PRI cae 3.12%, ¿y perdería las elecciones del 2018?

Si hoy fueran las elecciones de Presidente de México, el PRI perdería, con el riesgo de irse hasta el tercer lugar. Tan solo en un mes, de diciembre del 2016 a enero del 2017, el Revolucionario Institucional habría caído 3.12% en la preferencia electoral, y el ánimo en su contra habría crecido 4.48% en el mismo lapso.

Esa es la lectura en síntesis de una encuesta que ayer circuló en canales periodísticos; alguien la filtró, y no trae nombre alguno de empresa o institución que la realizó. En la portada, digamos, solamente dice: “Proceso Electoral 2018 (Fase Previa) Décima Tercera Encuesta Presidencia de la República… Síntesis Ejecutiva”.

Dicho estudio no alude la causa de la pérdida de más de tres puntos por parte del PRI en tan solo un mes, ni el crecimiento del ánimo adverso. Sin embargo, puede obedecer al impacto del “gasolinazo” del primero de enero.

La última muestra habría sido levantada del 06 al 09 de enero del 2017, aplicando 5,275 entrevistas “a personas mayores de edad en las distintas entidades y la Ciudad de México, utilizándose un muestreo aleatorio simple con base en las secciones electorales.”

Nos encantaría publicarla íntegra. Pero hay restricciones legales necesarias de respetar. Así que solamente tomaremos algunos datos de la referida encuesta, cuya autoría no se precisa. Puede ser anónima, o realizada por algún órgano de inteligencia, o, incluso, por alguna empresa ex profeso.

Cualquiera que sea su origen, el estudio plasma datos que coinciden con muestras similares difundidas en distintos medios de comunicación sobre las tendencias rumbo a las elecciones del 2018 de Presidente de México; y registra detalladamente el ánimo electoral desde julio del 2015 hasta enero del 2017, lapso en el cual (resumimos la lectura):

  • El PAN habría crecido 2.04% en la preferencia electoral cuando a los encuestados se les ha preguntado: “Si en este momento fuera la elección para la Presidencia de la República, ¿por cuál partido votaría usted?” Pero en el último mes, de diciembre del 2016 a enero del 2017, habría sufrido una pérdida 0.29%, que sin que el estudio lo precise, podría obedecer al impacto del “gasolinazo” por su relación en la aprobación de la Reforma Energética.
  • El PRI habría decrecido 8.97%, registrando una caída de 3.12% tan solo en el último mes de diciembre a enero.
  • Morena habría crecido sostenidamente 7.41%, creciendo en el último mes 2.5% en la preferencia electoral. Mmm… ¿será que a este partido se han mudado los electores que habría perdido el PRI?
  • Y el PRD, iría casi en una línea recta del 9%, pero con decrecimiento de 0.73% de julio del 2015 a enero del 2017, pasando del 9.81% al 9.01%. Como que ni fu, ni fa.

Y a la pregunta de “¿Por cuál partido definitivamente nunca votaría usted?”, el PRI encabeza la lista con 36.49%. Todavía en julio del 2015 registraba un 26.18%. Y en el último mes, de diciembre del 2016 a enero del 2017, pasa del 32.01% al 36.49%, que representa una diferencia negativa de 4.48%; o, en otras palabras, el ánimo en su contra creció en este último porcentaje.

Según el referido estudio, a la pregunta de “Si en este momento fuera la elección para la Presidencia de la República, ¿por cuál partido votaría usted?”, el PAN registra la mayor preferencia electoral de 20.73%, seguido del PRI con 16.77% y Morena con 16.06%.

Pero cuando se mide a los aspirantes entre la población abierta y sin importar militancia, Andrés Manuel López Obrador encabezaría la lista con 16.90% como “el mejor candidato para la Presidencia de la República”, seguido de Margarita Zavala con 11. 69%, y luego Miguel Ángel Osorio Chong con 8.53%.

¿Qué tal? De ser real la encuesta y de ser científico su método, tal medición de aspirantes revelaría ser fuerte la presencia de López Obrador y podría ganar las elecciones presidenciales del 2018. Incluso, se mantiene en primer sitio en diez careos con distintos aspirantes panistas y priistas; y éstos siempre van en el tercer lugar, salvo cuando miden a Miguel Osorio Chong con Rafael Moreno Valle, entonces el priista se ubica en segundo lugar.

En fin, son solo escenarios; incluso, derivados de una encuesta cuya autoría se desconoce. Pero que contiene datos muy parecidos a otras muestras ya conocidas.

Y aunque falta poco más de un año para las elecciones del 2018 (pero el proceso electoral iniciará en octubre próximo), el dato interesante en este momento es la caída que registraría el PRI en el último mes, y que puede atribuirse al “gasolinazo” de enero. ¿¡Imagínense cuántos puntos más pudiera perder con los “ajustes” a los precios de los combustibles previstos para febrero y luego con la liberación?

Pues como van las cosas, el PRI corre el riesgo de perder no solamente la Presidencia de México, sino también la mayor parte de sus posiciones en el Congreso de la Unión y en las entidades donde en el 2018 habrá comicios concurrentes como en Oaxaca, por ejemplo.

¿HAY OPCIONES PARA EL PRI?

La política es impredecible, las elecciones también, sobre todo cuando en los últimos tiempos las encuestas han dado tendencias que al final de cuentas resultan distintas a los votos emitidos en las urnas electorales. Existe, pues, la probabilidad de que las encuestas fallen por alguna razón, considerando, además, el siguiente dicho: “El que paga manda”, en estudios realizados a modo.

En fin, en el supuesto de que el PRI realmente vaya en picada, ¿tiene alguna opción para ganar las elecciones del 2018 de Presidente de México? Es la más importante, claro. Es impredecible. Sin embargo, echando un vistazo a su praxis, pudiera ayudarle alguna situación como las siguientes:

La división del voto de Morena y del PAN, que son sus competidores principales.

Un error de AMLO.

Una certera estrategia asistencial en zonas urbanas y rurales marginadas, de alta concentración de votantes.

Una prontísima estabilidad de los combustibles en el libre mercado a precios bajos.

La ayuda de Trump porque a los intereses de éste no convenga ni AMLO ni el PAN.

Por lo pronto, el panorama del PRI es desalentador. Incluso, en los círculos priistas existe descontento con las políticas del actual Gobierno Federal, las cuales afectan las expectativas electorales del partido.

A propósito, alguien recordó el pensamiento de Luis Donaldo Colosio: “El gobierno hace y el partido resiente”.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: Foto: PRI*