Otra vez Oaxaca

Siempre Oaxaca, a diez años del movimiento magisterial que derivo en la conformación de la tan manoseada APPO, una vez más grupos de delincuentes han tomado la causa de la CNTE para desestabilizar al estado, uno de los más rezagados del país, no solo en materia educativa, sino también en lo económico y social.

Hace una década la APPO no solo se apoderó de las calles oaxaqueñas, también paralizó la capital del país, ahora no ha podido, pero pareciera la misma película.

En aquella ocasión los buenos oficios del entonces secretario de Gobernación, don Carlos Abascal Carranza, fueron efectivos después de días, semanas, meses de interminables mesas de negociación y largas jornadas de protestas y violencia.

A diferencia de esa ocasión, hoy los grupos que están detrás de los maestros tienen intereses mucho muy obscuros a quienes solo les interesa mostrarse como víctimas y exhibir la cara represora del gobierno federal.

Mientras se dan tiempo para asaltar, robar, bloquear y generar caos, afectando a los ciudadanos oaxaqueños que sufren de desabasto y por supuesto, de incertidumbre.

El mensaje del encargado de la política interior del país y del mandatario estatal, dado a conocer este lunes es más que claro: todo el apoyo del gobierno federal al gobierno de Oaxaca.

Dialogo sí, dentro de la legalidad, otra vez Oaxaca estancada desde hace diez años.