En el PRI ya se andan peleando por la candidatura al Senado

Como dice la popular canción de Naela (Naila): “Me lo contaron ayer, las lenguas de doble filo…” ¿Y qué contaron? Que algunas mujeres priistas andan echando tierra a otras del mismo partido con el ánimo de hacerlas a un lado rumbo al Senado de la República; es decir, para eliminar sus posibilidades a obtener la candidatura.

Eso sucede en casi todas las entidades federativas, pero particularmente en Oaxaca. Es la misma práctica masculina… aunque los hombres se golpean de otro modo; despotrican menos en mesas de café, pero eso sí son implacables con los rivales internos aliándose incluso con los del partido de enfrente.

Se trata de una legisladora federal, la cual hizo un comentario imprudente respecto de la persona de Narcedalia Ramírez Pineda, Directora del Instituto Nacional del Emprendedor (INAES). Dijo algo así como que le había quedado grande el cargo.

Más bien le quedó chico. El perfil de Narcedalia da para un cargo de mayor relevancia. No obstante, desempeña con devoción su función en el INAES, y no desde oficinas centrales, sino anda en las comunidades, de pantalón de mezclilla, botas y la camisa con el logo institucional; anda supervisando los proyectos productivos de las empresas sociales productivas.

(Por cierto, el tema de economía social merece columna a parte porque es vértebra del desarrollo económico del país).

En fin, el comentario de la legisladora evidenció envidia hacia la directora del INAESA. ¿Y qué le envidiará? ¿Su carisma? ¿Su trato amable? ¿Su vocación de servicio? ¿Su disposición de trabajo y de sumar?

Caray, si es tan fácil mostrar actitud igual. ¿Por qué hablar mal? Las habladurías denigran más a las personas que las hacen. Será mejor que piensen en otra forma de disputar la candidatura del PRI al Senado de la República por Oaxaca, donde suenan los nombres de varias priistas para el cargo.

¿Quiénes son? Hasta el momento las siguientes: Precisamente Narcedalia Ramírez Pineda, la diputada federal Mariana Benítez Tiburcio, y las diputadas locales electas María de las Nieves García Fernández y Sofía Castro Ríos, más las que se acumulen. Ah, también quiere la diputada federal Yarith Tannos, quien apenas desempeña su primer cargo de representación popular.

EL MUNDO AL REVÉS

En política el mundo funciona al revés, sobre todo en los partidos políticos. Digan si no. Primero se procede a elegir a los diputados y luego los capacitan sobre temas elementales como, por ejemplo: ¿Qué es el Congreso?, Funciones Parlamentarias, Reformas Constitucionales, Técnica Legislativa y la Agenda Legislativa.

Por lo menos esos temas vieron ayer las y los diputados electos del PRI y del PVEM. Los demás partidos también han procurado “capacitar” a sus próximos legisladores locales. Entrecomillado porque difícilmente aprenderán Constitucional y Técnica Legislativa en una sola sesión aún cuando lleve nombres rimbombantes como “Trabajo de Inducción al Trabajo Parlamentario”.

Claro, algunos de los electos ya fueron diputados (as) locales o federales, o ambos; por lo tanto, tienen conocimientos sobre el procedimiento legislativo, el debate y el trabajo en comisiones. Esperemos no lo olviden como ocurrió con los legisladores salientes, que empezaron con muchas ganas y a la vuelta de un año, trabajaron solo pensando en el siguiente cargo y en cómo aprovechar al máximo los privilegios de la curul. Claro, con sus honrosas excepciones.

Imagínense que los diputados electos les tengan que explicar: ¿Qué es el Congreso? Ups. Suponemos que cuando menos tienen noción de la relevancia del Poder Legislativo, su integración, funcionamiento y atribuciones. A Oaxaca le vendría muy bien que los legisladores dejen de ver al Congreso como la oportunidad de enriquecerse a costa del pueblo, como una “chamba” muy redituable.

¿Técnica Legislativa en una sola sesión?  ¿Y qué aprendieron? Donde no sea aprobar casi todos los dictámenes por obvia y urgente resolución, como en la Legislatura saliente, donde los mismos diputados y las diputadas ni se enteraban qué estaban aprobando, solamente los coordinadores parlamentarios conocían el Orden del Día y a veces ni eso.

Justamente eso pasó cuando las y los diputados de la saliente LXII Legislatura oaxaqueña aprobaron la ley electoral, la cual invalidó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por “desaseo” en el procedimiento legislativo, como bien expresaron algunos ministros. Y lo dijeron con sutileza, pero seguramente ganas les sobró para calificar la acción como un “cochinero”. Por cierto, esa sesión se bifurcó y terminó en medio de gases lacrimógenos. ¿Recuerdan?

Caray, la Legislatura saliente está de colección.

En fin, que llama la atención, tanto en relación al curso impartido a diputadas y diputados electos del PRI y del Verde como en torno a los impartidos por otros partidos a sus próximos legisladores, el tema “Agenda Legislativa”.

¿Apenas la harán? ¿A poco no tienen ni idea de lo que harán en el Congreso oaxaqueño? Claro, aparte de ser beneficiarios de dieta, bonos, aguinaldo, vacaciones VTP en el país y en el extranjero, auto último modelo, boletos de avión, gastos de representación, gasolina, exquisitos desayunos servidos en el propio Palacio Legislativo a cuenta del erario, etc.

En cualquier empleo, el trabajador debe de llegar al centro laboral ya desayunado; y si no, llevar su lonche. ¡Y el pueblo le paga el desayuno, comilonas y hasta cenas a sus representantes populares! Todo gourmet, por supuesto, nada de memelitas y cosas por el estilo. Asumiendo el cargo, afloran las clases sociales.

Retomando el tema de la Agenda Legislativa, se supone que desde la campaña el partido (cualquiera que sea) y sus respectivos candidatos plantean a los electores la oferta plasmada en la plataforma electoral… ¿o el registro de ésta es de mero trámite y relleno?

Bueno, las diputadas y los diputados electos, aún cuando tengan nociones o conocimiento pleno de Agenda Legislativa, tienen que seguir la directriz de su partido.

Mmm… aunque el Seminario impartido a las diputadas y diputados electos del PRI como que huele a gato encerrado… huele como a promoción personalizada.

¿CEDER EL PODER?

Por cierto, el próximo pastor o pastora de la bancada priista en la Legislatura oaxaqueña entrante será posición del Gobernador Electo, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, a menos de que ceda el poder. ¿Y como a quien?

Por ejemplo, a Alejandro Avilés Álvarez, quien en ese caso seguiría manejando el Poder Legislativo. ¿Sería así?

Mmm… lo dudamos… Los tocayos pueden ser muy buenos amigos, pero hay cosas que un gobernante no debe compartir ni con la almohada: El poder. Es más, no lo debe compartir ni con la pareja, porque luego ésta querrá sucederlo en el cargo.

El contexto viene a colación, porque anda el run run en los corrillos priistas de que Alejandro Avilés, actual coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, como que quiere dejar sucesor para manejar la próxima bancada. Es más, dicen que Avilés hasta el momento no tiene seguro ni el cargo en el gabinete, por eso anda en su campaña mediática así como para demostrar tener mucha influencia sobre el jefe político de los priistas oaxaqueños.

¿Será? ¿O lo envidian?

rosyrama@hotmail.com