Yeidckol, no debe continuar en la dirigencia nacional de Morena

Yeidckol Polevnsky ha dejado de ser la persona idónea para dirigir al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el cual a partir del triunfo casi absoluto en las elecciones concurrentes del 2018 tiene el reto de convertirse en un verdadero partido político y actuar como tal.

Ella sustituyó a Andrés Manuel López Obrador en la dirigencia nacional morenista cuando éste renunció al cargo para lanzarse como candidato presidencial de la coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada además con los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

A partir de entonces y hasta este momento, Yeidckol ha jugado su bien su papel formal al frente de Morena. Claro, solo formal, porque en los hechos AMLO sigue siendo el líder de Morena; una especie de jefe político casi a la usanza del priismo.

La morenista jugó un extraordinario papel durante el proceso electoral; le ayudó mucho su carácter bronco y desconfiado, siempre a la defensiva y a la ofensiva. Sin embargo, la misma actividad la ha desgastado.

Además, las circunstancias han cambiado: Morena ya es gobierno. Entonces, al partido le urge una dirigencia a la altura de la nueva situación de éste y de López Obrador como Presidente de México.

Morena necesita una dirigencia comprometida con el Estado y con el irrestricto respeto al cimiento de nuestra nación: El Pacto Federal, lo cual implica respeto al orden jurídico. De lo contrario, vendrá el caos y la segregación de las entidades federativas.

Hoy no cabe una líder de Morena que consienta el artero ataque a la Constitución Política General por parte de las y los diputados de Baja California al ampliar el periodo del gobernador de dos a cinco años ex profeso para Jaime Bonilla, mandatario electo.

En la red social, la polémica morenista dijo: “Hay que analizar bien el tema desde todos los puntos de vista...pero es una locura hacer una elección cada dos años. #EnVivo @elwesomx@yeidckol

Tatiana Clouthier, compañera de su partido, consideró algo distinto: Nos sumamos al llamado al Congreso de Baja California a rectificar #AsíNo. El gober fue votado x dos años...no se puede más, muy claro.”

Por supuesto, no se puede más. Ni se puede ser demócrata, honesto, respetuoso de la Carta Magna, solo a conveniencia, lo cual evidencian la testarudez de Yeidckol, quien así solamente abona a empañar la imagen del presidente López Obrador.

¿O Yeidckol ni siquiera conoce las estipulaciones del Pacto Federal? ¿Cómo pues es política? Y eso que ya fue Senadora de la República.

Con sus excepciones, las y los ciudadanos creen que AMLO es quien dio línea para la aprobación de la llamada “Ley Bonilla” por parte del Congreso de Baja California, donde además los morenistas son minoría. Entonces, cabe la sospecha de la compra del voto de los diputados del PAN, del PRI y demás.

En fin, Morena necesita en la dirigencia nacional un cuadro preparado y con talento, pero sobre todo con doctrina partidaria porque los principios morenistas muy claro hablan del respeto al estado de Derecho, de honestidad y democracia; un cuadro que, además, tenga el valor de hacer ver al líder moral cuando sus deseos choquen con la Constitución.

¿O buscan un liderazgo sumiso, cínico y traidor a nuestra República Federal?

Yeidckol no debe participar en el próximo proceso interno de Morena para la dirigencia nacional, previstas para noviembre del año en curso; o echará a perder la llamada “Cuarta Transformación”.

Y el presidente López Obrador urge de un auténtico partido en toda la extensión de la palabra para consolidarla y pasar a la historia, no solo por su hazaña electoral, sino por haber conseguido la República ofertada a los mexicanos.

Lástima que no le ayuden ni una líder como Yeidckol en el partido, ni varios de los colaboradores de su gabinete, ni los legisladores; éstos últimos han convertido al Poder Legislativo Federal en un apéndice del Ejecutivo, como en los mejores tiempos priistas.

En fin, recordemos que tras sustituir a AMLO en la dirigencia nacional de Morena, Yeidckol fue ratificada como tal un año más en un Congreso Nacional Extraordinario del partido; hasta noviembre del 2019 en virtud de una modificación estatutaria.

Y en esa fecha habrá de celebrarse otro Congreso Nacional para elegir al nuevo Comité Ejecutivo Nacional de Morena. Sin embargo, Yeidckol ya anunció su aspiración de contender. Ups.

¿Y si no contiende? ¿Tal vez promueva a alguno de sus mandaderos?

Caray, la renovación de Morena debería ser por voto universal, secreto y directo. La democracia se predica con el ejemplo.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: foto tomada de @yeidckol*