De “actores” políticos

De dulce, de chile, de manteca y de todos colores y sabores. Así somos de folclóricos. Entre los candidatos a todo tipo de cargos públicos encontramos actores, actrices, deportistas y hasta youtubers e influencers. Esto no es nuevo, cada vez más famosos se unen a las filas de algún partido político para probar suerte, aunque no tengan la menor idea de política, servicio público, bueno, aunque no tengan la menor idea de nada.

Ahora vemos a la clavadista Paola Espinosa, al ex boxeador Juan Manuel Márquez, a la cantante Federica Quijano, del grupo Kabah, a la ex clavadista Marijose Alcalá, a la actriz y conductora Sugey Ábrego, a Francisca Viveros Barradas, a quien quizá usted ubica como “Paquita la del Barrio”, a los exfutbolistas Adolfo “El Bofo” Bautista y Francisco “El Abuelo” Cruz y hasta a José Joel, hijo del difunto cantante José José, al luchador Blue Demon junior, al escultor “Sebastián” y hasta a Vicentito Fernández, hijo del famoso charro de Huentitán.

El PAN postuló a Lupita Jones, ex Miss Universo, como candidata a gobernadora de Baja California y a la cantante de Bibi Gaytán como alcaldesa de Ocoyoacac, en el Estado de México y también al clavadista Rommel Pacheco como candidato a diputado en Mérida.

El más sobresaliente en este teatro llamado política nacional es el actor Alfredo Adame, quien, a base de mentadas de madre, buscará la alcaldía de Tlalpan; también tenemos al luchador Tinieblas junior, a la boxeadora Mariana "La Barbie" Juárez, a la actriz cubana Malillany Marín -no entiendo cómo o por qué, pero no importa-, al luchador “Carístico” y al exvocalista de "Los Ángeles Azules", Héctor Hernández, todos buscan diferentes alcaldías en la Ciudad de México.

Sin embargo, hoy es común ver en este bonito circo a estos famosos que se filtran en su afán por conseguir votos y seguir los pasos de otros distinguidos personajes como Irma Serrano “la tigresa”, Cuauhtémoc Blanco, Carmen Salinas y Sergio Mayer, por mencionar algunos.

No sé si todos estos personajes puedan hacer un mejor papel que aquellos que tienen toda su vida metidos en la política, esos que estudiaron en el extranjero y que se dicen “preparados” para gobernar. Esos mismos que tienen al país como lo tienen, esos que no hacen mucho por servir, guardar y hacer guardar la constitución. Total, esos tampoco tienen idea de nada, lo han demostrado.

Lo que sí sé es que este fenómeno tiene que ver con el hartazgo de la gente por ver caras distintas en quien los gobierna. No importa que al final resulten igual o peores que los de siempre. Nada nuevo, es la misma burra, pero revolcada.

Obituario: La cosa en Nuevo León se está poniendo loca, fosfo fosfo…

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*