¿Quiénes se perfilan al Senado por Oaxaca?

Hay encuestas cuyo resultado da ventaja arrasadora a Morena en el Sur Sureste del país. Pero hay encuestas donde la ventaja favorece a candidatos de otros partidos políticos o de coaliciones distintas a la de “Juntos Haremos Historia”; en ambos casos hablamos de las elecciones de legisladores al Congreso de la Unión.

Así que todo estudio demoscópico debemos tomarlo con las reservas pertinentes, considerando además lo dicho por expertos de que “(Las encuestas) sirven para contar una crónica, sirven para apostar, sirven para invertir, sirven para entender a México, para diseñar una estrategia; para todo, menos para pronosticar…”

Eso según se dijo en una reunión de encuestadores organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE) hace una semana. No obstante, las encuestas traen datos importantes, muy útiles precisamente para diseñar estrategias electorales por parte de los punteros para apretar el paso de modo tal de volverse inalcanzables, o para quienes vienen a la zaga para redoblar esfuerzos.

En ese contexto, les platicamos datos de un Estudio de Opinión sobre las Preferencias Electorales para Senadores de la República por el Estado de Oaxaca, realizado por el Instituto de Estudios de Investigación en Ciencias Políticas y Gobernanza A.C.; solo datos pues no tenemos el estudio completo.

Dicho estudio, de fecha 3 de junio del 2018, arroja una preferencia del 37.28% para los candidatos de las dos fórmulas de la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM-Panal), Raúl Bolaños Cacho Cué y Sofía Castro Ríos; de 33.12% para las fórmulas de la alianza “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), Susana Harp y Salomón Jara Cruz; y de 15.84% para las de la coalición “Por México al Frente” (PAN-PRD-PC), Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva y Perla Woolrich Fernández.

 

senadores_1.jpg

Eso en cuanto a preferencia bruta. La preferencia neta en ese mismo orden se sitúa en: 43.23%, 38.40% y 18.37%. En la primera 8.84% conforma el universo de indecisos, y el 5.28% dijo que ninguno.

senadores_2.jpg

Si tales resultados reflejan la aproximación, rompería el escenario donde en todo el Sur Sureste mexicano ganarían las candidatas y los candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia”, pues el triunfo sería para la alianza “Todos por México”; o sea, entrarían las dos fórmulas de ésta, la primera encabezada por Raúl Bolaños y la segunda, por Sofía Castro. ¿Será?

Es probable, cuando en la coalición “Juntos Haremos Historia” en el estado de Oaxaca no andan tan bien las cosas como a veces las presumen, sobre todo en Morena, cuyos cuadros y militantes todavía andan molestos por la designación de candidaturas; incluyendo, los puestos locales. Tan es así que a estas alturas se andan agarrando del chongo en los tribunales electorales.

Hay quienes traen tremando enojo con Salomón Jara, a quien responsabilizan del reparto de candidaturas y demás líos, porque también ostentó la representación nacional de Morena en la entidad oaxaqueña. En fin.

Hay un dato interesante y bastante creíble. Tanto en la preferencia bruta como en la preferencia neta, la inclinación de los electores hacia Morena es lo que beneficia a Susana Harp y a Salomón Jara; el partido les da por sí mismo más del 20%. Y ambos candidatos aportan juntos un 11%; Susana más que él: 6 y fracción.

Tales cifras indican que la fuerza de las candidaturas al Senado de la coalición “Juntos Haremos Historia” radica en Morena. En base a este indicador quizá pueda decirse que todo se lo deben a la presencia de Andrés Manuel López Obrador, quien en Oaxaca ha conformado uno de sus bastiones electorales. ¡Y la entidad era priista!

Claro, Morena le da la fuerza a Susana Harp y a Salomón Jara, pues ambos candidatos si bien son conocidos, carecen de la aceptación ciudadana para representarla en el Congreso de la Unión. Juntos o separados postulados por otro partido político o coalición no levantarían.

Otro dato interesante: El PRI le da la fuerza a las dos fórmulas de candidatos al Senado de la coalición “Todos por México”. En preferencia neta el partido les da el 19.67%, y en preferencia bruta, el 16.96%. Mientras los candidatos juntos aportan alrededor del 20%, aportando más Raúl Bolaños Cacho que Sofía Castro en un margen de entre el 3 y 4%.

O sea que, según se lee en esos datos, los electores se inclinarían más por la persona, que por los partidos que conforman la coalición “Todos por México”. Sin embargo, el PRI sigue conservando cierto voto duro. Veremos qué resulta del día de la jornada electoral.

Respecto de la coalición “Por México al Frente”, los candidatos juntos aportarían entre un 4 y 5%, mientras que los partidos que conforman la coalición son los que más aportan, sobre todo el PAN. Ups.

No es para alarmar al PRD, pero sí para que arme una estrategia para redoblar el paso rumbo a las elecciones del primero de julio próximo en el estado de Oaxaca.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: Senado de la República*