El nuevo destapador

“Ya no hay tapados, yo soy el destapador y mi corcholata favorita va a ser la del pueblo”… Palabras inmortales del presidente López Obrador, para referirse a su sucesor.

AMLO tiene ascendencia priísta, es hábil, suspicaz y conspicuo, pero también es demasiado ingenuo y no engaña ni al más inocente. Todos sabemos que la favorita del profesor se llama Claudia y se apellida Sheinbaum Pardo. Y mi Claus, que tonta no es, ya se lame los bigotes y, por lo mismo, ya está moviendo sus fichas, por eso acaba de presentar a su reciente y muy flamante fichaje: Martí Batres Guadarrama, un viejo lobo del mar capitalino que conoce las entrañas chilangas desde 1997, cuando la “izquierda” comenzó a gobernar la gran Ciudad de México. El relevo natural de la Jefa de gobierno… El tapadito de la mimi-mí, pues.

El ajedrez de López Obrador ya empezó y quiere, a fuerzas, destapar refresco que el pueblo quiere. ¿Y quién sabe perfectamente qué quiere y qué necesita la gente? ¡Pues él, él y solamente él! Por eso les dará eso que se ha estado escuchando en todos los lugares donde aparece la señora Sheinbaum. El pueblo quiere una ¡presidenta, presidenta!

En fin, ahora hay qué ver si no se nos desgasta la tapada, porque el camino es largo y se puede deteriorar. Faltan dos años y eso es mucho tiempo. La parte importante es la recta final. Por lo pronto, con todos los contrincantes rezagados, Claudia va en caballo de hacienda, cabalgando tranquila, con todos los cuidados y mimos de su mentor, que no hace más que allanarle el camino.

¿Y Marcelo y Monreal y Tatiana y Esteban y todos los demás? Bien, gracias, que sigan jugando su juego, en este tablero son fichas, no corcholatas…

Obituario: Gerardo Fernández Noroña también se destapó y avisó que buscará la presidencia en 2024… Pobre, el compañero presidente ni lo ve, ni lo oye… ¡Ternurita!

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*