Pueblo pobre y representantes populares ricos

Diputados federales y Senadores de la República tendrán una muy Feliz Navidad porque en este mes recibirán dinero a manos llenas.

Conforme a una investigación de El Universal (difundida el día primero de diciembre…) cada uno de los 500 diputados federales recibirá “alrededor de 718 mil pesos, de los cuales 357 mil son de lo que se les paga por ley”, más “un bono discrecional, llamado ‘navideño’”, de 361 mil pesos por diputado.

La bolsa de los 357 mil pesos se integraría por: Aguinaldo de 140 mil pesos; dieta mensual de 74 mil pesos; asistencia legislativa de 45 mil pesos; atención ciudadana de 28 mil pesos); apoyo al personal de gestión y aguinaldo de 67 mil pesos, y vales de despensa por 2 mil 780 pesos.

¡Qué tal! Y aún así regatean todo, hasta cuando compran artesanías a los pueblos indígenas pobres y marginados. Claro, habrá sus excepciones.

Y cada senador recibirá 117 mil 400 pesos por dieta mensual; por aguinaldo, 156 mil 533 pesos; y por asistencia legislativa y atención ciudadana reciben 200 mil pesos mensuales. ¡Y son 128 senadores!

Eso hasta donde se alcanza saber, seguramente.

Francamente los ingresos de fin de año tanto de diputados federales como de senadores representan un insulto, un agravio, al pueblo mexicano, mayoritariamente pobre y en pobreza extrema. Claro, los legisladores negarán recibir tales cantidades.

Sin embargo, diputados y diputadas federales, senadores y senadoras, tendrán grandiosas cenas para festejar la Navidad y el Año Nuevo, compuestas de las más exquisitas viandas. ¿Qué les gusta? ¿Caviar? ¿Salmón? ¿Pulpo en su tinta? ¿Langosta? ¿Cangrejo canadiense? ¿Pavo gourmet? ¿Pierna de cerdo mechada? ¿Ensaladas diversas? ¿Quesos finos? ¿Jamón ahumado? Todo acompañado, por supuesto, de los más caros vinos tintos y blancos, champán y whisky.

Algunos disfrutarán las cenas en hoteles de cinco estrellas; otros, en su hogar con su familia. Por cierto, hay legisladores que de la Cámara Baja brincan a la Cámara Alta, y viceversa; hacen un descanso, y vuelven a brincar, de modo tal que ya hasta forman parte del fosilizado inventario del Congreso de la Unión.

Mmm, ¿después del 2018 se terminará tanto brinco? Los diputados federales y senadores electos en ese año, tendrán derecho a reelegirse, entonces ya no les apurará brincar en busca, no de legislar ni de beneficiar al pueblo, sino de la cómoda y millonaria vida legislativa.

Retomando el tema de la cena: Pues mientras diputados y diputadas federales, senadoras y senadores recibirán recursos a manos llenas, lo cual les permitirá vacacionar en lugares exclusivos (dentro o fuera del país), cenas a cuerpo de rey, cambio de guarda-ropa y de auto, etc., la mayoría de los mexicanos apenas podrán disfrutar de una modesta cena y algunos se irán a dormir sin cenar a falta de dinero para comprar por lo menos jamón y pan Bimbo.

¿Esa es la igualdad aludida en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos?

Eso sí, diputados y diputadas federales, senadores y senadoras (con sus honrosas excepciones) andan en comunidades de su respectivo distrito o entidad federativa, según sea el caso, entregando cobijas, conos de huevo, despensitas compuestas con productos de los más baratos, lentes, etc. Y también andan inaugurando obras realizadas “gracias a su gestión”, y hacen caravana con sombrero ajeno, porque todos los recursos salen del mismo pueblo.

El pueblo… esa parte que contribuye con impuestos… es la que paga la dieta, los bonos, los apoyos para la “gestión social” de diputados (as) y senadores (as).

¿Y en serio invertirán el recurso en “gestión social?” Bueno, algunos andan desestabilizando pueblos quien sabe si financiando la generación de conflictos con el mismo dinero del pueblo.

Hasta los que enarbolan la bandera de la defensa de los pobres, le entran a los privilegios. Quizá haya excepciones.

Lo que dijo César Camacho

El coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados Federal, dijo que “las y los diputados recibirán a finales de este año los recursos económicos a los que tienen derecho, ‘aquello que la ley permite’”, y consideró “parcial” la información sobre el dinero que recibirán los legisladores este diciembre.

Ups. Y que conste, la declaración de Camacho está publicada en el sitio de internet de la Cámara de Diputados.

Pregunta: ¿En serio tienen derecho a recibir tanto dinero? ¿Bono navideño y hasta vales de despensa? ¿Aguinaldo como si fueran obreros?

¡Por el amor de Dios!

Lo que dicen los morenistas

Que ninguno de los 36 diputados del grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados Federal recibirá un bono extraordinario con motivo de las fiestas decembrinas. Eso según aseguraron los legisladores Virgilio Caballero Pedraza y Alicia Barrientos Pantoja.

¿En serio? ¿Y cómo podrá comprobarlo el pueblo?

Y en conferencia de prensa dijeron que “solamente lo harán con el aguinaldo correspondiente a 40 días de salario, como cualquier otro trabajador en el país”.

Ups. ¡Se consideran trabajadores asalariados! ¿Trabajan ocho horas diarias? ¿Checan tarjeta?

¡Se pasan!

Y lo que dice Martínez Neri

Y todavía el presidente de la Junta de Coordinación Política, Francisco Martínez Neri (PRD), dice que “la Cámara de Diputados debe ser ejemplo de transparencia”.

Claro, así debiera ser. Sin embargo, ¿los diputados a quién rinden cuentas? Eso de darse “bonos navideños” extra legales, ¿es transparente?