El Jefe, un jugador más completo que Gignac

Para nadie es un secreto que Tomás Boy es de mecha corta y así lo demostró en la sorpresiva victoria que sus Chivas registraron frente a los Tigres; parecía imposible que El Jefe Boy y André-Pierre Gignac no terminaran en alguna discusión, ya que ambos personajes han mostrado más de una vez que tienen su carácter y este fin de semana, con la oportunidad que tenía el francés de quedar en solitario como el máximo goleador histórico de Tigres, todo se salió de control.

Todo mundo sabe que es cuestión de días para que Gignac rompa la cifra de los 104 goles con los felinos, aunque el momento perfecto para que esto sucediera era el encuentro directo entre ambos. Uno en la cancha y otro en la dirección técnica.

El show comenzó después de que Tomás fuera amonestado por el árbitro. Ante la situación, el delantero de Tigres le reclamó a Boy y esto terminó por molestar aún más al entrenador de Chivas, quien comenzó a gritarle a Gignac y a mentarle la madre varias veces. El francés, también le dijo hasta de lo que se iba a morir y se lo quería comer vivo.

Acto seguido, el silbante le mostró la doble amarilla al Jefe y lo expulsó, ahí se rompió todo. Tras ver la tarjeta roja, Tomás se encaró directamente con André-Pierre e incluso le hizo señas obscenas. En el intercambio de buenos deseos -por llamarlo de la manera más positiva-, alzó su dedo índice y le dijo al francés “yo soy el número uno”, en clara alusión a la disputa por el reconocimiento como máximo goleador de Tigres. Además, Gignac se atrevió a retar a Boy y le dijo que se fueran a los vestidores.

No cabe duda que este tipo de situaciones son las que Boy maneja a la perfección. Sabe en qué momento motivar a sus jugadores, y si para hacerlo tiene que mentarle la madre a un francés, pues lo va a hacer.

Boy es un técnico ideal para sacar a los equipos de la zona candente, pero más allá de eso, sabe sacarle jugo a los jugadores que a primera vista se ve que no traen mucho que digamos, como Antonio Briseño, quien hasta festeja a grito abierto cuando acierta en las coberturas, no digamos en los goles.

El DT de Chivas le reiteró su frase al galo de "yo soy el número uno", pues considera que aunque Gignac anote y lo rebase como máximo goleador en la historia de Tigres, él fue mejor futbolista que el francés. A lo que el delantero felino le respondió en Instagram, que él si es Tigre y su objetivo es intentar ser buen ejemplo en el equipo de la Sultana del Norte, acompañado de una imagen de Tomás Boy donde éste porta una camisetas del Monterrey, cuando fue presentado como técnico del equipo en 1997 y donde no tuvo resultados positivos, acompañado de una declaración que destaca: "Yo no soy Tigre, soy Tomás Boy y soy Rayado".

¿Qué quién ha sido el mejor tigre entre André Pierre Gignac y Tomás Boy? Hasta ahorita comparten la cima de más goles como felinos. Pero tenemos que ver también, que han sido diferentes épocas, y diferentes posiciones. Boy era más orquestador, así como metía goles, también los ponía. Un jugador más completo que Gignac, quien es un delantero nato.

Eso sí, los dos con aires de sultán, en su respectiva y muy diferente posición, indudablemente Boy fue, técnicamente, más futbolista que Gignac. Jugador de peso en el área, de notable visión y lectura incluso del partido. Y fue más líder en la cancha y en el vestuario, para convertirse, junto con el peruano Gerónimo Barbadillo, en los paladines de los dos primeros títulos de Tigres, con Carlos Miloc en el banco, y en torneos largos.

Lo altruista, popular y goleador que es Gignac, no lo hacen mejor futbolista de lo que fue Boy. Incluso, recordando planteles, el francés ha sido escoltado por más de media docena de seleccionados nacionales y mundialistas de diferentes países.

El gran espectáculo que dieron Boy y Gignac el domingo en el Estadio Akron, no quiere decir que estuvo bien, sin embargo, para los medios de comunicación da de qué hablar.

*Foto tomada de @10APG*