El tiempo cambia. ¿Y México cuándo cambiará?

Desde Bolonia, Italia.- Ante los cambios, hay que recordar y, por esto, no dejar todo en el cajón de los olvidos. El presente es nuestro futuro que, en poco tiempo, pasa a ser parte de nuestro pasado. En estos tiempos de cambios, los mexicanos tenemos un encuentro tradicional con la muerte que nos hace sentir vivos y ver nuestra realidad. Según un estudio, la palabra México es un binomio contradictorio: dos proposiciones, una afirma lo que la otra niega, y no pueden ser a un mismo tiempo verdaderas ni a un mismo tiempo falsas.

México tiene una imagen que se comporta como holograma, y el análisis coordinado por Cesar Villanueva lo confirma: nuestro país refleja pobreza y crecimiento, corrupción y progreso, libertad y crimen.  La realidad mexicana es una paradoja y todos nos damos cuenta, basta dar un paseo por las calles de las ciudades o adentrarnos  en el hogar de las familias mexicanas. Seguramente encontramos mucho más de lo que no quiero hablar y de lo que, en continuación, me piden una explicación cuando la gente sabe que soy mexicano.

Según el estudio La imagen de México en el mundo 2006-2015, realizado con el apoyo del Gobierno mexicano y la Universidad Iberoamericana, el país presenta tres visiones distintas en el extranjero: una dependiente y marginal, una de promesa emergente y otra de exótica y rara.  Esta percepción no solo se tiene desde fuera sino también desde dentro del país, así que nada se puede hacer para cambiar la imagen si no cambiamos antes la realidad, como lo ha dicho el doctor Villanueva. Tenemos que aplicar el uso de todos los verbos de cambio que tiene nuestra lengua: convertirse, hacerse, llegar a ser, transformarse, ponerse, volverse, cambiar. Y por supuesto, hacerlo con decisión y sin esos trepadores, ambiciosos sin escrúpulos que no faltan en nuestro panorama. Creo que no es necesario dar ejemplos.

Dicha investigación muestra que México está considerado un país en vías de desarrollo, con una desigualdad creciente  y un Estado de Derecho sin crédito  que se compara solo con naciones como China e Irán y, al mismo tiempo, refleja las promesas de un país líder entre las economías emergentes y que tiene grandes promesas para el futuro. A que le tiras cuando sueñas mexicano: “Hacerte rico en loterías con un millón… Con sueños de opio no conviene ni soñar…”, simpática canción popular.

El hecho es que entre los países latinoamericanos y emergentes, México tiene un lugar privilegiado debido a su estabilidad macroeconómica, apertura comercial (es el país con más tratados de libre comercio del mundo) y reformas estructurales que fomentan la competencia. Sin embargo,  es uno de los lugares con más desigualdad en donde el 1% de la población más rica recibe el 21% de todos los ingresos.

Ah! Y hablando de cambios: no olvide atrasar su reloj una hora este domingo 30 de octubre a las dos de la madrugada.  Este cambio se lleva a cabo desde hace 20 años con la finalidad de aprovechar mejor la luz solar y reducir el consumo de electricidad. El cambio se hace dos veces por año, en abril y en octubre. El próximo año usted deberá adelantar su reloj una hora en la madrugada del 2 de abril y atrasarlo en la madrugada del 29 de octubre de 2017.

Si hay cambios establecidos y respetados porque no nos proponemos algunos cambios y los llevamos a cabo. De lo contrario, México seguirá en las mismas porque en esto, como en tantas otras cosas, no hay vuelta de hoja.