¿Dormir tranquilo, en un país sin medicamentos?

¡Por fin aceptó que hay desabasto! El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo: “Ya no quiero escuchar de que faltan medicamentos y ¡no quiero excusas de ningún tipo! no podemos dormir tranquilos si no hay medicamentos para atender a enfermos”. Sin embargo, mil 668 menores con cáncer han muerto en lo que va de este gobierno por falta de fármacos y negligencia política.

Sí, la burocracia y la impunidad con la que se han conducido los responsables del sector Salud en la #4TransformaciónJorge Alcocer, Hugo López-Gatell y Juan Antonio Ferrer, ha costado miles de vidas.

La senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, denunció que, debido a ese desabasto, 46% más personas fallecieron por diabetes en 2020 que en 2019, y 40% de personas con enfermedades cardíacas fallecieron en exceso en 2020.

“¿Qué quiere decir? Personas que no tuvieron insulina, personas que no tuvieron medicamentos para el corazón, fallecieron. Estamos hablando que hubo un exceso de mortalidad de 350 mil personas, de las cuales se reconocen oficialmente 200 mil, pero fallecieron 150 mil personas por otras causas”, dijo Gálvez.

En el sector salud no hay estrategia para enfrentar el problema; el desabasto de medicinas en hospitales del país es una tragedia. Entre 2019 y 2021 se reportaron 4 mil 504 denuncias en 30 estados. En su último reporte de junio pasado, las 61 organizaciones del colectivo “Cero Desabasto” indican que tan sólo en el primer cuatrimestre de 2021 –de enero a abril– se registraron 773 casos.

Las instituciones públicas que más reportes, por desabasto, presentaron en este periodo, fueron: El IMSS con 43%; el ISSSTE con 28%; el Insabi con 21% y el 10% restante se presentaron en los servicios estatales de salud, los Hospitales de alta especialidad e Institutos Nacionales de Salud y otros subsistemas federales.

En México, la seguridad social está enferma de burocracia e indolencia. Basta ver y padecer la errática estrategia para enfrentar la pandemia por Covid-19 que tiene a su cargo el llamado “doctor muerte”, Hugo López-Gatell, y que ha costado más de 600 mil vidas y ha llevado a los tribunales el derecho de los menores a vacunarse.

O aquella infame declaración de López-Gatell (30-junio-2021) sobre las protestas de los padres de niños con cáncer: “es una campaña más allá del país de los grupos de derecha internacionales que están buscando crear esta ola de simpatía en la ciudadanía mexicana ya con una visión casi golpista”. ¡Ajá! Se acabó el complot. Su jefe reconoció el desabasto.

No obstante, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, insiste en que no hay fecha para acabar con el desabastecimiento de medicinas en los hospitales, como lo pidió el presidente López Obrador y admitió que a él también le “quita el sueño” este problema.

Seguramente que le quita el sueño, pues no puede tener la conciencia tranquila, luego de que en julio pasado declaró que el interés por los medicamentos oncológicos es “válido desde luego, pero exagerado y utilizado para otros fines”. ¡Una vileza!

Otra “perla negra” de este viacrucis sanitario fue la del presidente López Obrador el 30 de agosto de 2019, cuando expresó que, en caso de un desabasto, los médicos, enfermeras o sociedad podrían tomar la decisión de comprar los medicamentos.

“Vamos a suponer que en un hospital una niña, un niño, y -aceptando sin conceder- que no tiene el medicamento, ¿qué sociedad somos, si la enfermera, si el médico, si el director del hospital, si cualquier ciudadano no toma la decisión de comprar el medicamento para que no pierda la vida la niña o el niño?”

¿Dónde quedó la promesa de tener un sistema de salud como el de Dinamarca o Noruega? De acuerdo con datos del Coneval, de 2018 a 2020 pasamos de tener 20.1 millones a 35.7 millones de personas que se quedaron sin acceso a la atención médica.

Otra utopía de la #4T, es la creación de una distribuidora de medicamentos, de equipos y de vacunas del Estado mexicano, para llevarlos a todos los rincones del país. En julio de 2020, se anunció en Palacio Nacional que David León sería su titular, pero después de los videos donde apareció entregando “las aportaciones” a Pío López Obrador, nada se supo de la distribuidora y de su titular.

La opción de adquirir los medicamentos a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), también fracasó.  Xavier Tello, analista de políticas de la salud, me dijo en entrevista para MVS Noticias: “El principal error fue pensar que la UNOPS podía ayudar de algo, ellos no tenían la experiencia de llevar la compra de la venta de medicamentos más grande de Latinoamérica, claramente se trajeron a alguien que no sabe.”

El desabasto de medicinas y material quirúrgico en hospitales públicos no es un complot, es una realidad; Para 2022, el gobierno destinará el 2.5% del Presupuesto de Egresos al Sector Salud, el más bajo de la historia reciente. La incapacidad también es corrupción y en temas de salud, la corrupción mata.

VERICUENTOS

Alto a la venta de niñas

En el Senado de la República, el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, hace frente a una de las más deleznables prácticas de “los usos y costumbres” mexicanas: la venta de niñas. Presentó una iniciativa de reforma en la materia. Se estima que 300 mil niñas han sido vendidas para matrimonio en Guerrero. #BastaYa

@guillegomora

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*