Pusieron en riesgo la estabilidad nacional

Los maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) siempre se manifestarán en contra de todo lo que huela a PRI; por lo menos hasta el momento. Y lo saben los coordinadores de campaña del candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición “Todos por México”.

Y vaya si lo saben. Aurelio Nuño Mayer salió de la Secretaría de Educación Pública para ir como su coordinador general. La responsable regional, Beatriz Paredes Rangel, no es neófita en campañas. Y el coordinador estatal, Alejandro Avilés Álvarez, siempre ha sido operador político y trató con dicha gremial cuando a principios del sexenio del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, fungió como Secretario General de Gobierno.

Entonces ¿por qué el sábado pasado se les salió de control el escenario de la gira de Meade en Puerto Escondido, Oaxaca?

 Ciertamente, afiliados a la Sección 22 de la CNTE llegaron a inmediaciones de la explana de la Agencia Municipal para protestar por la presencia de Meade. Hubo lanzamiento de piedras y descalabrados. Tal y como ha ocurrido en otros eventos donde se paran priistas y se manifiestan maestros.

Con ese antecedente cualquiera diría que los “trabajadores de la educación” agredieron a militantes del PRI, del PVEM y del Panal; todos seguidores de Meade. Pero… resulta que Puerto Escondido es territorio de Fredy Gil Pineda Gopar, presidente municipal de San Pedro Mixtepec (con aspiraciones a reelegirse), en cuya trayectoria se cuenta la práctica del porrismo y la violencia.

Y esa imagen echó por la borda lo que en un principio funcionó muy bien a los estrategas priistas: Victimizar a Meade. Incluso, vinculando mediáticamente a los belicosos maestros con el candidato presidencial de la coalición opositora “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), Andrés Manuel López Obrador.

Bueno, tampoco están diciendo mentiras. La Sección 22 de la CNTE abiertamente ha manifestado su respaldo a AMLO, siempre. Pero de eso a que los maestros hayan empezado la gresca, hay mucha diferencia. Claro, tampoco se descarta conociendo la pasión política de la gremial.

Sin embargo, hay dudas. Porque también violento es el modus operandi de los seguidores de Fredy Gil. Y si ellos fueron los primeros en agredir a los maestros, flaco favor le hicieron entonces a Meade, al PRI y a la coalición “Todos por México”. No solo porque al responder a la manifestación de los mentores, desataron la ira de estos y provocaron una batalla campal, sino porque pusieron en riego al candidato y la misma estabilidad nacional.

Afortunadamente no pasó a mayores. ¿Pero y qué tal si hubiere resultado saldo rojo? Con un muertito bastaba para terminar con las aspiraciones de Meade y el denso esfuerzo del Jefe Político del priismo nacional por sacar adelante la campaña presidencial. Claro, del jefe, porque los priistas no terminan de ponerse la camiseta en ningún ámbito.

Dirán, como ya se anda diciendo, que Meade tiene al enemigo en casa. Y en Oaxaca vincularán el hecho al coordinador estatal de campaña, Alejandro Avilés, porque no pudo, o no quiso, controlar a Fredy Gil, con quien ha hecho equipo desde hace buen rato. Juntos fueron diputados de la pasada LXII Legislatura Local.

Por cierto, fue la Legislatura donde hasta gases lacrimógenos hubo cuando el pleno intentaba aprobar la reforma electoral local para las elecciones de gobernador de 2016; reforma que terminó bifurcada: La fracción parlamentaria priista aprobó una, y los diputados afines al entonces mandatario Gabino Cué, aprobaron otra.

Y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la declaró inconstitucional por tanto cochinero. Bueno, los ministros dijeron “desaseo”.

En fin, retomando el tema. Alejandro Avilés y Fredy Gil han hecho equipo. ¿Qué pasó el sábado? ¿El munícipe no le obedeció? ¿O también a Gopar se le salieron de control los seguidores? No sería la primera vez. Ya en febrero del año pasado, habitantes de Puerto Escondido lo responsabilizaron de un enfrentamiento entre lugareños. ¿O fueron los maestros quienes empezaron la gresca?

La campaña presidencial no es un juego, ni cosa menor. En serio, imagínense un muerto como resultado de la gresca del sábado pasado, sobre todo si hubiese sido del lado contrario. No solo Puerto Escondido, sino el país entero, se hubiera convertido en otro “Nochixtlán”, y desde ese momento el PRI se hubiese desplomado por debajo de “El Bronco”, quien lleva como el 2% en la preferencia electoral.

Y si el muertito hubiese resultado de la coalición “Todos por México”, priistas, verdes y panalistas, estarían pidiendo la renuncia de AMLO como candidato presidencial.

En ningún escenario, de ningún modo, la estabilidad del país estaría nada bien.

Como operador político y como coordinador de campaña, Avilés sabe bien (además) que la costa oaxaqueña es prácticamente morenista. Entonces, ¿por qué lo llevó a Puerto Escondido?

Sí, está bien, tampoco Meade puede andarse escondiendo de los maestros de la Sección 22 de la CNTE, ni estos son los dueños de Oaxaca, pero los coordinadores no tomaron todas las precauciones; incluidas las medidas preventivas en torno a la gente de Fredy Gil.

Tanto descuido solo abona a los comentarios adversos en el mismo priismo local: Que en Oaxaca no importan las elecciones federales, solamente las locales. Y aquí vuelve a resaltar el nombre de Alejandro Avilés: Que como él va en la segunda posición de la lista pluri a las diputaciones locales, qué más le da.

Mejor si pierde el PRI, así tendría el control político-electoral y social de Oaxaca desde el Congreso del Estado como ocurrió en la Legislatura anterior. ¿Y el gobernador? Pues delega el tema porque centra más su atención en la administración pública. Eso dicen.

Con razón desde la coordinación estatal, hasta el mismo PRI local pretenden manejar.

Y si el “enemigo anda en casa”, los candidatos al Senado de la República, Raúl Bolaños Cacho Cué y Sofía Castro Ríos, deberían tomar sus precauciones revisando equipos, el cuarto de guerra, operadores electorales, operadores políticos, etc.

Por cierto, cuentan, que en el cuarto de guerra de los abanderados oaxaqueños al Senado todo mundo se cree general.

Retomando el tema de la gresca: Si los maestros fueron quienes iniciaron el lanzamiento de piedras y toda clase de artefactos, y efectivamente iban en respaldo de AMLO, pues entonces los partidos aliados en la coalición “Todos por México” deben presentar la queja correspondiente ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

No solo por infringir la norma electoral, sino porque también habrían puesto en riesgo la estabilidad nacional.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: PRI*