América exhibe a Chivas y a Briseño, quien no tiene identidad, ni futbol

“Estamos avergonzados, en una situación donde se está tocando fondo en el sentido de que no se pueden permitir estas cosas, fueron errores puntuales, si seguimos cometiendo esto nadie nos va a levantar, puede venir Pep Guardiola, el que sea, el presidente del mundo, pagar cantidad de dinero, pero si no nos concentramos, será difícil”, esta declaración de Antonio el Pollo Briseño, pareciera que fueron después de la derrota humillante que sufrió Chivas ante América en Guadalajara, sin embargo, fueron de hace dos años y el ex canterano del Atlas sigue cometiendo errores garrafales con el Rebaño.  

El Pollo Briseño fue uno de los jugadores más exhibidos en el Clásico Nacional: a los 16 minutos del partido, el defensa rojiblanco fue amonestado

–aunque parecía más de color roja-, por cortar el avance de Henry Martín en tres cuartos de cancha, cuando parecía escapar solo hacia la portería.

Después, Briseño perdió la marca del mismo Henry, para el primer gol del delantero mexicano y llegó tarde en el doblete de Martín.

Los errores del Pollo durante los partidos se han sumado desde que ha vestido la playera de Chivas, aunque sus culpas no solo son en el plan deportivo, sino en sus declaraciones también.

Mayor ejemplo, previo al Clásico de Clásicos, cuando señaló que el América no tenía identidad: “No creo que estemos a la par, nosotros somos mucho más grandes que el América por lo que ya te comenté, ellos no tienen identidad”.

El dicho: “El pez por su propia boca muere”, le viene bien a Antonio Briseño, a quien los americanistas evidenciaron su poco futbol, y eso que el América ni siquiera tuvo que emplearse a fondo. Fue piadoso y eso es algo peor que la humillación, la lástima.

En ningún rubro, Chivas fue superior al América; el Clásico Nacional, solo tuvo un equipo en la cancha, las Águilas.

Pedro Aquino es un roble en medio campo, encontraron a su nuevo Guido Rodríguez; Álvaro Fidalgo sigue creciendo y cada vez maneja mejor los hilos, Santiago Solari sabía lo que contrataba; Sebastián Cordova fue intenso y vertical; y Henry Martín fue el killer oportuno para reflejar en el marcador el dominio que fue patente desde el inicio.

Mientras que los de Coapa pelearon con enorme fiereza cada balón, dieron la vida por recuperarlo en caso de extravío y pese a algunas imprecisiones sabían qué destino darle, las Chivas atinaron eventualmente a enviar algún balón largo más para respirar que para construir un plan de juego.

Pese a todas las críticas a su llegada al futbol mexicano, Solari confirmó el buen paso de su equipo en el torneo, luego de impartir cátedra ante el equipo de Vucetich, que si no le hubieran quitado en la mesa los tres puntos ganados ante el Atlas, estaríamos hablando del líder del Guard1anes 2021.

En otros tiempos, esta derrota, con Guadalajara en el 12o lugar de la clasificación, es de las que le cuestan el puesto al entrenador, sin embargo, la golpeada economía de los clubes de la Liga MX los ha llevado a tomarse con más calma esas decisiones por los millonarios finiquitos.

Aunque Amaury Vergara se encontraba en una boda de un familiar a la hora del encuentro, luego de las fotos y videos que se dieron a conocer, en donde se muestra al propietario de Chivas viendo el juego durante la fiesta, el joven Vergara no tiene la personalidad de tomar medidas severas, se asesoraría por Ricardo Peláez para hacerlo.

La onda expansiva de esta derrota alcanza a todos, no solo al entrenador, al plantel entero, al propio Peláez, que es el responsable deportivo de este proyecto, por lo que advirtió que “O nos partimos la madre o no vamos a seguir en Chivas”, no aceptará que los jugadores vuelvan a demostrar el mismo rendimiento que contra las Águilas, lo mismo va para él como para el cuerpo técnico.

Chivas sigue teniendo problemas en las jugadas a balón parado, luego de que ante América recibieron dos anotaciones en táctica fija, principal dolor de cabeza del conjunto rojiblanco. En el presente torneo de 18 goles permitidos, nueve anotaciones han llegado a través de jugadas a balón parado.

Los elementos más importantes del Guadalajara no aparecieron en el Akron, José Juan Macías, Uriel Antuna, Alexis Vega y Cristian Calderón no respondieron ante el planteamiento por parte del América, luego de que fueron ampliamente superados, por lo que no existió la reacción de Chivas en el encuentro.

No hay defensa para el Rebaño. Más allá de los resultados, su rendimiento no mejora después de 11 jornadas. Incluso tres de los seis empates que llevan bien pudieron ser derrotas.

El Pollo Briseño necesitó denostar al América, para defender su salario, su contrato, su chamba, su inmerecida titularidad, y, supuestamente, a su equipo.

Queda claro que, si Briseño pretendía izar la bandera del populismo y el oportunismo, podía haberse enterado un poco más del impacto histórico del Guadalajara, un peso que, indiscutiblemente se ha aligerado al paso del tiempo, por charlatanes que no respaldan en la cancha sus palabras.

Mi desorientado Antonio Pollo Briseño, el único que no tiene identidad, eres tú, aquel jugador que pertenece a la inmensa legión de “eternas promesas del futbol mexicano”.

*Nota del editor: imagen en portada: captura de pantalla*