Voces de intervención de EU en México

Aterroriza la sola idea de intervención de Estados Unidos en territorio mexicano, de por sí siempre vejado, acechado, amenazado, por el vecino del norte de América.

Ya México soporta la humillación del presidente Donald Trump, quien consiguió del gobierno de su homólogo Andrés Manuel López Obrador, un muro policial-militar en las fronteras mexicanas para frenar la ola de migrantes, sobre todo de países del sur.

Estados Unidos tiene de rodillas a nuestro país con la eventual firma del T-MEC; acuerdo de libre comercio en reemplazo del TLCAN, convertido en arma de Trump frente a México.

Gobiernos de diversas provincias estadounidenses a cada rato emiten alertas a sus ciudadanos para evitar visitar determinadas entidades federativas mexicanas por motivos de inseguridad, principalmente.

Y ahora en la política y opinión pública de aquél país hay voces sobre la probabilidad de una intervención de Estados Unidos en México, de una operación militar, a raíz del asesinato, en Sonora, de familiares del activista Julián LeBarón que ha luchado en contra del crimen organizado.

Diarios mexicanos ayer dieron cuenta del editorial del The Wall Street Journal, en el cual se leyó:  “Si México no puede controlar esto (los cárteles) en su territorio, Estados Unidos tendrá que hacer más para proteger a los estadounidenses en ambos países…

“La Administración de Control de Drogas debería ser capaz de encontrar las identidades y ubicaciones de los que ordenaron o llevaron a cabo los asesinatos del lunes y asegurar su desaparición. Sería una señal de que la justicia de EU tiene un gran alcance. Una operación militar de EU no puede ser descartada”.

La publicación titulada “La Cartelización de México” califica de “rendición” la estrategia antinarco del presidente López Obrador.  Y suelta la creencia de que en México el control lo tienen las bandas criminales.

Ups. ¿Se imaginan cómo están viendo en el exterior a México? Muy diferente a la guerra tuitera entre izquierda y derecha, a la andanada diaria del mandatario mexicano en contra de la prensa, de periodistas y de todo aquél que osa cuestionar su ejercicio de gobierno.

Y vaya lo que en el exterior piensan del gobierno de México, empezando, por supuesto, por los actores políticos del vecino del norte.

Ahí está la dura crítica y la advertencia del senador Tom Cotton a la política de “abrazos y no balazos” de AMLO.

En entrevista para el noticiario Your World, reproducida por diarios mexicanos, el legislador estadounidense dijo:

“El Presidente López Obrador llegó al cargo hace casi un año diciendo que su estrategia para lidiar con los cárteles iba a ser más abrazos, no balazos. Tal vez eso funcione en un cuento de hadas para niños, pero en el mundo real cuando tres mujeres estadounidenses y seis niños estadounidenses fueron baleados y quemados vivos, lo único que puede contrarrestar las balas son más balas, y más grandes”.

“Si el gobierno mexicano no puede proteger a los ciudadanos estadounidenses en México, en Estados Unidos tal vez tengamos que tomar las cosas en nuestras manos”.

Suponemos que de entrada una operación militar en contra de quienes masacraron a los integrantes de la familia LeBarón. ¿Y luego? ¿Una intervención de otra naturaleza?

Francamente da miedo la situación interna y externa que atraviesa México, donde las guerras tuiteras distraen la atención de la realidad. Ya no se sabe si en verdad nuestro país está al borde del colapso, o si es invento de los “conservadores”, de la prensa y demás entes vistos por el presidente López Obrador como sus enemigos.

Los senadores de la República, principalmente los de Morena y aliados, en vez de aplaudir y cobijar ciegamente las políticas presidenciales, deberían hacer lo que les corresponde para apuntalar la estabilidad del país, la cual asemeja una barda a punto de derrumbarse.

Ciertamente, como harto se ha dicho, es hora de unidad nacional, pero ésta no vendrá si continúan las ofensas a los mexicanos por el propio Gobierno Federal.

Como bien dijo el activista Javier Sicilia, López Obrador ha incumplido una promesa vital: La política de paz.

Claro, tampoco es de descartarse la existencia de enemigos internos y externos que quieran ver acabado al presidente AMLO, pero él tampoco hace mucho por cumplir los compromisos tan elementales como la paz y la seguridad en el país.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: imagen en portada. captura de pantalla*