de los Cleveland Browns, jugo 10 años (1946-1955) entre la AAFC (All American Football Conference) y la NFL, donde ganó siete campeonatos, ningún otro pasador tiene un porcentaje de victorias más alto que Graham y ¿qué jugador de la NFL puede presumir que gano siete campeonatos en 10 años? ¿Brady?, ¿Montana? ¿Bradshaw? Nadie más que Graham.

Haber visto el juego de Montana y Brady no son grandes las diferencias, es más, en mi opinión, nadie ejecutaba con tanta precisión como lo hizo el N° 16 de San Francisco. En playoffs y Super Bowls nadie como Montana. Tres de sus cuatro campeonatos fueron gracias al elevado nivel de juego que mostraba en enero, en estos encuentros su promedio de triunfo fue de 24 puntos y solamente un partido se decidió en los últimos segundos que fue el Super Bowl XXIII gracias a un pase a touchdown a John Taylor que le dio la victoria sobre los Bengalíes de Cincinnati.

Joe, siempre lució en sus cuatro Super Bowls. Tom, sólo en tres de sus cinco anillos conquistados. La actuación de Brady en el NRG Stadium vale por sí sola para entrar al Salón de la Fama, aunque fuera su primer campeonato, pero como ya tenía cuatro previos, deberían introducirlo a Canton ya. Es una leyenda viva y activa. Es el QB más ganador de todos los tiempos y sólo Charles Haley y él tienen la mano llena de anillos de campeón.

Pero eso no necesariamente lo hace el mejor de la historia. El mejor quarterback que ha visto la NFL se llama Joseph Clifford Montana Jr. Mejor conocido como Joe, e ídolo de Tom Brady, desde que Tom era un niño.

Montana ganó cuatro Super Bowls y tres MVP, uno menos en cada rubro que Brady. Jugó menos años en la NFL. Sus números no fueron tan espectaculares como su colega actual de los Pats. Y no tuvo un regreso tan grande como el de la edición LI para los Patriots. Pero quitando las estadísticas. De ser sólo por ellas, Montana no sería un top 5 de la liga. De hecho, hubo contemporáneos suyos con mejores números. Si para nombrarlo en su momento el "GOAT" (el "mejor de todos los tiempos" por sus siglas en inglés), no se tomaron en cuenta sólo las estadísticas, ¿por qué con Brady sí? De ser así, Joe Cool habría sido sólo un gran jugador coleccionista de anillos, pero no el mejor de la historia.

Montana fue el mejor por el control que tuvo del juego, por llevar a San Francisco a ganar tres Super Bowls sin apuros y, cuando tuvo que hacerlo, demostrar que pudo con la adversidad.

Joe consiguió 11 touchdowns con 1,142 yardas lanzadas en 83 pases completados, y lo hizo sin ser interceptado. Su índice de pasador fue de 127.8. Brady tiene 15 touchdowns con 2,071 yardas lanzadas en 207 envíos conectados, y cuenta con cinco intercepciones. Su índice de pasador es de 95.3.

Lideró, con MVP incluido, la paliza más grande en la historia de este partido, cuando San Francisco acribilló 55-10 a Denver en la edición XXIV.

Montana y sus 49ers de los años 80 sólo tuvieron en riesgo el Super Bowl XXIII y, de haber fracasado ahí se habrían ido con marca de 3-1; Brady y sus Patriots tuvieron en riesgo los siete, cayeron en dos y pudieron convertirse en la franquicia más perdedora en la historia del Súper Domingo con un escandaloso 0-7 en la era Brady y 0-9 incluidas sus dos derrotas del siglo XX.

Antes de su desempeño en la remontada ante los Falcons en la cual estableció la marca de más yardas lanzadas en un Super Bowl (466), Brady no había tenido una actuación categórica y clave en el gran juego pese a haber sido nombrado el Jugador más valioso en tres ocasiones. En 2002 y 2004 los Patriotas dependieron de un gol de campo para vencer a los Rams de San Luis y a los Panteras de Carolina, respectivamente. En 2005 ante los Eagles de Filadelfia, la unidad defensiva brilló más que Tom Brady. Y hace dos años, el debacle de los Seahawks en la línea de anotación en la última jugada del partido dio más de que hablar que el propio mariscal.

