¿Refundación del PRI?

Hasta que están despertando de su letargo los priistas. Miembros del longevo partido ayer anunciaron la constitución de la corriente crítica “Plataforma para la refundación del PRI”, la cual busca por los menos cuatro objetivos inmediatos, según se dijo: 

Uno: Dirigentes nacionales de tiempo completo 

Dos: Erradicar la corrupción interna. 

Tres: Evitar la entrega del Revolucionario Institucional al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. 

Cuatro: Triunfos electorales. 

Ya era hora en que, además de Ulises Ruiz Ortiz, más priistas alzaran la voz para ponerle un alto a la dirigencia nacional encabezada por Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito”), quien (es obvio) solamente representa intereses de la cúpula priista que lo puso. 

Ahora, Fernando Lerdo de Tejada anuncia la acción de priistas agrupados en la corriente “Plataforma para la refundación del PRI”, la cual plantea la renuncia de los miembros de la dirigencia nacional del partido que asumirán una diputación federal a fin de contar con una dirigencia de tiempo completo. 

Como debe de ser. Porque aunque “Alito” asegure tener todo el tiempo del mundo para desempeñar tanto su papel como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del partido como el de diputado federal, lo cierto es que ambos cargos requieren tiempo completo y toda la atención. 

Siempre y cuando Moreno Cárdenas quiera devolverle la competitividad al PRI o, por lo menos, frenar las derrotas del partido, el cual solamente gobernará en cuatro entidades federativas Coahuila, Oaxaca, Hidalgo y Estado de México; esto a partir de los resultados de las respectivas elecciones locales del pasado seis de julio.  

Ah, ya nada más como en la canción de “Los diez perritos”, pues “ya nada más le quedan cuatro.” Y el pronóstico de casas encuestadoras es que en 2022 perderá las gubernaturas de Oaxaca e Hidalgo. 

¡Oaxaca! Ahí donde los mismos priistas, entre broma y enojo, dicen que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa es más morenista que los militantes de Morena.  

Con casos como el anterior será muy difícil evitar que AMLO se apodere del PRI. Incluso, es un secreto a voces que “Alito” fue puesto en la dirigencia nacional priista para mantener control del Revolucionario Institucional a gusto del tabasqueño. 

Aunque en corrillos priistas dicen que Moreno Cárdenas no se irá del PRI, que él salió fortalecido de las elecciones concurrentes del pasado seis de julio, entonces él tiene la estructura representada por las 70 diputaciones federales obtenidas por el partido. 

Algo discutible, porque varias de dichas posiciones fueron puestas por gobernadores o liderazgos fácticos priistas.  

ESTRATEGIA DE INCLUSIÓN  

Sin embargo, la nueva corriente “Plataforma por refundación del PRI” tiene razón al pedir la renuncia de “Alito” y de la de la secretaria general, Carolina Viggiano, quienes en septiembre asumirán como diputados federales. 

¿Y si no? La disidencia ya tomará las acciones pertinentes. 

Lo que sí, la dirigencia representada por Moreno Cárdenas debería aportarle a una estrategia de inclusión de expresiones, corrientes y toda voz disidente, como un primer paso en la refundación del Revolucionario Institucional que demanda el priismo. 

¿Qué no hay lugares? Sí los hay. Estatutariamente el PRI cuenta con una diversidad de órganos de dirección y colegiados, tanto en el ámbito nacional como local. Y si no los hubiera, entonces “Alito” debe ingeniárselas para crear, por ejemplo, comisiones para activar el priismo. 

¿REFUNDACIÓN? 

Desde la primera gran derrota del PRI en la elección presidencial de 2000, priistas han pretendido la refundación de este partido y nada más no se ha dado.  

No pudieron construirla a lo largo de los dos sexenios panistas. 

En 2012 el Revolucionario Institucional recuperó la Presidencia de México, pero sin haber cambiado en el fondo; continuó con sus mismas prácticas. Ni siquiera dejó de regirse por las decisiones del “jefe político”. 

Y Enrique Peña Nieto si bien le dio la gloria al PRI de regresar a la Presidencia de la República, como mandatario y como “jefe político” lo llevó a la peor de las debacles en 2018. 

Ahora, tras las elecciones concurrentes 2021, en que no gana una sola gubernatura de las 15 en juego, otra vez se vuelve hablar de refundación. 

¿Habrá refundación del PRI?  

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: foto en portada: @ferlermx*