¿Quién mece la cuna en contra de Alejandro Murat?

En Oaxaca la mayoría de sus habitantes cuentan los minutos para que ya se vaya Gabino Cué Monteagudo, esperando se acabe el caos en la entidad. Sin embargo, el cambio de gobernador parece llegar acompañado de un terrible escenario de desestabilización.

De entrada, la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunció movilizaciones para el 30 de noviembre y primero de diciembre en el marco de la sesión solemne de la LXIII Legislatura local en la cual el priista Alejandro Ismael Murat Hinojosa rendirá protesta como Gobernador Constitucional de Oaxaca.

Las movilizaciones comprenden acciones como las siguientes: Bloqueos carreteros en las ocho regiones oaxaqueñas y la “toma” de edificios públicos como el Congreso del Estado, Ciudad Judicial, Ciudad Administrativa y el mismo Palacio de Gobierno (en éstas dos últimas sedes despacha el titular del Ejecutivo, aunque en Palacio solamente ocupa una parte, pues en el resto funciona un museo).

La sede del Congreso del Estado ha sido resguardada tanto por elementos de los cuerpos de seguridad pública como por los acomedidos transportistas adheridos a la CTM, para garantizar la asunción constitucional de Alejandro Murat, quien, incluso, puede rendir protesta en un recinto alterno previamente aprobado por los diputados locales.

Así que nada impedirá que Alejando Murat asuma la gubernatura de Oaxaca, aún y cuando el primero de diciembre haya marchas, plantones, bloqueos carreteros y cierre de calles en la capital de la entidad, etc.

Oaxaca no puede ni debe quedarse sin gobernador… bueno, aunque con la experiencia del coalicionista Gabino Cué Monteagudo, es como si no lo hubiera habido.

La pregunta es si Alejandro Murat una vez asumido el cargo, ¿hará valer el Estado de Derecho para poner orden en Oaxaca? ¿O cederá a las presiones? Y no solo magisteriales, sino de diversos grupos políticos y “organizaciones sociales” que también amenazan con estrenar al próximo mandatario con movilizaciones.

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

En noticieros radiofónicos, Alejandro Murat adelantó que gobernará prácticamente de la mano con los maestros de la Sección 22 de la CNTE. “El garrote no es la solución”, dijo y prometió “ganar la confianza” de los mentores. Mmm, ¿cómo?

¿Ofreciendo dinero y todo tipo de privilegios a determinados líderes magisteriales para calmar a las bases, como solían hacerlo ex gobernadores? (Priistas y hasta Cué antes del obligado golpe de timón en materia educativa).

¿No aplicando en Oaxaca la reforma educativa?

La verdad, no vemos cómo.

Alejandro Murat seguramente debe tener un plan para convencer a la Sección 22 de dimitir de las movilizaciones, que tanto han dañado la economía y el desarrollo de Oaxaca; una entidad pobre y, sin embargo, botín de gobernadores.

Al priista le esperan no solamente los maestros, sino infinidad de “organizaciones sociales” cuyo modus vivendi es lucrar con la pobreza de pueblos y comunidades oaxaqueña, alentadas por los propios programas del Gobierno Federal; y en cada evento político ven la oportunidad de sacar tajada.

No es casualidad entonces la proliferación de manifestaciones en el marco de la asunción de Alejandro Murat; lo están midiendo, máxime cuando desconoce las entrañas de Oaxaca, y una campaña electoral no basta para conocerlas.

¿QUIÉN MECE LA CUNA?

Además de lo anteriormente señalado, ¿qué lectura tiene el resurgimiento de la movilización de la Sección 22 de la CNTE justo cuando Alejandro Murat rendirá protesta como Gobernador Constitucional de Oaxaca? Elija usted, querido lector, querida lectora:

  • Es una justa lucha magisterial.
  • Es un plan orquestado por sus enemigos al interior del PRI. Habrá que recordar que los dos últimos gobernadores priistas (José Murat y Ulises Ruiz) tenían grupos en la Sección 22: “Los pelones” y “los pozoleros”. ¿Será la rivalidad entre ambos ex mandatarios el motivo de la amenaza de movilización el primero de diciembre? Sin embargo, según dicen, “pelones” y “pozoleros” caminaron juntos en el último trecho.
  • Entonces, ¿es un plan impulsado por funcionarios salientes con el propósito de negociar impunidad?
  • ¿O se trata de un movimiento auténtico que solamente aprovecha la circunstancia política para mostrar músculo y conseguir respuesta a sus demandas?
  • Como sea, la “casualidad” del acuerdo de la Sección 22 de realizar movilizaciones el día 30 de noviembre y el primero de diciembre, huele a gato encerrado.

Y la gravedad del caso, no es cualquier riesgo para la carrera política de Alejandro Murat, sino la paz, estabilidad y desarrollo económico de Oaxaca.

LA “ORGÍA DE AMBICIÓN”

Grave la situación del gobernador saliente en Oaxaca: Gabino Cué Monteagudo. Tan grave que a horas de concluir su mandato, el diputado federal José Antonio Estefan Garfias dijo: “Una orgía de ambición descompuso al gobierno de mi amigo Gabino Cué”…. “Yo creo que Gabino como tal hubiera deseado tener un gobierno que fuera reconocido, se presentaron muchas circunstancias, se cometieron errores, se tuvieron omisiones y desde luego, una variable de corrupción generalizada en muchas de las dependencias”. (Nota publicada en el diario Tiempo de Oaxaca).

¿Qué tal? ¿Estefan y Cué siguen siendo amigos? Lo eran, sin duda. El mandatario saliente respaldó contra viento y marea la postulación de “Pepe Toño”como candidato a gobernador por la coalición PRD-PAN en el pasado proceso electoral. Pero los resultados le fueron adversos; le ganó Alejandro Murat.

Y le ganó porque la izquierda se dividió… Más bien, la dividieron.

En fin, ¿qué sabe Estefan del gobierno de Cué? ¿O respiró por la herida? Según dicen, Gabino al final habría dejado solo a “Pepe Toño”, situación atribuida a tres factores:

Una: La “vocación democrática” del mandatario saliente.

Dos: Traición para salvar el “pellejo” porque los priistas ya habían detectado el saqueo de la administración gabinista.

Tres: Estefan se vio obligado a salvarse así mismo.

rosyrama@hotmail.com