¿Qué pasa en Morena-Oaxaca?

En Oaxaca, una de las entidades favoritas del presidente Andrés Manuel López Obrador, algo no anda bien en Morena, su partido político; con registro nacional desde el 2014 por resolución del Instituto Nacional Electoral (INE). 

AMLO se encuentra bien posicionado en la entidad oaxaqueña; en promedio anda arañando el 70% de aprobación, después de Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas, Aguascalientes y Durango; las seis entidades federativas donde este año renuevan gubernatura. 

La alta aprobación de Andrés Manuel en Oaxaca, coloca a Morena en una altísima probabilidad de ganar las elecciones a la gubernatura de junio próximo; incluso, tres a uno frente al partido gobernante en la entidad: El Revolucionario Institucional (PRI). 

Y para ser entidad favorita de AMLO, es como para que en Morena todo caminara como miel sobre hojuelas, empezando por la organización intra-partidaria y la unidad entre morenistas; de manera firme rumbo a los comicios para renovar titular del Ejecutivo estatal. 

Sin embargo, la militancia morenista oaxaqueña se está despedazando, por lo menos mediáticamente y en redes sociales. Las personas “protagonistas del cambio verdadero” –así llama Morena a sus militantes en su Estatuto-- vienen protagonizando una cruenta lucha por la candidatura a la gubernatura de Oaxaca. 

Por un lado, está el grupo de Susana Harp Iturribarría, quien sigue dando la batalla jurídica por conseguir la candidatura de Morena a la gubernatura. Por el otro, se encuentra el grupo de Salomón Jara Cruz, quien ganó las encuestas internas y adquirió el rango de precandidato; proceso cuestionado por ella, desde el nombramiento como Coordinador de los Comités de Defensa de la “4-T” hasta la determinación del género de la candidatura. 

Por cierto, los operadores jurídicos de ambos están dando una gran batalla, la cual tiene expectante al círculo político oaxaqueño. Y muy probablemente al morenismo de otras entidades donde tampoco marchan bien las cosas rumbos a la respectiva sucesión gubernamental, pues el desenlace de una puede impactar en otra. Aunque no es la regla.  

Pero más allá de la batalla jurídica, se percibe una cruenta lucha mediática y en redes, que refleja una severa división morenista. Son sus seguidores, sus grupos, porque a Salomón Jara y a Susana Harp se les observa mesurados, aunque la senadora retomó de manera directa cierto activismo. 

Ello a partir de la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en que ordena al Tribunal Local emitir una nueva resolución sobre una demanda de la senadora y resolver sus planteamientos con perspectiva de género. 

Quién sabe si ya lo tenía previsto antes de la sentencia de la Sala Superior o lo planeó después de la misma, pero este fin de semana estuvo presente en un foro sobre la reforma eléctrica, en la capital oaxaqueña. ¿Será estrategia para posicionarse en la esperanza de que los tribunales electorales resuelvan a su favor? 

En la guerra y en el amor todo se vale. Y las elecciones son la guerra. En este caso, la elección interna misma para la postulación de la candidatura de Morena a la gubernatura de Oaxaca, donde la fuerza de este partido político radica, no en Susana Harp, no en Salomón Jara, sino en AMLO, quien, con su fuerte presencia, ha ganado para su partido prácticamente todos los espacios políticos, solo le falta del Ejecutivo local y parte de los municipios partidistas. 

Qué lástima que en una entidad favorita de AMLO, Morena se encuentre tan desunido, tan confrontado, sin que alguien ponga un “estate quieto” a los grupos internos.  

Por cierto, ¿cuál sería el motivo de la reciente reunión entre el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández y Salomón Jara? Éste la presumió en redes sociales. 

Para variar, en pleno proceso electoral para la renovación de la gubernatura, Morena-Oaxaca no tiene titular de la presidencia del Comité Estatal. Lo era Sesul Bolaño López, pero el cargo quedó acéfalo cuando el año pasado se convirtió en diputado local plurinominal. 

Sin timón, y sin que nadie haga operación cicatriz. ¿O ya lo intentó el presidente de Morena nacional, Mario Delgado Carrillo? 

ENCUENTRO ENTRE SALOMÓN Y SUSANA HARP 

A propósito de operación cicatriz, trascendió que Salomón Jara y Susana Harp sostuvieron un encuentro convocado por él.  

Habría ocurrido antes de la sentencia de la Sala Superior, citada párrafos arriba.  

Encuentro en el cual habrían platicado sobre la candidatura a la gubernatura de Oaxaca, ambos, quizá, argumentando su derecho: Él, por haber ganado las encuestas y por toda una vida en la izquierda oaxaqueña, trabajo en comunidades, etc.; ella, porque una de las encuestas reflejó la preferencia de mujer, y pelea la paridad sustantiva.  

Hasta donde se sabe, Salomón Jara le habría propuesto a Susana Harp sumarse al proyecto que él encabeza rumbo a la gubernatura de Oaxaca. Eso sí, quién sabe cuáles fueron los ofrecimientos concretos a cambio. Pero ella se mantuvo firme en continuar en su ruta jurídica. 

SIMILITUD 

Es tal el pleito entre morenistas oaxaqueños, que hasta parece que la contienda por la gubernatura no es Morena contra otro partido político, sino entre grupos morenistas. Y evoca aquella época en que era PRI contra PRI, con el resultado final de la derrota priista en 2010. 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*