¡Así, así, así, gana el Madrid!

Es cierto, el Real Madrid no juega tan espectacular como sí lo hacen algunos otros equipos. Pero, lo cierto es que desde que Zinedine Zidane tomó las riendas del conjunto merengue, la estirpe ganadora del Madrid ha regresado.

Las gradas del Santiago Bernabéu se estremecen. Una vez más. Como siempre y como nunca. Esta vez sobre un Manchester City, que se quedó a dos minutos de su segunda final europea consecutiva.

Real Madrid es otra vez finalista de la Champions League. El más ganador de la competencia (13 títulos) disputará su 17 definición. Las últimas 7 que protagonizó, las ganó todas, aunque no haya sido el mejor en el campo.

Real Madrid es un equipo que juega mal, pero que triunfa. El Madrid se impone por su tranquilidad y su sangre fría, que surgen de un dominio escalofriante del tiempo de que dispone.

Los jugadores han aprendido gracias a Ancelotti o por sí mismos que cada minuto cuenta.

Mejor aún, que hasta el último minuto cuenta. O mejor todavía, que el último minuto cuenta más que los anteriores.

El 28 de mayo, en el estadio Saint Denis de Paris, enfrentará al Liverpool. Reeditarán la final de la edición 2017/2018. Curiosamente, el equipo inglés fue el último que pudo ganarle una final de la Champions al Madrid. Fue en 1981, cuando la competición se llamaba Copa de Campeones de Europa.

Y cómo no poner el cántico, “¡Así, así, así gana el Madrid!”, el cual surgió en la temporada 78-79, cuando peleaban los merengues palmo a palmo ante el Sporting de Gijón; el Madrid ganó bien el partido, pero nadie podía olvidar que en la jornada anterior, en la visita del Sporting a Salamanca, el árbitro expulsó a dos figuras del Gijón, lo que, aparte de dejar a los asturianos en condiciones de conformarse con el 0-0 en aquella salida, les dejaba sin esos dos futbolistas para recibir al Madrid.

Y en el juego entre el Madrid y el Bilbao en San Mamés, el árbitro concedió un gol a los merengues, que les dio el empate 3-3. Al final, el Madrid ganó la liga y el Sporting fue segundo, a cuatro puntos.

Ahora podemos volver a cantar el “¡Así, así, así gana el Madrid!”, por lo que ha hecho el equipo blanco este año, ganar por su estirpe de forma vibrante y espectacular. Dejó en el camino a tres grandes favoritos: PSG (con Messi, Neymar y Mbappé), al campeón vigente Chelsea y ahora al Manchester City de Pep Guardiola.

En los tres casos fueron con definiciones dramáticas, electrizantes, inolvidables. Cuando parecía que quedaba eliminado, allí surgía la estirpe, la jerarquía, el oficio del Madrid.

El Madrid ha hecho que lo imposible parezca inevitable en la Champions. Habría que encontrar otra etiqueta para definir lo que hace el Madrid.

*Nota del editor: foto en portada: @realmadrid*