El chiste de la amnistía

El fin de semana, el rayito tropical de esperanza salió con otro de sus chistes -ya ven que es bien gracioso y ocurrente-, tuvo la extraordinaria idea de decir que, “si es necesario vamos a convocar a un diálogo para que se otorgue amnistía (a los narcos) siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas; no descartamos el perdón.

 Se debe perdonar si está de por medio la paz y la tranquilidad del pueblo”. Sí, suena feo, suena tonto, suena loco y suena totalmente estúpido. Pero entiendan, ¡fue una broma! Lo dijo nada más para sacudir el avispero y levantar polvo. Por supuesto que el líder en todas las encuestas no piensa así. El salvador del pueblo no tiene esas ideas. El mesías no lleva esas babosadas en su cabeza.

Él sabe perfectamente que los narcos son asesinos, que matan bebés en frente de sus padres, que obligan a hermanos a mutilar a sus hermanos. Que les sacan los ojos a militares vivos para jugar con ellos antes de matarlos. Que hacen “pozole” con sus víctimas para no dejar rastros. Por supuesto que don Andrés no propone perdonarlos… Él señor López sabe que ofrecer amnistías es buscar aliados y carecer de ideas, que es mejor ofrecer trabajo y generar empleos. Él sabe perfectamente qué hacer con los muertos y con las víctimas, sabe que, el final ellos son lo más importante.

Y ya todo mundo se le fue encima, como si no lo conocieran. Las redes, los medios, sus adversarios –porque él no tiene enemigos- y hasta sus incondicionales lo están crucificando.

Como buen mesías, nadie lo entiende, nadie conoce la verdadera naturaleza de sus palabras. Todo lo tergiversan, no entienden sus parábolas, ni su sentido del humor. Pobre.

Obituario: Amigos regios, de verdad, la final solamente les interesa a ustedes, al resto del país nos tiene sin cuidado.

*Nota del Editor: Foto: AMLO*