Balón de Oro, tres semifinalistas capitalinos y el Diego, dan de qué hablar

Como muchos en Francia y en España, no tengo claro, porqué Antoine Griezman no fue ganador del Balón de Oro 2018… tampoco fue finalista al premio The Best de la FIFA. Y la pregunta que se hizo el propio francés  "Si no gano el Balón de Oro, me preguntaría qué más tengo que hacer", también me la hago, qué deberá hacer alguien para levantar el prestigiado Balón de Oro, que en el mismo año ganó tres finales y fue determinante para levantar la Europa League, Copa del Mundo y Supercopa de Europa.

Estoy consciente de que Griezmann no ganó sólo Rusia 2018, ni tampoco gracias a ningún jugador en concreto, sino gracias a la labor conjunta del equipo, pero sí fue protagonista de Les Blue.

Este tipo de premios son subjetivos, siempre, y unos estarán más de acuerdo que otros. Por eso tienen el "relativo" valor que tienen. Cannavaro ganó un Balón de Oro, pero futbolísticamente no tiene el nivel ni la relevancia de otros muchos jugadores que no lo obtuvieron, como Iniesta, Xavi, Raúl, o el propio Gigi Buffon que debió ganarlo aquel año. Dicho esto, Griezmann ganó con su selección, además de dos títulos europeos, con lo cual, a mi juicio, su relevancia es mayor que la de Modric, que ganó la Champions – que por cierto, en este torneo, el croata no fue el más determinante de los merengues- pero en ningún lado del planeta, el mejor torneo a nivel de clubes es más importante que el Mundial.

Y por fin se acabó el duopolio de Messi-Cristiano. Esta vez, el portugués fue segundo, y el argentino fue quinto, y aunque el “10” de Barcelona terminó en el top 5, seguirá siendo el mejor del mundo, aunque no gane el Balón de Oro.

Pienso que en un año mundialista, hay que premiar a quien lo conquista. El título francés está por encima de la Champions por más competitiva que sea.

TRES CAPITALINOS EN SEMIFINALES

Cruz Azul, dominante; América, pidiendo el tiempo y Pumas, dando la sorpresa, están instalados en la antesala de la final del Apertura 2018 junto a Monterrey. Los tres equipos de la Ciudad de México hicieron el 1, 2, 3 en la fase regular y mantuvieron el dominio al eliminar a Querétaro, Toluca y Tigres, respectivamente. Y con ello, apenas es la quinta vez en la historia que tres de cuatro semifinalistas son capitalinos. Fueron dos en torneos largos: 1983-84 y 1994-95, y dos anteriores en torneos cortos: Invierno 97 y Verano 2002; en estas cuatro, el campeón fue capitalino, aunque solo en dos la final fue entre ellos.

En la temporada 1983-84, América, Cruz Azul y Pumas fueron los representantes del Distrito Federal, el cuarto equipo fue Chivas, que eliminó a los universitarios en penales, pero luego fue derrotado en la final por las Águilas, que habían eliminado al Cruz Azul.

Mientras que en la 1994-95, otra vez Chivas fue el equipo que se coló en las semifinales con tres capitalinos, aunque en esta ocasión no llegó a la final, fue eliminado por Necaxa pese a que llegó siendo líder general; Cruz Azul eliminó al América en la otra serie, pero en la final cayó ante los Rayos.

En el Invierno 97, Cruz Azul, Atlante y América representaron a la Ciudad de México. Las Águilas enfrentaron a León y sucumbieron, y Atlante fue eliminado por Cruz Azul, que a la postre se coronó en el Nou Camp de León, para ser su último título de liga.

Y en el Verano 2002, América eliminó a Pumas en una de las semifinales, mientras que Necaxa, que jugaba todavía en el Estadio Azteca, se encargó de Santos en la otra serie, para después perder en la final ante su hermano mayor en tiempo extra con gol de oro, por cierto un título sospechoso de las Águilas.

De acuerdo con dos tendencias de las liguillas, Cruz Azul y América son los más favorecidos para avanzar a la final del Apertura 2018.

Desde la instauración de torneos cortos en 1996, el equipo que termina en segundo lugar de la tabla general es el que más veces se ha coronado con 14. Esa posición pertenece al América.

Le sigue el tercer lugar, donde culminó Pumas, con 11 títulos. El líder, distinción que tiene el Cruz Azul, ha ganado en siete campeonatos.

Sin embargo, la final que más se ha repetido, con nueve, es la del primer lugar contra el segundo, que sería Cruz Azul vs. América. Le sigue la del líder ante el tercero, que daría el enfrentamiento entre La Máquina y Pumas.

VOLVIÓ A SER MARADONA

La llegada de Maradona a Culiacán y a Dorados era una incógnita, aún se desconoce el porqué una figura de este calibre aceptó dirigir a un equipo de la liga de Ascenso MX y sobre todo el haber tomado a un equipo en la antepenúltima posición de la tabla de desempeño, después de 6 jornadas. Las primeras palabras de Diego a su nuevo hogar fueron “llego a Dorados porque quería regresar a la cancha, al trabajo con olor a pasto”, y vaya que sí lo logró al llevar al equipo de Sinaloa al subcampeonato de ascenso. Obviamente a Diego no le cayó nada bien el resultado, tras caer ante el Atlético San Luis, ya que después del encuentro se le vio muy molesto mientras salía del estadio entre silbidos e insultos; tanto, que estuvo a punto de agredir físicamente a un aficionado.

Pero por más que te insulten y que tengas la cabeza caliente, un director técnico no puede comportarse de esta manera. Veremos si la Disciplinaria, determina sancionarlo, luego que ya se abrió una investigación, y si es que el D10S argentino se mantiene con el Gran Pez…

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*