¿Qué dicen las convocatorias de Morena para las gubernaturas 2022?

Pues Morena ya emitió las tan esperadas convocatorias para la selección interna de las candidaturas a las gubernaturas de las seis entidades federativas donde habrá elecciones en 2022: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.  

Una convocatoria por entidad. Pero prácticamente son muy similares en el contenido de las bases, requisitos, plazos y demás disposiciones, con algunas particularidades según la legislación de cada uno de los seis estados. En general no tienen la gran pauta para una selección excepcionalmente democrática, transparente y pulcra. 

Más bien parece bastante discrecional y subjetiva en ciertos procedimientos o decisiones; plazos cortos o largos según el caso. Y al final la gran decisión se tomará en base a encuesta, a cuyos datos nadie podrá tener acceso más que los órganos competentes. Vaya, se disfraza bien eso que en el argot común se conoce como “dedazo”.  

Aunque los morenistas aseguran que dicha práctica no ocurre en el Movimiento, que el jefe político (Andrés Manuel López Obrador) es muy respetuoso: La candidatura la obtiene la persona que resulta mejor posicionada, pero si la situación se pone color de hormiga entonces el líder moral da manotazo tomando la decisión y punto. 

Ah. 

Como sea, con la emisión de las convocatorias arranca la verdadera batalla electoral que librará Morena en las seis entidades: La selección interna. Quien resulte el candidato o la candidata, seguro será el próximo gobernador o la próxima gobernadora.  

Salvo que Morena se haga añicos en dicha selección, porque el candidato o la candidata tenga demasiados negativos aun cuando la encuesta salga en el mejor nivel de posicionamiento. Porque una cosa es conocer a la persona (de vista o de oídas) y otra cosa es tener la intención de votar por ésta como candidata del Movimiento o de la coalición. 

 Por cierto, ese es un punto fino que puede echar abajo la aspiración de “protagonistas del cambio verdadero” (así le llama Morena a sus militantes), pues en alianza puede ir cualquier aspirante, orgánico o militante de alguno de los partidos aliados. 

La base establece: “La definición final de la candidatura de Morena, y en consecuencia el registro, estará sujeto a lo establecido en el convenio de coalición, alianza partidaria o candidatura común con otros partidos político con registro, cumpliendo la paridad de género y las disposiciones legales conducentes”.  

Ese ejemplo es sobre la convocatoria de Oaxaca. Pero prácticamente es igual para los seis estados (aunque no se confíen, revisen bien la correspondiente a cada entidad porque, incluso, en el curso del proceso interno puede haber cambios según advierte el propio documento). 

Ah, y si piensan que en dos semanas se sabrá quién es el candidato o la candidata, pues pueden agarrar un cómodo asiento y sentarse a esperar, a menos de que el registro sea único… o más bien, los órganos competentes determinen único registro. Algo así como la candidatura de unidad priista. 

Pero de entrada, todas aquella persona interesada (sea o no militante de Morena) puede inscribirse desde ya (y dentro del plazo establecido en la convocatoria) para participar en la selección interna de la candidatura, la cual pasa por diversos filtros. De entrada los órganos competentes de Morena evaluarán perfiles y determinarán quiénes continúan en las siguientes etapas. 

O sea, ¿no solamente revisarán el cumplimiento de requisitos constitucionales, legales y estatutarios, sino el perfil ad hoc con la “izquierda”, con los “principios” de Morena y con el proyecto de nación del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador? Eso no lo dicen expresamente las convocatorias, pero se infiere.  

Lo que sí está en chino es cómo algunas personas aspirantes podrán acreditar el “modo honesto de vivir”. Claro, legalmente lo pueden hacer presentando una carta de no antecedentes penales, comprobando no haber cometido violencia política en razón de género u otra falta cuya sanción sea vetar derechos político-electorales. 

Pero ¿socialmente? La reputación de algunas personas aspirantes es algo cuestionable. Claro, ello no es impedimento legal. Basta con que cumplan lo jurídicamente exigido y, tan-tan, tienen el pase para continuar en las siguientes etapas del procedimiento interno. 

Y si creen que nada más pueden participar las personas radicadas en la entidad, pues fíjense que no; la convocatoria da oportunidad a personas de la comunidad migrante, la residente en el extranjero. Así que vayan midiéndole el agua a los camotes quienes ya se creen con la candidatura en la bolsa por el simple transcurso del tiempo o su estadía en el territorio.  

Ni siquiera tienen todavía la calidad legal de aspirantes o de precandidatura y ya se subieron en un ladrillo tamaño muro fronterizo, cuando ahora más que nunca necesitan bajarse a ras de suelo, interactuar con la ciudadanía, mostrar sencillez y disposición al diálogo.  

(Mmm… aunque en el caso de la oportunidad a la comunidad migrante, quizá deba checarse si la disposición morenista no choca con requisitos constitucionales en cuanto a la residencia efectiva. Pero quizá toda oportunidad prospere invocando el principio pro-persona). 

Las convocatorias traen un filtro bastante discrecional, pues el Consejo Nacional de Morena y del respectivo Consejo Estatal podrán hacer hasta dos propuestas de hombres y dos de mujeres, o de otra expresión de género, para la candidatura a la gubernatura.  

¿Estará entre estas cuatro propuestas la buena

A propósito de número, que si no sale única candidatura o candidatura única o como se llame esta figura en Morena, podrán ser hasta cuatro precandidaturas, según se entiende. 

En fin, por lo pronto pueden registrarse todos y todas las personas que así lo deseen cumpliendo los requisitos. Conociendo a los morenos (muchos tienen la escuela tribal perredista) quizá lluevan por cientos los registros o por lo menos en docenas. Es una forma de hacer presión.  

Vayan agarrando un buen asiento cómodo, porque Morena dará a conocer la lista de registros aprobados hasta la primera semana de febrero y la decisión final la puede tomar hasta mediados de marzo. Así lo prevé la convocatoria. 

Ah, y solo en caso de aprobarse más de un registro, aplicará la encuesta. Eso según el documento, porque en el mundo fáctico ocurrirán otras cosas. 

CANDIDATURA DE GÉNERO 

Pues nada está dicho al respecto. Cuando menos en la convocatoria para Oaxaca, pero prácticamente es similar en las seis entidades federativas.  

El documento solamente dice que se “permitirá” (ja, como si fuera un favor) la participación y registro igualitario, facultando a la Comisión Nacional de Elecciones para tomar las medidas necesarias para garantizar la postulación final paritaria (según la entidad). 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*