Si aflojan, luego vendrá el retroceso electoral

En la hipótesis de que el PRI, el PAN y el PRD, pero sobre todo el PRI aflojen y avalen la reforma energética del presidente Andrés Manuel López Obrador se echarán la soga al cuello electoralmente y luego vendrá el retroceso electivo. 

Y en ello el Revolucionario Institucional juega un papel determinante porque para el aval de dicha reforma Morena necesita completar la mayoría calificada con votos de diputados priistas, porque Acción Nacional jamás se los daría. 

Y el PAN y el PRD sí se ven firmes en su alianza electoral, principalmente para las elecciones presidenciales 2024. Para los comicios locales 2022 y 2023 para la renovación de gubernaturas en seis y dos entidades, respectivamente, parece no importarles la alianza. 

Por ejemplo, recientemente Jesús Zambrano Grijalva, en una gira por Oaxaca, anunció que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) irá solo en la contienda electoral para la gubernatura porque no hay condiciones para la alianza tripartita en la entidad.  

En fin. Aflojar en la aprobación en la reforma eléctrica en sus términos (y quién sabe si también con modificaciones) ensancharía de algún modo la oportunidad de Morena para usar las bondades de las acciones gubernamentales para incrementar su clientela electoral.  

Pero además le tomaría la medida a la oposición para el retroceso electoral con la reforma electoral mediante la cual la “4T” pretende desaparecer las instituciones que han sido pilares en la democracia mexicana: El Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).  

O por lo menos hacer cambios al modelo para quitar de un plumazo a las personas que actualmente ocupan consejerías y magistraturas electorales, empezando por los órganos centrales del Instituto y del Tribunal. Morena trae hasta ansiedad por quitar a Lorenzo Córdova Vianello de la presidencia del Consejo General del INE. 

Imagínense que México retroceda a los tiempos en que el Secretario de Gobernación presidía la Comisión Electoral. O sea, el Presidente de la República tenía un representante mediante el cual tomaba las grandes decisiones electorales; además el partido mayoritario contaba con el mayor número de representantes ante el órgano electoral. 

Así que el control de las elecciones la tenía el partido dominante a través del Presidente de la República en turno; o viceversa, como quiera verse. La oposición no contaba, más que como partidos satélites resignados a tener solamente unas cuantas posiciones legislativas.  

¿A esos tiempos se quiere regresar? 

Quizá sea exagerado en la forma, pero en el fondo esa parece la intención de Morena, partido que siempre amenaza a las instituciones electorales cuando las resoluciones le desfavorecen; incluso, olvidando que por el INE tiene el registro como partido político. 

Si mal no recordamos, en su proceso de constitución Morena tuvo ciertas inconsistencias, las cuales el Instituto perdonó o dio oportunidad de regularización. 

Para la reforma electoral, anunciada reiteradamente por Morena y su jefe político, es necesaria la mayoría calificada en cuanto hace a las disposiciones constitucionales en materia electoral a modificar, y el partido en el poder no la tiene; entonces necesita de votos de la oposición para aprobarla. 

Por eso, si la oposición afloja en la reforma eléctrica, es medida tomada para la reforma electoral a menos de que algunas de las modificaciones a la primera se efectúen a cambio de concretar propuestas de la oposición en la segunda. 

DOS BOCAS 

A pesar de la reforma laboral, que era una exigencia para la firma del TLCAN, en México se siguen viendo inequidades en la materia; por decirlo de algún modo, porque cuando ocurren pleitos sindicales del tamaño del ocurrido en la Refinería de Dos Bocas, el fondo es el negocio económico. 

Y si bien puede ser un conflicto estrictamente entre dos sindicatos, qué mal que haya sido precisamente respecto del contrato colectivo de trabajo de una de las magnas obras de la actual administración federal. 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: PRI*