En esta Copa, le tocó jugar al Tri

Cuando se juega con tantas facilidades como se hace frente a la mayoría de los rivales en la Copa Oro, no es para sentirse orgullosos de la goleada de 7-0 de México sobre Cuba, tal como lo hicieron la mayoría de los medios de comunicación en el país.

Los partidos que ha tenido el Tri y que tendrá en futuras ediciones del torneo de la Concacaf, no son un parámetro para el equipo del Tata Martino, ya que se enfrenta a rivales que no dominan los fundamentos del juego y las herramientas que tienen son tan rudimentarias.

Otros ejemplos del nivel que hay en Concacaf se vio en los juegos Haití-Bermuda Curazao-El Salvador o se verá en el Trinidad y Tobago-Guyana. No pida peras al olmo, no hay más, no hay justificación deportiva que lo respalde, sólo lucrar con la nostalgia de los paisanos que tienen una oportunidad de ver a su representativo nacional contra quien sea.

Gerardo Martino ya expuso su opinión de que sería mejor jugar una Copa América, pero entiende que el negocio manda y acepta el reto de tratar de sacar el máximo jugo a su Selección en Copa Oro.

La adaptación de calendarios entre Concacaf y Conmebol fue una de las razones por las que la Federación Mexicana de Futbol decidió enfocarse en los certámenes regionales, más que los continentales manejados por Sudamérica.

La exigencia de la Concacaf es válida porque no existe mayor exposición de su futbol más que en la Copa Oro y si sus dos selecciones principales deben presentar sus dos cuadros lo más completos que se pueda. Esto no da lugar a dos selecciones de buen nivel que puedan ser protagonistas en los dos torneos.

Lo que ahora se pierde México es enfrentarse a selecciones de mayor nivel que puedan ser una exigencia real para elevar el futbol de un combinado mexicano que no sólo puede basarlo en sus jugadores en Europa y jugar contra Estados Unidos como un único contrincante que pueda exigirle mayor desempeño.

La diferencia es visible sólo al ver la nómina de varios jugadores sudamericanos que jugarán en la Copa América de Brasil, uno sólo de ellos cuesta lo que todos los jugadores mexicanos que jugarán en Copa Oro.

Casi mil millones de dólares valen doce jugadores del equipo ideal de este torneo, la mayoría brasileños, pero el principal es el argentino Lionel Messi, con un valor de 170 millones de dólares.

En tiempos de transición radical en la Concacaf, con Centroamérica titubeando, con EU amorfo, el compromiso crece para el Tata Martino, porque además, debe cargar bultos ajenos, tras la bochornosa actuación del Tri en la edición anterior, con Juan Carlos Osorio y su Pompi Páez.

Cuando le toque a México otro rival de tan pobre nivel, debe aprovechar, no hay espacio para tocarse el corazón, sino para comprometerse con la profesión y con el mismo enemigo en el campo para exigir a sí mismo la máxima entrega. Si son seis, ocho o diez goles, se debe buscar el tope de rendimiento.

Aunque sea tedioso enfrentar a Cuba, Martinica, Haití o la mayoría de los rivales del área, la geografía es irrenunciable y está regida por el lugar en que vivimos y la naturaleza de nuestros vecinos.

El primer rival de la Selección en la Copa Oro 2019 tuvo muchos problemas en cuanto a su nivel futbolístico; México tuvo los suyos, pero que hoy no parecen existir por el resultado que se tuvo, pero se tiene que mostrar el miércoles la misma seriedad frente a Canadá y después contra Martinica, pese a la ventaja que con los dos también tiene.

Los canadienses harán batallar más que el equipo caribeño pero, tras lo mostrado en su primer partido, tampoco tiene muchos elementos para poner en peligro al Tricolor.

La congruencia de Gerardo Martino merece aplauso, pero también apoyo absoluto; se mantiene firme con los jugadores que han participado en amistosos y se sigue mostrando tranquilo, pese a la gran cantidad de lesionados. Sigue siendo un trabajo estable, congruente y, sobretodo serio.

Y así como México no condenó su futuro por el 7-0 ante Chile, o con el 1-0 ante la peor Alemania de la historia, espero que tampoco abandere su futuro, ni olvide su pasado por ese 7-0 ante Cuba.

*Nota del editor: foto: miseleccion.mx*