Cuidado con el Tri, aún no gana nada

Gana bien la Selección Mexicana, fue mejor que el equipo coreano, pero no es una actuación tan convincente como la que ofrecieron contra Alemania. Todavía no clasifica a octavos de final, luego de la remontada de la Mannschaft ante Suecia. Y ¡ojo!, puede no avanzar con todo y dos triunfos, si se dan las combinaciones en la tercera jornada del Grupo F, con una derrota de México ante Suecia y un triunfo de la sección teutona ante los coreanos, las tres selecciones, sin contar a la asiática, estarían con seis puntos, y ahora sí, tendríamos que ver la diferencia de goles para ver quiénes siguen con luz verde.

Es cierto que el rival no es de la hegemonía de los actuales campeones, pero también el Tri bajó ese nivel. Tuvo que ajustarse a otras circunstancias, a otras condiciones y, en algunos lapsos del encuentro, sí le costó.

Sin el dramatismo que se vivió ante Alemania, pero con algunas gotas de sudor, pudo sacar el resultado.

México resurgió con el penalti marcado a su favor, y que lo marcó el Bombardero Vela, al pedir el balón, para dedicárselo a su abuelo recién fallecido; anteriormente hubo dos jugadas de peligro de los asiáticos. Después fue nivelando el encuentro, hasta que llegó el segundo gol, que dio tranquilidad, pero que bien se le pudo haber marcado falta a Héctor Herrera cuando roba el balón para el contragolpe que prosiguió el Chucky Lozano en el gol del Chicharito Hernández.

Irónicamente, esas mismas gargantas que hace unas semanas maldecían "Fuera Osorio, fuera Osorio", este sábado en la Arena Rostov agregaron una plegaria de contrición a su repertorio, con el cántico: "Eeeel Profe Osooooorio, eeeel Profe Osooooorio".

En entrevista, algunos connacionales aceptaron que les cayó la boca el colombiano e incluso otros aseguraron que se naturalizarían cafetaleros si el entrenador lleva a México al quinto partido.

Previo al viaje al Mundial la gente estuvo en contra de que el estratega estuviera al frente del equipo. En cada resultado adverso o sin convencimiento del equipo general en México se hacía trending topic el hashtag #FueraOsorio.

Sin embargo, después de los dos primeros partidos del combinado nacional donde suma seis puntos finalmente, casi al terminar el juego, la gente se volcó a favor del entrenador, quien al final se dirigió a las tribunas y agradeció el gesto realizado por los compatriotas.

La ilusión de los aficionados mexicanos, ya sea en tierras mundialistas o en territorio nacional está por las nubes, quieren ver a México, no sólo en el quinto partido, sino más allá. Pero, ¡cuidado!, que el bajón puede ser peligroso, ya en las series finales.

A México le ha tocado vencer a una Alemania que esta en reconstrucción y en la etapa de salida de varias de sus figuras por la edad, y a una Corea del Sur, que sólo mostró velocidad y sí mucha ingenuidad.

Esta vez, México jugó sabiamente, sin demostrar nada de ambición, sin prisa. Corea del Sur eligió la emboscada, a la cual se metió temerario el equipo mexicano, apoyado en largos recorridos defensivos por Vela y el Chucky.

El ataque sigue muy chato, no se generaron jugadas peligrosas de gol, a pesar de tener el balón 70% del tiempo, era un juego para controlar, dominar y golear a Corea. México no tiene ofensiva.

Falta ambición y hambre de golear. Era un juego para mandar un mensaje al mundo de que México es contendiente. En cambio, no deja nada distinto de lo que ya sabíamos de este equipo, que comete errores a la defensa, que casi regala un par de goles, que Memo Ochoa sigue siendo un héroe atrás.

Está desacomplejada la selección mexicana en Rusia. El Tri tambaleó antes de viajar al Mundial, se levantó ante un tótem como Alemania, que no vive su mejor futbol, ¿será por eso que el Tri pudo vencerlo? Salió ansioso, incomodo, sin la autoridad ni la determinación que tuvo de arranque contra la Mannschaft.

México mantiene intacta su ilusión, al son de una generación de jugadores tan talentosa como impredecible, ordenada por Juan Carlos Osorio.

El techo de potencial de este equipo sigue muy lejano, y eso puede ser positivo, porque lo mejor está por venir en Rusia 2018.

*Nota del Editor: Foto: Mi Selección*