Defender la esperanza

El pasado martes 6 de abril, falleció a los 76 años Arcadi Oliveres, economista social  especializado en relaciones Norte-Sur, que dedicó su vida a la defensa de los derechos sociales y políticos en España.

La primera vez que escuché a Arcadi fue en un video de Youtube titulado “el origen de las migraciones modernas”. Se trataba de una conferencia celebrada en la Universidad de Barcelona en la que el economista ofrecía datos que demostraban los beneficios que tiene la migración en los países de acogida; hablaba sobre el negocio de la guerra y de las armas y sobre cómo al final del día y según sus propias palabras: “estamos en manos de delincuentes.” Es una charla que envuelve desde el primer minuto y que a pesar de ofrecer un panorama desalentador del mundo, también  invita a utilizar el poder que tenemos como individuos para cambiar nuestro pedacito de mundo; de abrazar la solidaridad como estandarte para lograr un mundo más justo. Arcadi, hasta el último suspiro de vida, siempre defendió la esperanza.

Un par de años más tarde, el economista visitó Bilbao - la ciudad del norte de España que me vio nacer- para dar una conferencia en la Bibilioteca Bidebarrieta. No lo pensé ni un segundo. Quedé con mi mejor amiga y juntas fuimos a escucharle.  Fue una maravilla. La coherencia irrefutable con la que expresa y defiende sus ideas, la capacidad de llegar a las personas desde la tranquilidad de confrontar con evidencias y datos objetivos, discursos basados en odio, miedo e ignorancia. El conocimiento como arma para cambiar las cosas, ya que como él afirmaba,  muchas veces la gente está equivocada, no por mala fe, sino por una cuestión de mala información.

Arcadi Oliveres fue profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona; presidente de la ONG Justicia y Paz; participó en las luchas estudiantiles contra la dictadura franquista;  se posicionó contrario a la globalización; detractor de la guerra de Irak –y de todas las demás -; defensor de la democracia,  la desobediencia civil y del aumento del 0.7% del PIB (Producto Interior Bruto) para la ayuda al desarrollo. Activista de corazón,  participó en charlas durante el 15M en España, ese movimiento que llevó a jóvenes y adultos a ocupar las plazas con el deseo de cambiar y mejorar un sistema que solo funciona para algunos.

Sin duda alguna, Arcadi Oliveres logró despertar muchas conciencias que estaban dormidas. Y seguro lo seguirá haciendo. Si no le conocen aún, les invito a ver sus entrevistas y conferencias que han quedado grabadas, y a disfrutar el documental realizado en 2014, Mai es tan fosc (Nunca es tan oscuro) realizado en 2014 por la directora Erika Sánchez. No se pierdan la oportunidad de descubrir a un hombre que siempre luchó por un mundo más justo, digno y humano. En su honor, defendamos la esperanza de ese mundo posible. Arcadi, que la tierra te sea leve.

*Nota del editor: foto en portada: especial Internet*