Resulta

Mi Lucha Villa decía: “Resulta que ahora nada valgo para ti, después que en cuerpo y alma me he entregado a ti. Me dejas y te vas, ya no te importo más, después que te entregué toda mi vida, ¡mira!” Eso se debe estar diciendo a sí mismo Ricardo Monreal, quien, después de entregarse por completo a su sensei tropical, éste lo volteó, lo acomodó y le dio tremenda patada en el trasero. Luego entonces volteó para otro lado y le sonrió a Claudita.

Pero mi Richard es un hombre de convicciones, coqueto, pispireto. Por eso no faltará quién le guiñe el ojo. Solo hay que recordar el principio, cuando se fue del PRI y se dejó cautivar por el PRD. Sin embargo, un día dejó al sol azteca y se enredó con el Partido del Trabajo. Como la relación no fue muy bien, se dejó llevar por los encantos del Movimiento Ciudadano, para luego terminar en los brazos de su amadísimo partido MORENA.

Ahora, después del descolón arriba descrito, Ricardo tiene ofrecimientos, muchos lo quieren y él va a vender caro su amor, ya ven que es aventurero. El PRI lo quiere de vuelta y Monreal deshoja la margarita. Ya dijo que con el PRI no va ni a la esquina. Lo que está en juego, dice, “es el futuro de la ciudad y de nuestra patria. Por eso mantengo firme y abierta mi aspiración de gobernar la ciudad”.  Esas son las palabras de un patriota, de un hombre digno y congruente, de un chapulín que llora y patalea cuando las cosas no salen como él quiere. ¿Usted le cree?

Obituario: Paco Jémez dice que Cruz Azul no es grande… Pobre, no sabe ni dónde está parado.

*Foto: Especial Internet*