¡El rebaño es lo que es!

Desde Bolonia, Italia.- La falta de certeza crece en México como en cualquier otro lugar del mundo globalizado, lo confirman los resultados de las elecciones estadounidenses. No cabe duda que la lucha por el progreso humano no termina nunca, es como una escalera, según José Mujica, ex presidente de Uruguay del 2010 al 2015 , quien  está en Italia para presentar su libro biográfico: Una oveja negra  al poder. Pepe Mujica, la política de la gente, escrito por Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, quienes lo acompañan por estas tierras llena de contradicciones.

jose_mujica.jpg
José Mujica. Foto propiedad de Óscar Suárez

A través de anécdotas, recuerdos y comentarios Mujica encantó a los presentes en una sala abarrotada de jóvenes y no tan jóvenes pero conscientes de que no hay igualdad entre los hombres, por lo que afirmó: el principio de igualdad debe empezar por crearse bajo el techo de nuestros hogares, solo se puede lograr en un ambiente de convivencia en el que haya respeto para escribir, comunicar, vivir. Preguntémonos ¿cuál es el límite del liberalismo que promete algo que no cumple?

Ante tal interrogante,  Mujica comentó  que es difícil aceptar la autoridad, tanto que ha declarado de ser un poco anarquista . Además, habló del hecho de estar inmersos en un liberalismo determinado más por la economía que por la política y la filosofía que en conjunto son claves para buscar el bienestar del pueblo y no solo contemplar el milagro de estar vivos que constatamos cada mañana. En fin, aseguró que nadie sabe para qué ha sido elegido en esta vida, lanzó la pregunta ¿cómo se renuncia al poder ligado al dinero? y aseguró que el hombre es el único animal que se suicida, que va contra la vida.

Muchas ideas y poco tiempo, mucha teoría y poca práctica. El encuentro reflejó el mundo lleno de contradicciones en el que vivimos, donde se piensa en el dinero y no en la felicidad. Mujica afirmó que debemos poner atención en la idea de libertad porque las dinámicas impuestas no nos dan tiempo para la libertad y ha hecho una exhortación a buscar el cambio del mundo. Las cuestiones son más claras dando ejemplos  y para ejemplo basta mencionar América Latina que no ha logrado entender que carece de estrategia para conquistar un mayor espacio en la economía mundial que le permita ser autosuficiente, ya que de nada sirve que algunos países sean los primeros productores de carne, soya u otro producto si no se crea la masa crítica que permita romper las ataduras y comenzar a desarrollarse y a expandirse para ser capaz de hacer una u otra cosas por sí mismo. Mujica dijo que América Latina representa el 12 o 13 % de la economía mundial, es decir, somos demasiado dependientes y pagamos a pesar de tener una riqueza de recursos.

Es necesario tener una consciencia reconocida y aceptada que reconozca los recursos propios e indispensables para motivar una reacción a cadena. Para esto, se requiere ser protagonista de un proceso de cambio social y para ejemplificar esto, Mujica mencionó el caso de China, sin tener la pasión por China, que está por todas partes para conquistar el planeta y, por consecuencia, declaró: “al dragón no lo para nadie”, como nadie parará las olas de migrantes de África o de otros sitios, tal como lo demuestra la historia. Ha puesto como ejemplo su propia historia familiar que en 1888 llegó al nuevo continente y junto con otros “trasplantados del Mediterráneo” crearon la bodega de vino más grande de Uruguay, una herencia tangible hoy en día.

Una alternativa de cambio está en la cooperación, en la iniciativa empresarial para que los débiles sean menos débiles, en la unión de la colectividad porque es mentira que el hombre no tiene recursos, de lo que carece es de dirección  política, de ese espíritu empresarial que no debe pretender sino ayudar. No hay una voluntad política.  Es necesario educarnos para enfrentar los desafíos del futuro como el hecho de que los hispanohablantes llegarán a ser por su alto índice de natalidad la primera minoría en los Estados Unidos de América y eso será determinante para lo que está por venir. No podemos soportar la prepotencia de los Estados Unidos de América que intervienen desde fuera y no arreglan nada, porque la cuestión es motivar y hacer el cambio desde dentro.

Los desafíos son constantes, basta mirar las noticias que no dejan de sorprendernos. Por ello, José Mujica concluyó diciendo que hay que empezar a pensar como especie, humanidad, no como país.