“Todavía el PRI puede ganar”, pero…

José Antonio Meade es el candidato a la Presidencia de la República “más completo y más preparado; sabe de economía, de desarrollo social, de relaciones exteriores…”

Palabras más, palabras menos, así lo definió Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador de Oaxaca y líder de la corriente “Democracia Interna” del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el programa “Hablemos de Política” del periodista Carlos Ramírez.

Durante la conversación, Ruiz Ortiz dijo tres verdades:

Una: “Tenemos (en el PRI) un buen candidato”.

Dos: “Pero ha faltado el partido y el trabajo del partido; el oficio político, la negociación que siempre ha habido sobre las candidaturas (al resto de los puestos de elección popular)”.

Tres: “Se tiene que cambiar (a la dirigencia) del PRI y la coordinación de la campaña (presidencial)”.

Ciertamente, José Antonio Meade es buen candidato, hablando del PRI.

No tiene la larga cola de la mayoría de servidores públicos y funcionarios partidistas. Y sin militancia alguna, no se quemó en la llama de las ambiciones políticas; él se dedicó a lo suyo: Al trabajo técnico, de ahí su perfil de tecnócrata, el cual los políticos ven como “pecado.”

Vaya, quizá haga falta volver al tiempo de los Generales para encontrar el punto medio: Ni políticos, ni tecnócratas. México estaba mejor en aquella época cuando el perfil del Presidente de la República era de militar.

En fin, para la coalición “Todos por México”, conformada por el PRI, el PVEM y el Panal, Meade también es buen candidato por la experiencia acumulada en el servicio público en materia hacendaria, económica y desarrollo social, entre otras; sabe, pues, qué le duele al país y seguramente tiene idea de cómo enfrentar los males.

Pero solo no podrá ganar las elecciones presidenciales. Y en ello tiene razón Ulises Ruiz: “Ha faltado el partido y el trabajo del partido; el oficio político, la negociación”.

Nadie nace sabiendo, y seguramente cuando el ex gobernador oaxaqueño incursionó en política partidista, cuando empezó a militar en el Revolucionario Institucional, carecía de experiencia; el aprendizaje en la operación electoral lo adquirió en la práctica cotidiana.

Entonces, en el PRI hay oportunidad para el aprendizaje. Sí. Pero no en este momento crucial; no en ocasión de la elección madre. Para enfrentar exitosamente los comicios presidenciales, pero además para la renovación del Congreso de la Unión y las elecciones locales concurrentes, se necesitan operadores con “oficio político”.

Y en eso, también tiene razón Ulises Ruiz. Y tiene lógica con su planteamiento de cambiar la integración del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, empezando, por supuesto, con Enrique Ochoa Reza, quien de pronto sacó una credencial de militante quién sabe de dónde, cuando nunca antes realizó tareas partidistas por lo menos de pega posters.

¿También sería prudente cambiar al coordinador de la campaña de la candidatura presidencial, Aurelio Nuño Mayer, como propone Ulises Ruiz? Mmm, los priistas deberían valorarlo y tomar la decisión pertinente.

Según, el líder de la corriente Democracia Interna tales cambios son necesarios para abrir el camino al PRI rumbo a las elecciones del primero de julio próximo. El Revolucionario Institucional (según el oaxaqueño) “todavía puede ganar”, pero primero requiere de sustituir la inexperiencia por el oficio político.

Le enviamos un mensaje de WhatsApp, pidiéndole mencionar algunos nombres de priistas con “oficio político” con capacidad para darle un giro total a la conducción del partido y de la campaña presidencial para remontar los malos momentos y disputar no el segundo lugar, sino el primero.

Sin embargo, Ruiz Ortiz evadió nombres y solamente contestó: “Se necesita gente con experiencia, (y) que hay mucha, para corregir, enderezar, cambiar todo lo que se tenga que cambiar para ganar; y si se hace, creo que podemos competir y ganar…”

Huidizo como siempre. Evitó dar nombres sobre aquellos priistas con “oficio político” que harían el milagro, o magia, para elevar el puntaje del PRI de modo tal de conservar la Presidencia de la República, y además ganar un buen número de posiciones en el Congreso de la Unión, y en las entidades con elecciones concurrentes.

¿Él mismo sería uno los cuadros con oficio político necesarios en estos momentos para el PRI en la operación política electoral? ¿Será que Ruiz Ortiz alza la mano para ser considerado en la estructura electoral de la campaña presidencial? ¿En el cuarto de guerra? ¿En las secretarías de Elecciones u Organización Electoral del CEN priista?

¿O quiere ser el presidente del PRI nacional?

Pues no estaría mal asignarle una tareita y darle la responsabilidad de ganar. A ver qué tanto sus chicharrones truenan. Eso sí, en la praxis priista el jefe político seguirá siendo Enrique Peña Nieto.

Lo que sí, es que quién sabe cómo con una renovación en el PRI nacional y en la coordinación de la campaña presidencial, se puedan “recomponer los errores que se cometieron en la selección interna de candidatos” al resto de los cargos de elección popular: Senadurías y diputaciones federales. Además, de los cargos locales.

Errores, según el punto de vista de Ruiz Ortiz.

¿Cómo? ¿Sustituyendo candidatos? ¿Poniendo como candidatos de la coalición “Todos por México” a los priistas que se fueron a la coalición “Por México al Frente”? Ya no se puede, quedaron impedidos por ley.

¿Cómo? ¿Negociando candidaturas locales?

Sería interesante que Ruiz Ortiz explique detalladamente los cómos; incluido el cómo dejará de pelearse con José Murat Casab, también ex gobernador de Oaxaca.

Vía mensajito de WhatsApp, Ruiz Ortiz aseguró: “No hay lío”. ¿Y los agarrones en Twitter, pues?

En fin, a ver qué pasa. Por lo pronto el PRI sigue sin repuntar.

¿PREGUNTA?

¿Por qué en los comunicados de los candidatos de la coalición “Todos por México” al Senado y a las diputaciones federales, no mencionan el nombre del candidato presidencial, José Antonio Meade?

Claro, con sus excepciones.

En cambio, los abanderados de la coalición “Juntos Haremos Historia” en un mismo comunicado mencionan reiteradamente el nombre de su abanderado presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: BTU*