Canelo, taquillero… el mejor pagado, pero no es ídolo

En estos días se ha hablado de dos temas deportivos en México. Primero, el contrato millonario de Saúl Canelo Álvarez, que lo convertirá en el deportista mejor pagado, y segundo, una raya más al tigre, en este caso la FMF, con el problema de amaño de partidos.

Si nada extraordinario sucede, Saúl Canelo Álvarez será el atleta mejor pagado del próximo año, sobre todo después de haber anunciado un acuerdo por 365 millones de dólares por 11 peleas en cinco años con la plataforma digital DAZN, que distribuirá sus próximos combates a partir de diciembre 15.

El boxeador mexicano podría generar en un año cerca de 120 millones de dólares, e incluso un poco más si llega a pelear con Gennady Golovkinv en mayo próximo, lo cual le dejaría como el deportista mejor pagado del mundo, aunque es muy cierto, el dinero no hace a los ídolos deportivos, a pesar que la televisión ha dado gran impulso a la carrera del tapatío, no cumple con el prototipo del ídolo mexicano, ni en la parte física ni en la parte social, como lo fueron Hugo Sánchez, Julio César Chávez y Fernando Valenzuela.

Como recuerdo, cuando jugaba Hugo Sánchez en el Real Madrid, la afición mexicana estaba pendiente de sus juegos que se transmitían de la liga española, sólo para ver al Pentapichichi y la cantidad de goles que iba a lograr.

O cuando Julio César Chávez peleaba, el país se paralizaba. Todo México atento al televisor o al arribo de el César del Boxeo a territorio nacional; lo mismo pasaba con la Fernandomanía, los mexicanos pendientes cada noche de las actuaciones del Toro de Etchohuaquila con los Dodgers de Los Angeles.

De conseguir la cifra de 120 mdd en el 2019, el Canelo dejaría al astro argentino Lionel Messi en el segundo puesto con 111 millones de dólares proyectados entre salario garantizado y patrocinios, mientras que detrás de ellos quedarían figuras de la talla de Cristiano Ronaldo, Neymar, LeBron James, Aaron Rodgers y Roger Federer, que van a generar cerca de 90 millones de dólares desde el 1 de junio de este año y hasta el 1 de junio de 2019.

El boxeador tapatío se ha convertido en el atleta mejor pagado de México, con ganancias superiores a los 20.5 millones de dólares que generaba el toletero Adrián González, y seguramente será el mejor pagado por los próximos cinco años tras el mega contrato con la plataforma digital.

No hay dudas que se trata de una apuesta enorme. Lo digital vive una transición violenta y las inversiones, provengan de donde provengan, siempre son una apuesta al vacío.

Al final del día habrá que disponer de recursos para pagar todos los entretenimientos de la familia divididos en varias plataformas. Películas, entretenimiento infantil, series, programas de humor, plataformas de material educativo o de investigación entre otros y, por cierto, atender “todos” los deportes: fútbol, béisbol, NBA, NFL, boxeo, golf, tenis, automovilismo, etcétera.

¿Mejorará Canelo la percepción de los fanáticos mexicanos luego del nuevo contrato?

El fanático mexicano se divide hoy entre dos posturas: rechazo extremo y aceptación extrema. No obstante, para el tapatío parece una montaña demasiado grande llegar a las unanimidades e idolatría de otros grandes deportistas mexicanos, llámense Hugo Sánchez, Julio César Chávez y Fernando Valenzuela, o simplemente al hablar de Juan Manuel Márquez, Marco Antonio Barrera y Érik Morales, en el boxeo.

UNA MANCHA MÁS AL FUTBOL MEXICANO

Por si el futbol mexicano no tuviera suficientes problemas con sus estructuras a medias, sus casos de corrupción y su impunidad en el escritorio, ahora también está en peligro de ser víctima de los amaños de partidos por casas de apuestas.

Una investigación realizada por Proceso dio a conocer que durante los torneos Apertura 2017 y Clausura 2018 de la Liga MX, se realizaron apuestas superiores a los 12 millones de euros por partido; el  75% de esta cifra provino de casas de apuestas del continente asiático.

No es un secreto que las casas de apuestas sean un gran negocio para el deporte, en especial para el futbol. Pues ahora resulta que la Liga Mx es un buen mercado para estos negocios, la FIFA lo sabe y hasta sospechan que haya partidos amañados, aunque no se han dado detalles sobre los equipos involucrados o del juego en cuestión pero piden estar alertas ante posibles irregularidades.

La empresa que dio pie a que se supiera este caso fue la empresa Sportradar, la misma que identificó a la Liga Mx como vulnerable ante un caso de amaños debido a los grandes volúmenes de apuestas por la difusión de partidos en la TV, según la información que menciona Proceso.

Sin embargo, en México no se ha prestado atención de manera legislativa. En el código penal no existe un tipo de delito relacionado a fraude deportivo por lo que existe esa vulnerabilidad de que eventualmente sea una situación que ocurra.

Aunque en el Código de Ética de la Liga Mx, se repasa de manera breve el tema en el Artículo 14 que dice que “el soborno, ya sea en forma directa o a través de un tercero, es una de las actividades más vergonzosas en las que se puede incurrir, por lo que toda persona sujeta a este Código deberá abstenerse de realizar cualquier acto tendiente a arreglar el resultado de un partido, o a dirigir el desempeño de un club incentivando la derrota en favor de otro para obtener un beneficio, ya sea propio o de un tercero”.

Esto, no sugiere un castigo seguro, pues si se presenta un caso, será analizado por la Comisión Disciplinaria, aunque podría causar una desafiliación como pena mayor, se explica en el Artículo 25 del Reglamento de Sanciones.

Según Sportradar, que es una empresa suiza que se encarga de analizar datos deportivos. Suelen trabajar con corredores de apuestas, federaciones nacionales e internacionales y hasta con algunos medios de comunicación, señala que existen algunos arregladores de partidos, mismos que hablan con jugadores, entrenadores, árbitros y directivos para manipular partidos.

Una de las competencias que corren mayor riesgo para entrar a este tipo de corrupción es la Copa Mx, debido a que participan jugadores que reciben un suelo mínimo, es decir, que pueden corromperse sin que se note.

@Hortattack

*Nota del Editor: Foto: tomada de @JohnSkipperDAZN*