"Dous a cerooouuuu", evidencia al Tata Martino

La Selección Mexicana, se ha convertido este 2021 en el juguete favorito de Estados Unidos, al caer en tres ocasiones, que lo despojaron de dos títulos de la Concacaf: la Nations League y la Copa Oro, además, la derrota le quitó el invicto y lo mando al segundo lugar del Octagonal final rumbo a Qatar 2022.

La Maldición de Columbus emigró a Cincinnati, en donde el Tri mostró dos caras. Un primer tiempo rescatable, en el que se quedó cerca de hacerse de la ventaja, y un segundo lapso de pesadilla, en el que Estados Unidos aprovechó las bondades del rival, para endosar un tradicional "Dous a cerooouuuu".

Como una calca de casi todos los procesos eliminatorios pasados, desde el año 2000, Estados Unidos repitió un marcador con el cual hizo sufrir al Tricolor en más de una ocasión.

Desde el nuevo milenio a la fecha, ambas escuadras han afrontado 31 partidos, de estos duelos 16 han sido a favor del representativo estadunidense, seis empates y nueve triunfos a favor del equipo Tricolor.

Lo malo es que México se vio inoperante, se vio sobrepasado, rebasado por Estados Unidos, que jugaron a otra intensidad, los presionaron y les quitaron el balón, no les permitieron salir.

Lo peor, es que no hay autocrítica, tampoco introspección. La Selección Nacional está en su peor momento desde que Gerardo Martino es entrenador. Más confundida incluso que en la era de Juan Carlos Osorio.

¿Preocupan las tres derrotas ante Estados Unidos? Claro que sí, aunque el Tata Martino, no lo vea de esa manera, puesto que ellos están enfocados a clasificar al Mundial del siguiente año. Sin embargo, de nada servirá ganarse el boleto a Qatar, si el Tri juega de esta manera en la Copa del Mundo. Porque le contarán el 1-2-3 y para fuera.

No se puede minimizar la tercera derrota consecutiva contra Estados Unidos, argumentando que “no pasa nada”. Notoria soberbia.

El Tri del Tata no expuso siquiera la intención de agradar, al menos espíritu combativo, se diluyó en el temor por perder, el empate sin goles, se congeló, y eso no se puede permitir a un equipo que intenta ser trascendental en el planeta futbol.

Fue timorato el planteamiento de Martino, afianzado en la silla tricolor gracias a los resultados que le van a entregar finalmente el boleto a Qatar, pero con formas que plantean preguntas más relevantes: ¿A qué vamos jugando de esa manera? Parece que lo único que vale hoy es llegar para poder cobrar los compromisos comerciales y pagos de FIFA.

Tres derrotas contra Estados Unidos si preocupan, pero sobre todo genera inestabilidad y es lo que menos necesita una selección y un entrenador, lo del viernes, no pone en riesgo que México vaya al Mundial, va a clasificar, tendría que hacer las cosas muy mal para quedar fuera y todavía quedaría la opción del repechaje, pero sí genera preocupación el decir que Estados Unidos te ha ganado tres de tres.

Eso va a quedar para la historia del técnico que tuvo tres derrotas consecutivas con Estados Unidos, no soy quién para decir cuándo se tiene que ir un entrenador ni mucho menos, pero no me gusta que el Tri no reaccione.

Lamento que el Tata Martino no sienta lo mismo que millones de mexicanos. No lo culpo. Él es argentino. Sin embargo, debería saber que hay un partido en el que casi está prohibido perder. Y si lo sabe, le diré que ya se pasó del límite máximo permitido.

A Martino le ganaron las tres ocasiones con selecciones distintas, en eventos diferentes y sigue diciendo que no se lo toma personal, valdría la pena que se lo tomará un poquito más personal.

El "Dous a cerooouuuu" en Cincinnati fue un claro reflejo de la incapacidad de Martino para saberle jugar a los estadunidenses. Las dos finales perdidas y ahora el primer descalabro en la Eliminatoria de la CONCACAF ante el joven, pero pundonoroso y de gran nivel del equipo de Gregg Berhalter, son un serio indicativo de que las cosas no están funcionando del todo bien en el equipo mexicano.

Nos han querido vender humo y espejos con Gerardo Martino. En Romperredes se dijo desde que el argentino tomó las riendas de la Selección Mexicana, que no se iba a lograr grandes cosas con el Tata, puesto que teniendo al mejor jugador del mundo, Lionel Messi, fracasó tanto con Argentina como con el Barcelona.

México fue superado en todas sus líneas, los delanteros fueron bien marcados, los tres volantes tanto Mckennie como Musah, como Adams pasaron por el medio campo mexicano cuantas veces quisieron; la defensiva mexicana fue superada por la derecha por la izquierda por el centro, les llegaron cualquier cantidad de veces. México no tuvo ni forma ni idea de cómo contrarrestar al rival con esa intensidad y con esa dinámica.

La Liga MX, cada vez es más aburrida y sin figuras, con un conformismo brutal que no la lleva a la alta competencia; tal vez, por eso el nivel competitivo de Luis Chaka Rodríguez, Jesús Gallardo, Luis Romo y Cata Domínguez, es bajo para Selección Nacional, pero como sus equipos van a Liguilla, se creen que todavía juegan como si fueran de la élite.

La gran diferencia es que, mientras en México los equipos quieren colocar jóvenes a millones de dólares, desde la MLS lo hacen en cientos y por eso hay tantos talentos desparramados por el mundo.

Respecto a la Legión extranjera: Héctor Herrera y Jesús Tecatito Corona es similar, ni titulares son y cada vez que se ponen la playera del Tri son titulares indiscutibles.

La derrota en Cincinnati puede tener un enfoque más dramático cuando se le analiza desde el punto de vista de la edad de los futbolistas. México cayó, teniendo el equipo de mayor edad promedio del Octagonal, con 29 años; la experiencia en el Tri no fue suficiente para vencer a los Estados Unidos, que promedia la más joven con 23.9 años.

Las cosas se complican porque viene el partido contra Canadá, que es un rival similar a Estados Unidos y que puede ser mucho más complicado por el clima gélido, luego vas a Jamaica, después dos partidos en casa, entonces lo que parecía que estaba acomodado, se empieza a desacomodar.

La combinación que podría dejar al Tri en la zona de repechaje sería una derrota esta noche en Edmonton ante Canadá, además de que Panamá supere a El Salvador y que queden con mejor diferencia de goles en comparación a los de México.

Recientemente tuvimos la visita de los canadienses al Estadio Azteca, quienes superaron futbolísticamente al Tri, no en el marcador, un resultado que benefició a la Selección Mexicana de acuerdo al trámite del partido, el cual, sinceramente, merecían ganar los de la hoja de maple.

Me deja muchas dudas el trabajo del Tata Martino. El equipo mexicano no tiene ni pies ni cabeza. La verdad que tiene que hacer un análisis profundo de lo que está pasando. Lo importante es que los resultados se den y la Selección juegue bien, algo que no está sucediendo. Es tiempo de introspectiva, de ver la realidad.

*Nota del editor: foto en portada: miseleccion.mx*