¡Arrancan!

Una vez pasadas las elecciones intermedias, es tiempo de dar el banderazo de salida para la carrera presidencial en el 2024… A partir de ahora lo que haga o deje de hacer el presidente López Obrador será cada día menos relevante -más aún sin su anhelada mayoría en el congreso-. La atención, que irá in crescendo, se instalará en los suspirantes a la silla de Palacio Nacional.

¿Pero quiénes tienen posibilidades de llegar? Vamos por partes. Por MORENA: Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, o quizá algún otro advenedizo que se cuele a la contienda del partido oficial.

¿Y en la oposición? Ya se habla de un candidato de unidad que iría abanderando al TUMOR (Todos contra MORENA), Claro que ponerse de acuerdo será muy fácil, ya ven que ni el PRI, ni el PAN, ni el casi extinto PRD tienen susceptibilidades. ¿Ricardo Anaya? ¿Alejandro Moreno Cárdenas? ¿Alfredo Del Mazo? ¿Marko Cortés? ¿Enrique Alfaro? Claro que este último podría ir por su lado, como tercera opción.

La caballada viene flaca, muy flaca. Y los cocolazos van a estar de a peso. No hay un candidato como Andrés Manuel, un candidato que pesaba más que el partido y que conquistó conciencias con su discurso, su valentía y su simpatía -¡gran candidato, pésimo gobernante!-.

Así que yo no veo un gallo que de verdad pese, en ningún partido. Claudia y Marcelo, a pesar de tener el cariño del presidente, tienen colas muy largas. Monreal es un niño caprichoso al que su compadre no le va a dar el dulce. Anaya cada vez se hace más chiquito. Alito no tiene alitas. Del Mazo es gris, gris, gris -pero no lo descarten-. Marko ¿qué? Alfaro se desinfló en el peor momento, desde hace mucho, jamás esponjó.

No hay con quién, ni por dónde, pero la carrera ya comenzó y cualquier trucha puede brincar… Al tiempo.

Obituario: Juan Reynoso para presidente. ¡Arriba la máquina!

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*