¡Algo histórico… América pierde en la mesa!

Atlas salió triunfador en la mesa, al igual que el antiamericanismo, y aunque la resolución se dictaminó porque América infringió el artículo 27 inciso a) del Reglamento de Sanciones, debemos reconocer que es muy ambiguo este apartado.

​Es absurdo perder tres puntos por un jugador que no jugó. Un equipo pueda perder un partido por decisiones arbitrales, por mal desempeño en el campo, pero no por una falta administrativa, que además Federico Viñas no estaba registrado para jugar, pero se encontraba en zona prohibida para el Reglamento, pero participó como suplente durante el primer tiempo y para el segundo, el equipo lo mandó al palco en un claro reconocimiento del error. 

​Es una participación pasiva, llevarlo al banquillo, implica la intención de quererlo como opción de relevo.

​Los rojinegros revivieron en su lucha por evitar pagar la multa de los 100 millones de pesos, pues ganó la controversia al América, por lo que ya se reflejan tres puntos más en su productividad y si el San Luis pierde la suya contra Santos, por supuesto racismo, la diferencia se acortará más. 

​Además, con la sanción, el América pierde el liderato de la competencia y cae a la tercera posición de la tabla, lo que permite que el Cruz Azul tome el primer puesto. A su vez, el Atlas sube a la décimo primera posición del Guardianes 2021 y deja afuera a Chivas del repechaje, al finalizar la jornada siete.

Otras cosas que dejó la sanción al América, fue que el Atlas anotó más goles (3) contra los de Coapa, que en todo el resto del torneo; el refuerzo español Álvaro Fidalgo, quien tuvo una participación aceptable en su debut con las Águilas, aparecerá como que no ha debutado en el Guard1anes 2021; por consecuencia el gol de penalti de Sebastián Córdova y Henry Martín, que emuló al de Johan Cruyff y el de Lionel Messi, hagan de cuenta que no existió.

​Aunque la regla es ridícula, insisto, no se puede perder un juego por esta estupidez. En primera instancia, el América debió ser sancionado económicamente y después debieron de modificar el reglamento de nuestra Liga MX.

​América reconoció su falló desde ese lugar y luego al saber la resolución. Le faltó comunicación con el cuerpo técnico, no hubo la verificación entre administrativo y entrenadores para registrar correctamente la lista de participantes, un lado omitió inscribirlo y el otro, lo llevó al banquillo sin verificar. Un detalle ridículo, insulso, que incluso en las divisiones inferiores cuidan como debe ser. 

​Una situación así se dio con el Morelia en la Liga de Expansión, que registró jugadores indebidamente y sólo recibió multa económica.

​América aceptó el fallo de la Comisión Disciplinaria, pero pidió a la Federación Mexicana de Futbol y a la Liga MX que revisen el reglamento pues consideran desproporcionado el castigo para la falta cometida.

​Esta decisión de castigar a las Águilas callará un poco a los detractores del americanismo que acusan que su éxito fue edificado con favoritismo, por ser los dueños del futbol mexicano.

*Nota del editor: foto en portada: @ClubAmérica*