2023-2024, la vuelta del futbol mexicano a los torneos de Conmebol

Cada vez está más cerca que el futbol mexicano vuelva a los torneos que organiza la Conmebol. La ausencia acumula ya casi cuatro años de que la Selección Mexicana no participa en la Copa América y que ningún club tricolor ameniza la Copa Libertadores.

Nunca ganó ambos torneos, pero se quedó a un paso de levantar los títulos sudamericanos, al perder en las finales.

Cruz Azul en 2001, Chivas en 2010 y Tigres en 2015, en lo que respecta al máximo torneo a nivel de clubes del continente americano y en el torneo más longevo a nivel de naciones, México ha tenido dos subcampeonatos. Una con Miguel Mejía Barón, perdiendo contra Argentina en Ecuador 1993 y la otra con Javier Aguirre, siendo derrotados por Colombia 2001.

Cuando la Federación Mexicana de Futbol anunció la retirada de Conmebol se dijo que era porque los calendarios se empalmaban con competiciones de la Concacaf, sin embargo, Yon de Luisa, presidente de la FEMEXFUT, habló sobre la posibilidad de disputar la Copa América en 2024, lo que indica, que, el calendario se removió, aunque yo lo veo de la misma manera que hace cuatro años.  

Los periodos comerciales de Conmebol se abren cada cuatro años. A partir de 2023 se abre un nuevo periodo que abarcaría 2023-2026, para ese habría que pensar que si continúa esta buena relación diplomática, yo creo que ahí entrará México, pues es claro que el futbol mexicano se convierte un actor importante por el tema económico, y es que ante la nueva actualidad del balompié mundial es importante sumar aliados.

Si la relación entre Conmebol y Concacaf continúa fortaleciéndose, el futbol tricolor estaría de vuelta en el siguiente ciclo comercial; de esa manera se podría pensar en un regreso en 2024 a nivel selección y en 2023 a nivel clubes.

Pero eso sí, México debe de poner algunos términos, para tener los mismos privilegios que los países que integran la Confederación Sudamericana, luego que la participación de los equipos nacionales en dichos torneos no resultó un buen negocio por el lado que se le quisiera ver. En lo económico, nada. En lo deportivo, poco. O qué tal, que la Federación no podía manejar los derechos de televisión para dárselos a sus jefes, pero ahora que dichos derechos vencen en el año 2023, se han propuesto volver a competir en Sudamérica en 2024, cuando ya puedan tener todo amarrado. Y no hablemos de los líos, que fueron demasiados: arbitrajes localistas, agresiones, descalificaciones sin razón.

Durante las 18 ediciones que el futbol mexicano participó en la Copa Libertadores consiguió tres subcampeonatos, mientras que en la Copa Sudamericana, Pachuca ganó el campeonato en 2006 y Pumas llegó a la final en 2005.

El continente de América tiene una particularidad: es el único en el mundo que el futbol está dividido en dos.

En Europa solo existe la UEFA, en Asia la AFC, en África la CAF, en Oceanía la OFC y en América la Conmebol y la Concacaf.

La Conmebol se fundó en 1916 y ahora tiene 10 selecciones integrantes, tres de ellas (Brasil, Argentina y Uruguay) han sido campeonas del mundo. Concacaf se creó en 1961, tiene 41 afiliados, entre ellas México, y ninguna ha sido campeón.

La razón es simple: las dos confederaciones son un manejo de poder que se reparten dinero y plazas para el Mundial.

En estos más de 20 años, el roce internacional ha tenido aspectos positivos para el Tri, al calificar a siete Copas del Mundo seguidas, además de la experiencia y exposición para los futbolistas. El futbol sudamericano es una cantera del futbol europeo y jugar ante las selecciones y clubes de Conmebol es una vitrina para los mexicanos.

En la etapa anterior de que México compitiera en torneos organizados por Conmebol, el Tri no clasificó a dos Copas del Mundo: España 1982 y Alemania 1974, por fallo en la cancha, mientras que en Italia 90, por el caso de los cachirules.

Sí, es positivo competir en la Confederación Sudamericana de futbol, sí, hay roce, sí, hay mejoras, pero no las suficientes para alcanzar a las selecciones elite. Y ahí viene, el que se cambien varias reglas dentro del balompié nacional, para empezar a reducir el número de extranjeros en la Liga MX.

Uno de los peores errores que ha cometido el futbol mexicano ha sido dejar de participar en torneos sudamericanos. Lo federativos, no le dieron el valor que tenía y hoy están arrepentidos, aunque la luz en el fondo de túnel, se vea cada vez más cerca, con el regreso del futbol mexicano a las competencias de Conmebol a partir del año 2023.

*Nota del editor: foto en portada: especial Internet*