Desde la Ventana

por Carlos Alberto Pérez

Margarita, mi heroína

Mi Maggie es guapa, simpática, talentosa, tiene clase, tiene estilo, ya fue primera dama y la verdad lo hizo muy bien. Mi Maggie siempre ha querido ser presidenta, siempre se le antojó. Vivir en los Pinos es una cosa bonita, además ya se la sabe, dirigir este país no es tan complicado. Si su marido pudo hacerlo cualquiera puede.

¿Olvido o ignorancia?

En los colegios de bachilleres, en las vocacionales, en las preparatorias, en los CCH y en todas las escuelas de nivel medio superior, cada que llega el 2 de octubre es una costumbre casi religiosa “matar clases”, salirse de la escuela, hacerle la parada a uno o varios autobuses, bajar a los pasajeros y “secuestrar” el camión.

Perdóname México

Hace un par de semanas escribí en este espacio que los mexicanos somos envidiosos y aprovechados, estaba decepcionado de mi gente, hoy quiero, con todo el dolor de mi corazón, decir que estaba equivocado, que este pueblo de México me calló la boca y que no hay nada más sólido que el corazón de los mexicanos.

Mara tuvo la culpa

A Mara la mataron por loca, por borracha y por trasnochadora. Por andar sola en la calle. La mitad de la culpa de su muerte es de ella misma. Seguro se quería escapar con el novio para acostarse con él, seguro sus padres no cuidaron de ella. Seguro se ponía vestidos cortos y estaba pidiendo a gritos que la violaran.

Mexicanos envidiosos y aprovechados

Los mexicanos nos caracterizamos por ser solidarios, creativos, caritativos, emprendedores, decididos y casi perfectos. Somos bien lindos en el entorno laboral, siempre damos lo mejor, no somos doblemoralinos, tenemos una gran actitud, ayudamos al que lo necesita, apreciamos nuestros productos, otorgamos reconocimiento al trabajo de nuestros artesanos, pagando siempre un poco más de lo que nos piden.

El día del Presidente

Era todo un rito. El mandatario en turno era el centro de toda la atención. Salía de la Residencia Oficial de Los Pinos, puntual. Con la banda presidencial cruzando su pecho, orgulloso. Lo acompañaban legisladores e integrantes de la clase política que hacían una fiesta llena de color alrededor del acto.

Ricardo, el congruente

En 1998, Ricardo quería gobernar Zacatecas, pero el partido puso a otro candidato, así que agarró sus canicas, su muñeca, su pelota y se fue. Ya lo valorarían en otra parte… Ahora, fiel a su costumbre chapulinesca (ha militado en el PRI, en el PRD, en el PT y en MORENA), este camaleón, según la estación, vuelve a cambiar de color. Su jefe, qué digo su jefe, su amigo, su hermano, lo traicionó, prefirió darle la candidatura al gobierno de la CDMX a una mujer y lo acomodó en el tercer lugar de una imaginaria encuesta

La mafia, la maldita mafia

Dice Andrés Manuel López Obrador que el asunto del “Ojos”, Tláhuac y Rigoberto Salgado: “es parte de la guerra sucia, quieren reeditar lo de la señora Eva (Cadena), están muy nerviosos los de la mafia del poder, tiene como propósito manchar a Morena” … El discurso, ya lo sabemos, es el mismo, repetido, cansado, sobado, reiterado, ya nos lo sabemos de memoria. Cuando alguien le pregunta a don Andrés por alguna irregularidad cometida por algún cercano suyo o por alguien que milita en su partido (sí, es SU partido, suyo, de él) siempre sale con la misma cantaleta: “la mafia del poder”. ¡Qué flojera!

Páginas

Suscribirse a RSS - Desde la Ventana