Chivas y América, el destino los junta

Chivas y América, cuarto y quinto de la tabla regular, respectivamente, han elegido caminos distintos, sin embargo, el destino los podría enfrentar por tercera vez en el semestre, al estar virtualmente en la Liguilla.

Con dos victorias sobre América, una en Liga y otra en semifinales de Copa, Matías Almeyda se encuentra en la cima de los seguidores rojiblancos, amparado además, lo realmente valioso, en la forma de jugar de Chivas, sin olvidar errores arbitrales, que han beneficiado al Rebaño.

Chivas tendrá como meta dar un nuevo golpe al Centenario y orgullo del América en un posible enfrentamiento en los cuartos de final de la Liguilla, tras eliminarlos de la Copa MX a través de la tanda de penales y en el Estadio Azteca, que seguirá doliendo en su “festejo” de 100 años que no ha existido.

Guadalajara es finalista de la Copa MX y visitará al Querétaro este martes para conquistar el trofeo, pero, lo sabe, el trofeo más valioso, lo levantó con el plumaje ensangrentado y marchito de las Águilas, la noche del pasado miércoles en Santa Úrsula.

El 2016, año del Centenario azulcrema, prevalecerá como un año fatídico. Su afición ha sido protagonista de burlas, por un himno plagiado, festejo sin fiesta, contrataciones de petardos, fracaso en la Copa MX, despido de técnico, y un entrenador de relevo, como Ricardo La Volpe, que ha elegido el estilo ratonero, cuando en su presentación garantizó espectáculo, agresividad, belleza y orgullo.

Para los aficionados de Chivas, los Clásicos ante América se habían convertido en experiencias negativas en los últimos años. Antes de la Apertura 2016, el equipo de Guadalajara había ganado uno de sus nueve encuentros anteriores contra las Águilas.

Pero ese estatus ya no se mantiene en el Clásico de Clásicos. Chivas ha superado sus problemas de descenso y arriba a la final de la Copa MX contra el Querétaro con la autoestima hasta el tope, al derrotar dos veces a su acérrimo rival en este semestre.

Chivas se ha transformado desde la llegada de Matías Almeyda en septiembre de 2015, implementando una firme filosofía y la alegría de pertenecer al club más famoso de México.

Bajo el mandato del Pelado, el estilo de Chivas es atacar, defender hombre por hombre y jugar un futbol agresivo. No se le permite a ningún jugador eludir la responsabilidad cuando se trata de atacar. La filosofía básica no cambia dependiendo del rival o la cancha. La idea es que las Chivas sean protagonistas. Sin duda alguna, esa forma de pensar se debe a la escuela de Marcelo Bielsa, extécnico de Almeyda.

Tiene un promedio alto de posesión por juego en la Liga MX de 61.6 por ciento y han mostrado una alta estabilidad defensiva (sólo han concedido 13 goles en 14 partidos).

América venció a Santos, pero este triunfo es como contar un chiste de muertos en un funeral.

Sin embargo, América tiene un plantel poderoso en el papel, más allá de que ni Aguilar, ni Samudio ni Valdez, puedan jugar de nuevo en este torneo.

Chivas y América son eternamente conectados por las leyes del futbol, unidos hasta que la muerte los separe, porque, seguramente, ni un imposible descenso podría consumarlo.

Por eso, desde la tribuna del morbo, hay un deseo comunitario, tribal, de anhelar que el Rebaño y El Nido se mantengan en esas posiciones, cuarto y quinto de la Tabla, y que para beneplácito orgiástico de la mitad más uno, vuelvan, en este semestre, a enfrentarse con todos sus odios, por el amor a la victoria y al futbol.