Parece que en la era de Brady con los Patriotas dos cosas han ido mano en mano: el éxito y la controversia. Varias veces Nueva Inglaterra ha sido acusada de hacer trampa para sacar ventaja. El primero en alzar la voz fue el corredor de los Rams Marshall Faulk, a quien se le hizo sospechoso que el entrenador de los Patriots, Bill Belichick, pudo identificar jugadas que San Luis jamás había usado antes del Super Bowl XXVI. En 2007 tras años de ser acusados por muchos equipos de espionaje, los Patriotas finalmente fueron disciplinados por la liga gracias al caso “Spygate”, en el cual se les declaró culpables de ilegalmente grabar entrenamientos de los Jets de Nueva York para obtener información sobre formaciones y señales de jugadas. Y en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana de 2015 ante los Colts Indianápolis, en el caso “Deflategate”, se comprobó que Nueva Inglaterra había intencionalmente desinflado sus ovoides para que Brady tuviera una ventaja en sus pases.

Otro detalle que se ha perdido al parecer en el pasado: Montana estaba en camino a su quinto Super Bowl en la temporada 1990, cuando San Francisco tuvo marca de 14-2 en campaña regular. En una final de conferencia que parecía a modo ante los Giants, fue lesionado y quedó fuera del partido. Su suplente, Steve Young, quien tenía sólo minutos de juego en toda la temporada, no entró en ritmo y New York dio la sorpresa por 15-13.

Montana quedó fuera casi dos años, regresó hasta la Semana 17 de la temporada 1992 para jugar medio tiempo ante Detroit, pero para entonces, los 49ers ya habían hecho la apuesta al futuro por Young, quien pese al desaguisado de aquel partido ante los Giants, mantuvo a su equipo en la élite de la liga. No podemos decir que esta apuesta fue equivocada: Young ganó el Super Bowl XXIX con el récord vigente de más pases de touchdown (6) y es miembro del Salón de la Fama.

Joe Montana se fue a Kansas City, donde tuvo un equipo altamente competitivo, pero sin la suficiencia para ser campeón. La lesión que tuvo, con la tecnología y tratamientos de hoy en día, no lo habría dejado fuera tanto tiempo. Es decir: se habría mantenido en San Francisco, aunque seguramente nos habríamos perdido del esplendor de la carrera de Steve Young.

Montana pudo haber ganado su quinto Super Bowl a los 34 años; Brady lo hizo a los 39. Nunca sabremos que habría pasado con Montana en la época actual, o con Brady en los 80.

Otra realidad es que en los tiempos de Montana, el futbol americano era más complicado para los mariscales pues las defensas se basaban más en el aspecto físico que el táctico. También las reglas no los protegían mucho; con el ovoide en juego, estaban sujetos a cualquier tipo de impacto. Brady no ha sido abusado como sí lo fue Montana en su tiempo.

Unos dirán: “Joe Montana tuvo a Jerry Rice, John Taylor y Brent Jones", entre otros. Sí. Y Brady ha tenido a Wes Welker, Julian Edelman, Randy Moss, Rob Gronkowski y muchos más. Es injusto menospreciar al tándem de receptores que han tenido los Patriots en el siglo XXI. Al menos los cuatro nombres que les mencioné serán miembros del Salón de la Fama.

La carrera de Montana y los 49ers de los años 80 fue inmaculada. No así la de los Pats de Brady, que han manchado su legado con el "Spygate" y el "Deflategate”.

Antes de su quinto Super Bowl ganado, el quarterback de los Patriots de Nueva Inglaterra, dejó en claro que no se veía dentro de la misma categoría del legendario Joe Montana, pese a que muchos lo sitúan a lado o arriba de él. En eso tiene razón, aún con la oportunidad de ganar un sexto Super Bowl.

@Hortattack

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*